SNTE: larga cadena de corrupción; en Durango, los Valles Mendoza, ejemplo

Portada-622

Esposa, hermanos, cuñada, todos en puestos de la estructura sindical y espacios clave en la Secretaría de Educación

Texto: Wendy Bautista Morales.

La cadena de corrupción evidenciada en el SNTE y la caída Elba Esther Gordillo echó raíces en los Estados, de los cuales Durango no es la excepción, aquí se alimentaron “liderazgos” charros a cambio de favores, candidaturas, recursos, y cargos sindicales para dirigentes y sus familias.

Lo sucedido el martes pasado contra la dirigente sindical más poderosa que se creía invencible es sólo la “punta del iceberg” de lo que vendrá en contra de miles de maestros serviles a su causa, que la adoran e idolatran a cambio de poder, veamos por qué.

Generalmente los dirigentes sindicales del magisterio, se vuelven también legisladores, operadores políticos del Partido Nueva Alianza y al concluir su encargo de cuatro años, son promovidos como miembros de la dirigencia nacional, por la lealtad a la maestra y al SNTE,  así ha sucedido con los ex dirigentes de las secciones sindicales en Durango, con Julián Salvador Reyes, Nieves García Caro, José  Luis Soto Gámiz, Dagoberto Limones y  Alfredo Valles, sólo por mencionar algunos, quienes garantizan escaños de poder y una vida de privilegio económico casi de por vida.

La reforma educativa promulgada en la Constitución Política de México el 25 de febrero del 2013 no sólo  constituyó una amenaza real para el SNTE de acabar  con ese poder dañino  a la educación en el país alimentado en los Estados, sino que fue el detonante perfecto para acelerar la desesperación magisterial por perder todo tipo de prebendas y privilegios para este tipo de dirigentes y ex dirigentes sindicales del SNTE, quienes han usado millonarios recursos de los maestros para una vida de placer, viajes al extranjero, vuelos en primera clase, venta de plazas, ropa de marca, comida cara, viviendas y carros de lujo, etc., so pretexto de la educación.

Bajo este contexto, viene a cuento la historia de un ex dirigente sindical que apenas hace unos meses dejó el cargo en la sección 12 del SNTE en Durango, quien a través de esta dirigencia logró ser el suplente de Rubén Escajeda al tercer distrito federal por el PRI, pero antes hizo honor a las prácticas de corrupción repudiadas por la sociedad y bien enseñadas por su líder moral Elba Esther Gordillo que hoy está en la cárcel, acusada de desviar 2 mil 800 millones de pesos de cuotas de maestros a cuentas personales a través de dispersores.

Se trata de Alfredo Valles Mendoza, ex secretario general de la sección 12  del 2009 al 2012, tiempo en el que usó al sindicato como una agencia de colocaciones personal y  familiar, pues construyó toda una estructura familiar en un árbol genealógico que abarca desde sus hermanos, cuñada y esposa, en carteras claves.

Dejó a su hermano Víctor Valles Mendoza como secretario de conflictos de secundarias técnicas de la sección 12, que tiene a su cargo la responsabilidad de repartir plazas, por supuesto no todas para quienes cumplan el perfil.

En tres años el profesor Víctor Valles, escaló todos los cargos sindicales para hacerse acreedor a esta cartera muy codiciada por el poder que concentra y de manera inexplicable, en menos de tres años fue coordinador, subdirector, director hasta llegar a delegado de conflictos, cuando  de acuerdo a los estatutos internos y las convocatorias marcan una permanencia de tres años de docente con  antigüedad de tres años en cada cargo para hacerse acreedor a otra promoción, es decir,  tendrían que haber cumplido 12 años, tres  en cada escaño para heredar la cartera de delegado de conflictos, pero su carrera fue meteórica y lo logró en 3 años, bajo la secretaría general de su hermano Alfredo Valles Mendoza.

Otro hermano de este ex dirigente, el profesor José Miguel Valles Mendoza también fue acomodad bajo influencia de su consanguíneo en la subdirección  de la escuela técnica número 62, sin mérito alguno, más que el de tener la profesión de profesor, pasando por alto a otros maestros con méritos y oportunidades.

Asimismo, antes de irse, Alfredo Valles heredó la cartera de prensa y propaganda a otro de sus hermanos, Fabián Valles Mendoza, quien no es el titular, pero ocupa este espacio para justificar su buen salario en una comisión sindical, y no estar frente a grupo o trabajar sus jornadas laborales obligadas.

Pero su extensión de poder del hoy miembro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación SNTE, quien va y viene al DF y a los congresos nacionales del SNTE en avión pagado con cuotas de los maestros, no reparó ahí, sino que también se dio el lujo de acomodar a su cuñada, (hermana de su esposa), la profesora Gloria Luz Santillán Montelongo como secretaria de conflictos de preescolar.

Esta cartera  forma parte del colegiado de asuntos laborales del sindicato de la sección 12, y es una de las carteras principales. Esta responsabilidad de la maestra estuvo apadrinada por su cuñado, quien para muchos fue impuesta, pero para otros se ganó el cargo, por ser incondicional del esposo de su hermana.

Pero no conforme con esto, Alfredo Valles, se aseguró de tener en la Secretaría de Educación una operadora política directa, de honestidad comprobada que no pusiera en duda los intereses del sindicato, pero además de ello tomara las decisiones en las plazas a entregar en operación con el protector número uno del sindicato de la sección 12, el profesor José Luis Soto Gámiz, responsable de educación básica A.

Se trata de Luz María del Pilar Vergara Montelongo, nada más y nada menos que esposa de Alfredo Valles Mendoza, ella es la Coordinadora Estatal de Educación inicial de la SEED, espacio controlado y dependiente del  brazo político de la sección 12, José Luis Soto Gámiz, quien es también ex secretario general de la sección 12, ex diputado local,   y por supuesto protector de este sindicato en todos los niveles educativos de la SEED.

Secundarias técnicas controladas por sección 12.

Pero además, la cadena de corrupción familiar y sindical, por la cual los dirigentes y ex dirigentes sindicales se oponen a la reforma educativa por el peligro de perder todas estas posiciones, no cesa ahí, pues todos los jefes de enseñanza de  secundarias técnicas también dependientes de José Luis Soto Gámiz, tienen a sus hijos trabajando en el sistema, apoyados por la dirigencia estatal de la sección 12 desde el tiempo de Nieves García Caro y  Alfredo Valles.

Algunos de ellos son Federico González Gallo, supervisor de la secundaria técnica número 1, adscrito a la jefatura de departamento de secundarias técnicas que tiene a cuatro hijos en el sistema, dos registrados en la secundaria técnica número 1, Lucía González Castillo y Aarón González Castillo. En otras escuelas está Mirina y Federico González Castillo.

Margarito Ramírez Escamilla, supervisor de una zona escolar de secundarias técnicas, tiene a su hija trabajando en la secundaria técnica 67 con tiempo completo, y el jefe de departamento Antonio Reyes Meade, tiene a su hija trabajando en la secundaria técnica número 59 y actualmente con una beca-comisión para una maestría, sólo por mencionar algunos nombres.

Hasta el momento esta es la información disponible en este nivel de secundarias técnicas, pero los otros de educación especial, inicial, preescolar, primaria, cultura indígena, secundarias técnicas y secundarias generales también pertenecen a la dirección de educación básica A, espacio de poder de la sección 12 del SNTE protegido por Soto Gámiz, en que no se descarta la infiltración de estas redes de corrupción sindical que imponen a diestra y siniestra a sus amigos, cercanos y familiares.

Otro ejemplo de esta red, es la suscitada hace unos días con el profesor Raúl Madrigal, ex secretario de Conflictos de Secundarias Técnicas bajo el periodo de Alfredo Valles,  maestro que ya fue impuesto como coordinador de servicios educativos complementarios,  en la ETI número 1, desplazando al profesor Felipe Avitia.

Esta imposición provocó que más de 40 maestros de la ETI, turno vespertino  pararan labores  por la forma en que la sección 12 y educación básica A  lo mandó, a desplazar a maestros que deben cumplir con antigüedad, concursos y convocatorias para aspirar a este cargo.

Raúl Madrigal, de acuerdo a versiones de los maestros de la ETI, es un profesor muy cercano a Alfredo Valles, y tiene su base en la secundaria técnica 62, pero ahí nadie lo acepta, los maestros de su propia escuela no lo dejaron regresar ahora que concluyó su encargo como secretario de conflictos con su protector Alfredo Valles Mendoza, sin embargo sigue cobrando en recursos humanos de la Secretaría de Educación con comisión sindical.

El lunes 26 de febrero a su llegada de Madrigal, los profesores del turno vespertino no lo dejaron entrar, y le exigieron se regresara a su secundaria, y a ello se sumó también el dirigente de la sociedad de alumnos quien ya recibió represalias de educación básica A y de la sección 12 para no apoyar el movimiento en contra de Madrigal, sin embargo el conflicto crece en esta secundaria con 45 años de historia.

Profesores de este centro educativo, confiaron a esta reportera, que no es posible que una imposición de este nivel se de en el marco de la reforma educativa, donde el SNTE reclama del gobierno imposición y sus dirigentes hacen lo mismo a costa de otros maestros con méritos para concursar en cargos, pues ahí se coloca sólo a incondicionales, recomendados que no cumplen el perfil ni estatutos. “Rechazamos estas prácticas, de gente que sin mérito alguno es impuesto en nuestra secundaria sólo por haber estado en el comité seccional, con el profesor Valles”, expresó uno de los inconformes.

En toda esa cadena de imposiciones, entrega y hasta venta de plazas,  se aprecia la verdadera razón del por qué los dirigentes sindicales se oponen a la reforma educativa, pues los dejará fuera del control férreo ejercido por años en todos los niveles educativos, en que los secretarios de educación, están al margen de estas decisiones, pues las plazas son distribuidas por las secciones sindicales.

Al respecto, durante una entrevista a la maestra Adriana de Jesús Villa Huízar, actual secretaria general de la sección 12, para saber su punto de vista sobre la reforma educativa, fue cuestionada sobre esta red amalgamada por su antecesor, y su repuesta fue desconocer información alguna, y se deslindó de toda situación, pero de  existir algún dato, se limitó a decir que todo debió ser avalado por las asambleas sindicales.