Digestión a la mexicana

Por: Julio César Hernández Vargas

 En México, existen cuatro temas que todavía transitan bajo el yugo de una ecuación, hasta el momento, sin resolver: la marihuana, aborto, uniones entre personas del mismo sexo, y ‘adopción gay’. Es en estos cuatro temas, en donde el país demuestra su lenta digestión, al postergar y postergar una definición que es inminente. Quizá esto no sea lo que esté deteniendo el crecimiento económico de México, pero sí está deteniendo el crecimiento humano y ‘moderno’ que nuestra civilización, una civilización que pretende alcanzar desde hace ya, varios lustros, la evolución.

A nivel local, Durango es un estado cuya principal característica, por su gente, es el ser conservador o tradicionalista, aunque éste último adjetivo tenga un roce peyorativo.

Enfocándonos al tema de las uniones entre personas del mismo sexo, el conflicto tiene epicentro en la palabra “matrimonio”, para la comunidad BLTG poder unirse legalmente bajo ésta institución significa más que el hecho mismo de contraer un contrato legal con una persona de su mismo sexo. ¿Por qué? No lo sé, pero es evidente, vaya, si ese no fuera el principal objetivo de dicha comunidad, ya habrían solicitado una figura semejante a la del matrimonio, para ellos. Así de simple, y de fácil legibilidad.

Entendamos que no todas las personas en Durango que tienen una preferencia sexual que está fuera del conservadurismo que existe de hace miles de años o lo natural, desde el capítulo “Adán y Eva” a la fecha, no todas las personas se sienten representadas por la comunidad que hoy en día realiza marchas y manifestaciones. Es lo mismo que en cualquier ámbito de la vida.

Ya lo he expresado por ésta vía, en otras ocasiones, no todas necesitan de un contrato para permanecer juntos, lo mismo pasa con el concubinato, aunque para éste sí existe una figura legal, y no veo a los concubinos reclamar que sus derechos humanos les son violados, sólo porque no están dentro del “matrimonio”, a pesar de que son mujer y hombre.

Además, eso de ponerse en una postura de “somos vulnerables”, es realmente patético y raya en lo psicótico. Vulnerables todos aquellos que no se puedan expresar, y la comunidad lo hace. Es como cuando sucedió la matanza en USA hace unas semanas en donde sólo porque se dio en un “bar gay” ya piensan que es un atentado contra ellos. Fue contra quienes no aceptan el Estado Islámico, pero bueno. Está de moda ser islamitas y sentirse ofendido por cualquier cosa.

A los foros convocados por el Congreso del Estado, no asistieron al último porque según la comunidad ya habían sido suficientes. Lo cierto es que este último no les favorecía… ¿intolerancia? ¿Por qué en los foros a su favor sólo fueron unos cuantos de la comunidad? ¿No dicen representar miles y miles, y miles y miles? No se vieron.

México, y mi Durango sigue a la espera de una pronta digestión, ojalá no pase de este año. Este y los demás temas tienen ya que ser resueltos, ya fue mucho para poco aporte.

Antes de abrochar y terminar de elaborar la presente misiva, alguno de ustedes me podría explicar con manzanas, si es posible lo siguiente… Cuando Jorge Herrera, actual gobernador, ganó la elección pasada escuché en algunos militantes de Acción Nacional que el PAN había ganado la gubernatura, por algo que consideraron afinidad de Herrera Caldera con su partido político, en el pasado.

Entonces, ahora que ganó José Rosas Aispuro Torres se puede entender que ¿el PRI recuperó la gubernatura estatal?

En fin, sea como sea, es plausible reconocer a ambos, por el acto gigante de civilidad y madurez, al salir ante los medios y a la ciudadanía, a anunciar que todo marcha bien, en la transición. Finalmente éste hecho brilla a nivel nacional como ejemplo, dado que en estados como Quintana Roo, Chihuahua, y sobre todo Veracruz, la transición es una realidad que muchos se niegan a vivir. Bien por Herrera Caldera y Aispuro Torres, y que no sólo sea el comienzo de un entorno estable.

Nuestros ancestros cuando tenían problemas de digestión, por el consumo de chile por citar un ejemplo, comían atoles o pedazos de masa, entonces, ¿cuánta masa para superar el 7-0 de Chile? ¿Cuánto tiempo para superar el Brexit?

Y como dijo Sólo: Los dejo.

Serán agradecidos todos los comentarios, acerca de ésta digestiva columna. Favor de enviarlos a desdeelapando@hotmail.com o a mi cuenta insoportable de #Twitter: @CexXxaR_