La polémica en el Super Bowl comenzará con el arbitraje

Como es una vieja costumbre, los referees siempre han dado de que hablar en la NFL. Como en casi todos los deportes, las decisiones, que afectan a unos y benefician otros forman parte de los factores que deben contemplar los entrenadores y jugadores. Y el próximo domingo en el Super Bowl la polémica amenaza con aparecer desde el primer momento, pues la NFL decidió que sea Clete Blakeman el árbitro principal en la edición 50 del juego de campeonato de la NFL.
Y es que Blakeman ha participado en dos de los más intensas polémicas recientes en la NFL, como veremos.

¡QUE SE REPITA! El pasado 16 de enero, los Empacadores empataron dramáticamente en la última jugada del partido con un “Ave María” de AaronRodgers a los Cardenales de Arizona y para comenzar el tiempo extra, de acuerdo a las reglas, Blakeman lanzó el volado para determinar que equipo recibía el balón en la primera ofensiva del quinto cuarto. Rodgers como capitán de los Empacadores pidió “cruz” (para ponerlo en el contexto latino, aunque en realidad pidió “tails”, que correspondería a la cara con un dragón en la moneda de una onza británica). Blakeman lanzó la moneda y esta cayó en “heads” (“cara”, para ponerlo en cristiano), sin que en el proceso hubiera girado la moneda una sola vez antes de caer al terreno de juego, con la inmediata protesta de los Empacadores.
Blakeman decidió lanzar de nuevo la moneda al aire y esta volvió a caer en “heads” (cara”), terminando con una nueva y potencial protesta de los Empacadores. Cardenales, como ganador del volado en dos ocasiones, decidió recibir el balón e iniciar una ofensiva que terminó con un touchdown de Larry Fitzgerald y el boleto a la final de la Conferencia para Arizona.

EL PASE “INATRAPABLE”. Más recordado sin duda es el capítulo del 22 de noviembre del 2012, donde se midieron los Patriotas de Nueva Inglaterra y las Panteras de Carolina, donde un pase de la victoria potencial para Tom Brady y los suyos fue interceptado en la zona de anotación. Inicialmente se lanzó un pañuelo en el terreno de juego señalando una interferencia de pase de Luke Kuechly y la consabida intercepción fue anulada. Pero más tarde, tras la revisión. Blakeman dijo que no había tal interferencia, que el pase había sido legalmente interceptado, ya que el balón no era “atrapable” por el receptor de los Patriotas Ron Gronkowski.

EL “DEFLAGATE”. Ya sabemos que los Pats no van este año al Super Bowl, pero todavía hay ecos de lo acontecido en el famoso “Deflagate” del año pasado donde los Patriotas derrotaron a los Potros de Indianápolis. Blakeman actuó en ese partido como oficial alternativo, un puesto que normalmente no genera controversia. Pero junto con otro oficial que estaba haciendo las mismas funciones, Dyrol Prioleau, Blakeman hizo la prueba de inflado de los balones de los Pats después de que Indianápolis protestó al medio tiempo.
Los 12 balones fueron encontrados con un nivel de inflado menor al mínimo permitido. Los dos oficiales emplearon diferentes válvulas para mediar, y los niveles reportados por Blakeman fueron menores en cada uno de los balones.
Cuando fue entrevistado para completar el Reporte Wells, declaró que el referee Walt Anderson se encontraba visiblemente consternado por la situación y que uso palabras altisonantes para reclamar que se encontraran los balones.
Los oficiales que actúan en los playoffs, son elegidos basados en su trabajo durante la temporada regular, son clasificados por posición basándose en el porcentaje de exactitud en sus llamados en el campo, que incluye llamados confirmados y revocados. Además, el Referee principal del Super Bowl debe tener al menos 3 años de experiencia en esa posición y tener un juego de postemporada el año anterior.

¿QUIÉN ES BLAKEMAN? El referee principal del Super Bowl fue un quarterback colegial sustituto en Nebraska donde tiró 79 pases en su carrera. Despues de haber sido juez de campo durante dos años, fue promovido a Referee en 2010.
De acuerdo a fuentes estadísticas de la NFL, los equipos de trabajo de Blakeman marcan 49.6% de faltas a los equipos locales y el equipo local gana en 57.8% de sus partidos. Ambas cifras se ven en promedio. Además marcan en promedio 12 castigos por partido, lo cual también es bastante normal en la NFL. Este año, la NFL tuvo un promedio de 14 castigos por juego y Blakeman y sus equipos marcaron 13.7 en promedio.
El equipo de Blakeman para el Super Bowl está integrado además por Jeff Rice (umpire), Wayne Mackie (head linesman), RustyBaynes (line judge), Boris Cheek (fieldjudge), Scott Edwards (sidejudge) y Keith Ferguson (back judge).