En un año, novatadas en normales rurales, arrojan 3 jóvenes muertos

Dos en el estado de Chiapas, una víctima fue mujer; arrestan a un director; en Durango hay elementos suficientes para el homicidio


Texto: La Semana Ahhora

En el Siglo de los cambios; de la tecnología. En la era del conocimiento; de las decisiones horizontales y del diálogo como el único sistema político para los cambios sociales, en esta era, hace tres semanas dos estudiantes que aspiraban a ser maestros profesionales encontraron la muerte, víctimas de una visión marxista de la vida y de un sistema dictatorial que considerábamos había muerto a finales de la década de los ochentas.

En un año, dos hombres y una mujer, salieron de escuelas normales rurales, a hospitales públicos en donde fallecieron.

PRIMER CASO.-

Texto: Omar Ruíz | El Heraldo de Chiapas

Mónica salió de su hogar con la ilusión de iniciar una nueva etapa en su vida, la de estudiar una carrera profesional con perfil de ser maestra. El curso de inducción inició en julio de 2017, en lo que Mónica describió que se trató de horas de martirio.

“Mi hija llegó en un taxi, apenas podía caminar, me dijo que la esforzaron demasiado y que una de las que competían le golpeó en la espalda baja cuando ella intentaba descansar… apenas nos dieron un vaso de agua de limón con sal y de comer un huevito duro con frijoles, fue lo que nos contó el día que llegó”, manifestó Aracely Pérez.

Los padres contaron que su hija ya no quiso volver a la escuela, que se puso muy mal de salud, y empezaron los 15 días de mayor angustia. La llevaron con distintos doctores del municipio, quienes dijeron que era fiebre tifo, y posteriormente chikungunya, pero ningún medicamento la aliviaba.

Al ver que su hija no mejoraba, la llevaron al hospital Muñoa, donde le diagnosticaron insuficiencia renal aguda, y quedó en observación un par de días, ya que no podían pagar los costos y decidieron trasladarla al hospital Gómez Maza, donde “tuvo buenas atenciones”, pero todo era demasiado tarde, y Mónica perdió la vida el 6 de agosto de 2017.

Tras la muerte de Mónica, vinieron días de dolor en la familia, y reclamaron a la normal Mactumatzá, pero les dijeron “que no era su culpa y que demandaran lo que quisieran porque no iba a proceder”.

SEGUNDO CASO.-

Texto: El Heraldo de Chiapas

El pasado 25 de julio este diario perteneciente a la Organización Editorial Mexicana, OEM, dio a conocer que el Gobierno del Estado lamentó el deceso del alumno de nuevo ingreso de la Escuela Normal Rural Mactumactzá, José Luis Hernández Espinosa, originario del municipio de Venustiano Carranza, así como el estado delicado en que se encuentran hospitalizados sus compañeros Ulises Jiménez de la Cruz y Sergio Ballinas Zambrano.

De acuerdo a reportes oficiales, el joven falleció presuntamente a causa de golpes y deshidratación y dos más resultaron severamente lesionados y con lesiones de por vida al ser expuestos a la llamada “novatada” que se acostumbra en esa institución.

 

Al respecto, el secretario General de Gobierno, Mario Carlos Culebro Velasco, informó que tras recibir diversas denuncias por parte de familiares de las víctimas y establecer el lugar donde son atendidos los dos jóvenes lesionados, la Fiscalía General del Estado inició las primeras indagatorias para determinar lo sucedido y aplicar todo el peso de la Ley a los responsables de estos lamentables hechos.

El responsable de la política interna indicó que fue informado del parte médico de los tres estudiantes, quienes fueron diagnosticados con Rabdomiólisis o daño renal, derivado presuntamente de ruptura de tejidos musculares.

En nombre del Gobierno del Estado, el Secretario General de Gobierno expresó las condolencias a los familiares de José Luis Hernández Espinosa, a quienes reiteró que no habrá impunidad y se llegará hasta las últimas consecuencias para castigar a los responsables de esos lamentables hechos.

Asimismo, se dirigió a los familiares de los dos jóvenes que reciben atención médica de urgencia, a quienes expresó que cuentan con todo el apoyo y respaldo del Gobierno del Estado para lograr su recuperación.

DETIENEN A DIRECTOR DE

ESCUELA NORMAL RURAL

San Cristóbal de Las Casas, Chis. El 28 de julio, Elio Hernández, corresponsal de La Jornada, reportó que policías estatales detuvieron al director de la Escuela Rural Normal Mactumatzá, ubicada en Tuxtla Gutiérrez, Conrado León Borraz, por la muerte de un estudiante y lesiones a por lo menos otros cuatro, como consecuencia de la llamada novatada a alumnos de nuevo ingreso, informaron fuentes gubernamentales.

El fiscal de distrito metropolitano, Felipe Nery León Aragón, explicó mediante una video grabación, que “elementos de la Policía Ministerial ejecutaron una orden de aprehensión en contra de” León Borraz, “como probable responsable de los delitos de homicidio y homicidio en grado de tentativa”.

Por separado, el abogado Feliciano Hernández López dijo que él, el director y dos de sus familiares se trasladaban por la tarde a la Escuela Normal para ofrecer una rueda de prensa, cuando a la altura de las instalaciones de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), en la capital, se nos atravesaron un vehículo tipo Tsuru y una camioneta blancos, cuyos ocupantes nos encañonaron con pistolas de grueso calibre y nos golpearon los cristales para obligarnos a bajar”.

En rueda de prensa, agregó que “les dijimos que nos mostraran la orden de aprehensión y no lo hicieron. Luego quebraron el cristal, abrieron las puertas y nos golpearon a todos para que entregáramos al maestro Conrado”.

Sostuvo que “la detención del maestro Conrado es ilegal”, por lo que demandó su liberación.

En su declaración ministerial el pasado jueves, el director de la escuela admitió que “tenía conocimiento” de que se realizaban las novatadas y de sus consecuencias, pero que no supervisó, no se percató ni se cercioró de cómo los estaban aplicando los integrantes del comité estudiantil, según el fiscal de distrito metropolitano, Felipe Nery León Aragón.

El funcionario informó en entrevista que el comité estudiantil de la escuela sometía a alumnos de nuevo ingreso a realizar hasta 800 sentadillas bajo el sol, sin que se les permitiera beber agua y les daban 2 cucharadas de frijoles y 2 tortillas, sin que les autorizara lavarse las manos para demostrar “que eran auténticos campesinos”.

Además del joven José Luis Hernández Espinosa, de 19 años de edad, originario del municipio de Venustiano Carranza, quien perdió la vida en días pasados a causas de las “torturas” a las que fue sometido como estudiante de nuevo ingreso, cuatro jóvenes más están hospitalizados y su estado de salud es grave, debido a un cuadro “de deshidratación aguda”.

Los alumnos hospitalizados son Ulises Jiménez de la Cruz, Sergio Ballinas Zambrano, Fernando Vázquez López y Mayelic de Jesús Pavián Guzmán.

Las autoridades judiciales están tratando de localizar a dos alumnos más que estarían internados por las mismas causas en San Cristóbal y Copainalá.

TERCER CASO.-

Entre golpizas que dejan huesos rotos, contusiones, lesionados de bala y esta vez, una vida perdida por traumatismo craneoencefálico severo, son algunas de las consecuencias que dejan las novatadas a los estudiantes de nuevo ingreso.

Se sabe que el joven se sintió mal y por eso fue llevado a revisión medica, donde le detectaron la lesión cerebral presumiblemente por todas las acciones de las que son objeto en la escuela Normal pues son obligados a realizar actividades físicas por horas sin tomar liquido, no consumir casi alimento y que incluso a algunos los hacen comer eses fecales.

Pese a que estás prácticas no son permitidas por las autoridades escolares ni de ninguna otra autoridad, son practicadas desde hace años y las llevan a cabo no sólo en el interior de la escuela, también en las inmediaciones de la ciudad de Canatlán, dónde es más difícil que las autoridades se den cuenta.

Por ello, en rueda de prensa, la fiscal del estado, Ruth Medina Alemán, aseguró que existen suficientes elementos para poder hablar de un homicidio en el caso de la muerte de Ronaldo Mujica Moreno, el joven de 19 años que falleció tras una novatada en la escuela normal rural J. Guadalupe Aguilera del municipio de Canatlán, Durango.

De acuerdo con el corresponsal de La Jornada, Saúl Maldonado, la madrugada del miércoles 8 de agosto, un joven de 19 años ingresó a la clínica 1 del IMSS en la ciudad de Durango en estado crítico, el diagnóstico de entrada refirió fractura craneoencefálica y un fuerte problema viral.

Fueron algunos de los familiares del joven quienes señalaron que las lesiones las había recibido Rolando en la novatada que les hicieron en la escuela normal rural J. Guadalupe Aguilera. Rolando falleció la madrugada del pasado sábado víctima de las mismas lesiones.

La fiscal señaló haber acudido a la escuela referida y dialogar con dos jóvenes integrantes del Consejo Estudiantil de la escuela, entre ellos el presidente, y tras hacer algunas otras investigaciones, se puede –dijo- tener elementos para judicializar el caso como un homicidio.

Sin embargo, agregó que continuarán las investigaciones para determinar quién o quiénes fueron los responsables y si se puede considerar como culposo o doloso.

Medina Alemán explicó que la información que puede proporcionar va en el sentido de que en la llamada “semana de inducción” que se realizó en la escuela J. Guadalupe Aguilera se usaron, contra los alumnos de nuevo ingreso, métodos que no tienen nada que ver con una institución educativa.

“Los estudiantes nos platicaron que una de las noches de la semana de inducción realizan un simulacro para repeler agresiones contra la normal y es ahí donde varios jóvenes reciben golpes; todo indica que ahí mismo un joven recibió un disparo de bala en el muslo”, platicó la fiscal.

De los ocho jóvenes que se dijo fueron atendidos en el Hospital Integral de Canatlán (HIC) y cuatro de ellos enviados al Hospital General 450 de la ciudad de Durango, solo cuatro están en el listado de los 100 alumnos de nuevo ingreso de la normal referida.

Pero no solo se puede judicializar el caso como homicidio también por lesiones en contra de los otros cuatro estudiantes y por omisión porque luego de que fueron trasladados los estudiantes lesionados al HIC y de ahí al 450 de la ciudad de Durango, los mismos integrantes del Consejo de Estudiantes fueron y los sacaron del nosocomio y los regresaron a la escuela.

De la participación de la directiva de la normal simplemente comentó que también eso se investiga porque en toda esta semana no aparece ningún directivo por la institución ni como supervisión, dejan solo a los estudiantes mañana y noche.

Reconoció que los padres de Rolando no han interpuesto ninguna denuncia porque pidieron un plazo de tres días mientras se realizaba el funeral pero le aseguraron tener pruebas en el teléfono celular de su hijo de cómo fueron tratados los de nuevo ingreso en esa semana de inducción.

Santos Flores Moreno, primo del estudiante fallecido, culpó al hoy ex director de la normal de la muerte de Rolando y pidió un castigo ejemplar, “no basta con que lo expulsen”.

Además dijo que todos los que son maestros y que han pasado por la normal saben de lo peligroso que suelen ser las novatadas por lo que pidió que la muerte de Rolando sirva para ponerles un fin, “los jóvenes no somos animales para que nos traten así”, concluyó.

Rolando Mujica Moreno fue enterrado la mañana del lunes en el municipio de Poanas, de donde era originario.

Hasta aquí el reporte de La Jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *