¿Qué dice el papa Francisco sobre el Espíritu Santo?

He aquí algunas de las indicaciones más recurrentes de su presencia en el mundo de hoy, según el Pontífice

 

El papa Francisco en varias de sus homilias y discursos cita a Jesús que nos recuerda el Espíritu Santo como ayuda, consolación, sabiduría, maestro y espíritu de la verdad. El Espíritu Santo se manifiesta – según la Biblia – en diversas formas: agua, viento y fuego.

El Espíritu Santo es original

El Papa considera que el hombre se resiste al “Espíritu Santo” que se presenta en los “cambios”, es decir, en las novedades de Dios, que “siempre sale a nuestro encuentro con algo nuevo” y “original”. (Homilía de Santa Marta  24.04.2018).

El Espíritu Santo toca a la puerta abierta

El Papa habla de los “doctores de la ley” que tienen una actitud cerrada, de “rigidez”. Así, invita a salir de sí mismo, pues esto crea inercia y nos hace insensibles a las novedades; incapacidad de “discernir los signos de los tiempos”.

El Espíritu Santo contra las cadenas de las ideologías

La obra del Espíritu Santo libera de ser esclavos de palabras o ideas. “Vuelven a la misma pregunta, son incapaces de salir de ese mundo cerrado, son prisioneros de las ideas. Han recibido la ley, que era vida, pero la han ‘destilado’, la han transformado en ideología, y así dan vueltas y vueltas y son incapaces de salir, y cualquier novedad es para ellos una amenaza”.

Libertad de los hijos de Dios

Francisco propone como ejemplo positivo a los primeros discípulos que muestran docilidad a lo nuevo. Ellos escapan de la lógica ideológica del tradicionalismo: “siempre se ha hecho así”. Ellos, subraya el Obispo de Roma, “permanecieron dóciles al Espíritu Santo para hacer algo que era más que una revolución”, “un cambio fuerte”, y en el centro “estaba el Espíritu Santo: no la ley, el Espíritu Santo”.

Iglesia en movimiento con el Espíritu

El Espíritu pone a la Iglesia en movimiento, que va más allá de sí misma. No como un “grupo cerrado de elegidos”, una iglesia misionera. “El equilibrio de la Iglesia, por así decirlo, está precisamente en la movilidad, en la fidelidad al Espíritu Santo”.

El Espíritu como una bicicleta

“Alguno decía que el equilibrio de la Iglesia (en el Espíritu Santo) se parece al equilibrio de la bicicleta: está firme y va bien cuando está en movimiento; si la dejas quieta, se cae. Un buen ejemplo”, constató.

Siempre hay una resistencia inicial

Francisco indica que “de los discípulos, de los apóstoles”: la resistencia inicial no es sólo humana, sino que es también “una garantía de que no nos dejamos engañar por cualquier cosa, y después con oración y discernimiento encuentran el camino”.

Como elegir el camino del Espíritu Santo

El Papa insta al discernimiento para entender los signos y tomar decisiones en el momento. “Que el Señor nos de la gracia de saber resistir a lo que debemos resistir: lo que viene del maligno, lo que nos quita la libertad, y sepamos abrirnos a las novedades, pero sólo a las que vienen de Dios”.

Detrás del sufrimiento, hay gloria

El Papa expresa que el Espíritu nos salva de la “tensión entre sufrimiento y gloria”. Pues es la fuerza interna, la del Espíritu Santo, que “nos lleva en esperanza a la plenitud del Reino de Dios”. (Santa Marta, 31.10. 2017)

La esperanza es un don del Espíritu

La esperanza es un don del Espíritu y está dentro de nosotros y lleva “a una cosa grandiosa, a una liberación, a una gran gloria. Y por esto Jesús dice: ‘Dentro de la semilla de mostaza, de ese grano pequeñito, hay una fuerza que desencadena un crecimiento inimaginable’”.

El Espíritu detrás de las cosas humildes

La esperanza “es la virtud más humilde”, “la sierva”, pero donde está la esperanza, está el Espíritu Santo, que lleva adelante el Reino de Dios, predica el Papa.

El Espíritu cambia dentro 

El Espíritu “no revoluciona la vida a nuestro alrededor, pero cambia nuestro corazón; no nos libera de repente de los problemas, pero nos hace libres por dentro para afrontarlos; no nos da todo inmediatamente, sino que nos hace caminar con confianza, haciendo que no nos cansemos jamás de la vida”.

El Espíritu Santo es como un neonato

El Espíritu Santo es como cuando, “en una familia, nace un niño: trastorna los horarios, hace perder el sueño, pero lleva una alegría que renueva la vida, la impulsa hacia adelante, dilatándola en el amor”.

 

EL VISITADOR DEL PAPA: ¿POR QUÉ TANTA GENTE VIENE CADA AÑO A MEDJUGORJE?

La misión encomendada por el papa Francisco consiste en “asegurar un acompañamiento estable y continuo a los fieles”, sin entrar en el mérito del fenómeno de la “aparición”, sostuvo el arzobispo Henryk Hoser, visitador apostólico para la Parroquia de Medjugorje (Bosnia-Herzegovina), este domingo 22 de julio 2018 durante una misa.

Numerosos peregrinos y fieles participaron en la apertura de la misión pastoral de monseñor Hoser, quien sorprendió con una homilía del 4 de julio 2018 en Polonia, en la que afirmó que el lugar de las supuestas apariciones marianas está infiltrado por “acciones demoníacas” de las mafias (Vatican Insider  10.07.2018).

Se calcula que más de 2,5 millones de personas visitan el lugar cada año. Entonces, ¿por qué tanta gente viene a Medjugorje todos los años?, preguntó el enviado papal. He aquí su articulada respuesta:

El camino a la felicidad

Las personas vienen a “descubrir el camino que lleva a la felicidad de vivir en la casa del Padre y de la Madre; finalmente descubrir el camino Mariano como el más cierto y seguro”, dijo el arzobispo polaco en el templo dedicado a San Santiago, protector de los peregrinos, y confiado a los frailes capuchinos de la provincia de Herzegovina, informó Vatican News.

Libre de sospechas, Hoser afirmó que el camino que lleva a miles de peregrinos diariamente a Medjugorje es un camino de “devoción mariana”, muy viva en este lugar desde hace más de 37 años.

 

Una devoción que mezcla en el “culto sagrado” las más altas “expresiones de la sabiduría” que está implícita en el “Pueblo de Dios”.

Medjugorje atrae a los alejados

“En Medjugorje  -recordó el arzobispo- los peregrinos vienen de lejos, de alrededor de 80 países del mundo”.

Ellos viajan haciendo miles de kilómetros y en esto “debe haber una motivación firme y decisiva” que además significa “una situación existencial de muchos que se han alejado de Dios, de Cristo, de su Iglesia y de la luz que da sentido a la vida”.

Así, destacó que su misión pastoral está no solo dirigida a “los alejados, sino también a los vecinos[…]; vecinos porque son los feligreses de Medjugorje; vecinos porque han sido testigos de tantos eventos en esta región”. Y también a “todos aquellos que viven una fe ardiente y cálida”.

No dispersar el rebaño en Medjugorje

Por otro lado, sería un pecado dispersar el rebaño. “¡Ay de los pastores que pierden y dispersan el rebaño de mi pastizal!” dijo, citando las lecturas de ese domingo.

“El Santo Padre, el pastor universal de la Iglesia, toma estas palabras del profeta (Jeremías 23-1) como propias. Él nos envía allí, donde la gente existe y vive, donde los fieles se reúnen para buscar la luz de la salvación”, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *