PRI no está dispuesto a perder una cuarta elección

  • Por lo menos sus 22 Ayuntamientos, debe resguardar el PRI en la elección de 2019
  • Según Luis Enrique Benítez, presidente del CDE del PRI, el partido que obtuvo más votos en pasada elección fue Morena con 180 mil; seguido del PRI con 160 mil y luego el PAN con 118 mil.
  • Actualmente faltan 12 semanas para que inicie el Proceso Electoral 2018-2019 y 43 para las elecciones mediante las cuales serán renovados los 39 ayuntamientos del estado.

Ya se preparan para retener las 24 alcaldías, de 39 que estarán en disputa el año entrante


Texto: Daniel Ortiz

Faltan 12 semanas para que inicie el Proceso Electoral 2018-2019 y 43 para las elecciones mediante las cuales serán renovados los 39 ayuntamientos del estado, por lo que se advierte una contienda férrea entre las tres principales fuerzas políticas: Morena-PT, PAN-PRD y PRI con algún posible aliado.

Tanto el tricolor como el blanquiazul resultaron vapuleados en el pasado domingo 1 de julio, cuando en las urnas, los ciudadanos prefirieron a los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y del Partido del Trabajo (PT).

La oportunidad de revancha se presenta pronto; apenas este lunes 20 de agosto feneció la fecha límite que tiene el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) para declarar terminado el proceso local, una vez que quedaron resueltos los medios de impugnación relacionados con la asignación de diputados plurinominales.

Dos semanas antes, el proceso se dio por terminado en el ámbito jurisdiccional, con la resolución mediante la cual se le retiró una diputación plurinominal del proceso local al PT, para cederla al PRD, conforme a la aplicación de las fórmulas vigentes.

El PRI ya inició con los preparativos para el referido Proceso, pues al parecer pretenden evitar un descalabro como el sufrido en las recientes elecciones, en las que perdieron la Presidencia de la República, mientras que en Durango les arrebataron los cuatro distritos federales, sus lugares en el senado y apenas si ganaron un distrito local.

En la actualidad, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobierna en 22 de los 39 municipios del estado, en cuatro de ellos llegó haciendo equipo con los partidos Verde (PVEM), Nueva Alianza (NA) y Duranguense (PD), mientras que en el resto participó por su cuenta.

Esto significa que por ahora, el PRI manda en el 56 por ciento de los municipios de la entidad, siendo Gómez Palacio, Lerdo y Santiago Papasquiaro, tres de los más grandes con los que se quedó en la elección local de 2016.

A este le siguió la alianza conformada por los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), que se quedaron con 11 ayuntamientos, incluyendo al de la capital, mientras que el PAN en solitario logró quedarse con Canatlán.

Mientras tanto, Movimiento Ciudadano (MC) se quedó con dos municipios, al igual que el PT y el Verde Ecologista con uno.

Con todos y que el PAN-PRD se quedó con la gubernatura, el Ayuntamiento de Durango y los cinco distritos de la capital.

El tricolor echó mano de la mayoría que alcanzó en el Congreso, así como del dominio territorial y numérico de municipios, para convertirse en una oposición complicada para el Gobernador que por primera vez llegó bajo el cobijo de otros colores.

Sin cambios en la dirigencia estatal

Por ahora, hay varios elementos que permiten anticipar el panorama que viene para el PRI, en el marco del Proceso 2018-2019, luego de que Luis Enrique Benítez Ojeda, anunció que se mantendrá como Presidente del Comité Directivo Estatal del partido.

Y es que apenas el próximo domingo 26 de agosto estará cumpliendo su primer año al frente del instituto político, por lo que aún le restan tres años para que culmine su periodo como líder del Revolucionario en Durango.

Pese a los pocos espacios que el PRI alcanzó en el Congreso local (una diputación de mayoría y tres de representación proporcional), aseguró que son la segunda fuerza política del estado, al declarar que el partido que obtuvo más votos en pasada elección fue Morena con 180 mil; seguido del PRI con 160 mil y luego el PAN con 118 mil.

Según las cifras manejadas por Luis Enrique Benítez, su partido estuvo 42 mil votos por arriba del PAN y con mayor posibilidad de ganar elecciones.

Por lo pronto, el anuncio, dado a conocer el pasado lunes 13 de agosto no cayó nada bien a los que esperaban que se retirará apelando a los malos resultados que se tuvieron en la reciente elección, por lo que incluso le pedían que siguiera el ejemplo de René Juárez Cisneros, quien renunció a la dirigencia nacional, luego de los malos resultados de la pasada elección.

Sin embargo, Benítez Ojeda justificó que un cambio en la dirigencia, a punto de comenzar un nuevo Proceso Electoral no abonaría nada bueno al partido.

Expuso que no sería prudente provocar que se presentara una lucha de poderes al interior, cuando las elecciones de 2019 ya están muy próximas.

Anunció la creación de la Comisión Estatal de Diagnóstico, misma que tendrá como objetivo promover la reconstrucción del partido y estará conformada por priistas de distintas corrientes ideológicas.

Se refirió también a la disponibilidad de la página web www.consulta.pri.org para quien desee expresar cualquier opinión crítica u observación respecto al partido.

Indicó que continuarán trabajando en cumplimiento con la cuota de género y edad, con la intención de mantener la inercia de renovación del partido y enviar un mensaje de equilibrio a la sociedad.

Avisó de la actualización del Comité Directivo Estatal, con la integración de nuevos priistas que participarán en diversas tareas de relevancia para el instituto.

Dijo que en breve iniciarán con el recorrido de los 39 municipios de la entidad, para sostener reuniones, no solamente con los priistas que forman parte de los comités, sino con los diferentes grupos.

En el PRI hay total conciencia de la importancia que tiene el hecho de que Durango sea uno de los cinco estados que tendrá elecciones en 2019, por lo que el proceso dará comienzo el 1 de noviembre del año en curso.

Ante ello, Benítez Ojeda aseguró que la selección de candidatos para dicho proceso será “completamente democrática”, pues ya se planteó al Comité Ejecutivo Nacional del PRI, que los próximos candidatos surjan de la elección directa.

“Queremos que sean las bases las que nos digan a quien debemos postular, pues no queremos más designaciones, sino una total democracia al interior del partido”, dijo.

Comentó que ese procedimiento también será aplicado para la renovación de los órganos colegiados que hay en el partido.

El PRI ya analiza las posibles alianzas que se pudieran tener para participar en las próximas elecciones, tema que ya fue visto con Claudia Ruiz Massieu, quien es ahora la dirigente del PRI en el país.

En próximos días, el Consejo Político Estatal del partido convocará a sesión ordinaria para tomar decisiones importantes, así como para poner a funcionar las comisiones del mismo.

Por lo pronto, mencionó que el PRI se mantendrá como un partido de oposición en los ayuntamientos en los que no gobierna, con el Gobierno del Estado, y a partir del próximo 1 de diciembre con el Gobierno de la República.

Advirtió que el instituto político no será un espacio de empleo temporal y que las oportunidades serán para los priistas leales y de convicción.

Y mientras que se concentran en las elecciones del próximo año, los priistas también ven en 2021, con el cambio de la dirigencia nacional, una oportunidad de alcanzar la renovación integral que tanto les urge.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *