Paty Jiménez: el Primer Distrito era un verdadero Getto priista

Texto: Víctor R. Hernández

Este marte 12 de julio tuvimos en la Mesa de Análisis de “Ciudad 2.0”, que transmitimos de lunes a viernes desde La Plaza de Armas, a Patricia Jiménez, diputada electa por el Distrito 01, de la coalición PAN-PRD, una mujer sencilla formada en el blanquiazul desde hace muchísimo años; empresaria de profesión y mujer católica por convicción. Una política comprometida con la familia.

A través de su experiencia, decidimos adentrarnos a este territorio que desde hacía 24 años era administrado totalmente por los liderazgos del Partido Revolucionario Institucional. Este distrito, se aseguraba, era la reserva incondicional del tricolor. Aquí dormía y se reciclaba el voto duro. Se podría perder cualquier otro territorio del municipio de la capital, pero nunca del Distrito 01.

Nunca había competido por un puesto de elección popular por la vía de la elección directa, por lo que cuando la invitaron a participar, según nos confiesa, inmediatamente pensó en ser aspirante a la diputación por el Distrito 05, el territorio blanquiazul por tradición. El más fácil para cualquier panista.

Sin embargo, a los intereses de Paty Jiménez se atravesaron las negociaciones con Jorge Salum del Palacio, quien se consideraba inamovible como aspirante a la alcaldía capitalina. En la estrategia de José Aispuro Torres, Salum no estaba considerado para la presidencia municipal, pues ese espacio ya estaba ofrecido al doctor José Ramón Enríquez Herrera, quien estaba de3cidido a abandonar la dirigencia del Movimiento Ciudadano para inscribirse candidato ciudadano por la alianza PAN-PRD. Y así sucedió.

Al realizarse lo reacomodos quien salió perdiendo fue Paty Jiménez. “Naturalmente que yo quería el distrito más fácil, por ser tradicionalmente panista, pero como se lo dieron a Jorge Salum, no hubo más remedio que aceptar el Distrito 01”.

Yo tenía claro, explica la diputada electa, que ese distrito era el más duro de todos, porque los mismos priistas me decían: “Si nosotros ponemos un bulto de candidato, ese bulto gana ¿por qué? porque ahí está anclada la estructura más dura del PRI. Y no lo entendía por qué sin embargo, al realizar mi primera etapa de campaña de inmediato lo comprendí.

“El PRI se atiene a la dádiva que da; lucra con la pobreza. Hay más de 82 mil electores, pero hay colonias, como la Colonia PRI, hace falta todo: no hay agua, no hay drenaje; hay colonias a cinco minutos del centro de la ciudad que carecen de los servicios más básicos como el agua y drenaje. Hay cuando menos seis colonias sin agua y en poblados como Chupaderos, Ceballos, Morcillo, es la misma realidad, no tienen agua.

Es un distrito en donde la mayoría de las colonias no tienen pavimento. Hay una impresionante venta de droga, sin que la policía haga nada. Un enorme desempleo. Esta es la explicación del por qué siempre ganaba el PRI en este distrito. Y como esta, hay muchas colonias en este distrito, así como poblaciones del medio rural”.

La estrategia fue convencer a la gente para que fuera a las urnas, la gente ya no cree en los partido y sólo va si le dan algo. Yo les decía: “denme la oportunidad, nosotros nunca los hemos representado. En varias colonias me dijeron “¿de qué partido son?”. Les respondía: del PAN, ellos me contestaban “¿Y las dejaron pasar?”.

Sin que lo haya mencionado Patricia Jiménez, pero entre las variables que pesaron en el ánimo de la población de este distrito localizado en el norte de la ciudad se encuentra:

– El hartazgo. Definición con la que el ciudadano define su vergonzoso estado de vida: pobreza, impunidad, falta de empleo, de oportunidades para progresar. Frustración por no poder mejorar las condiciones de vida.

– El ambiente de reprobación y creciente critica contra la figura y el gobierno de Enrique Peña Nieto.

– El distanciamiento de la dirigencia del PRI, tanto a nivel municipal como estatal.

– El trabajo y carisma de José Aispuro Torres.

– El plan de acción desempeñado puntualmente por Patricia Jiménez, siempre a ras de piso y hablando fuerte y con la verdad.

Hay mucho desempleo, de ahí la necesidad de destrabar el reglamento de actividades económicas. Las familias ponen un pequeño negocio afuera de la casa, por ejemplo, y los inspectores no los dejan. No hacen la actividad económica por negocio, sino para subsistir.

Este distrito, el 01, lo ganó hace 24 años Juan Carlos Gutiérrez, y era difícil penetrarlo. Pues lo hicimos, con todo y las trabas que encontramos. Para que nos demos una idea, hay en este distrito 167 líderes del PRI, todas pagadas con un muy buen dinero. Pero eso jugó a nuestro favor. Les decíamos: “Vea cómo vive Usted y cómo vive su líder”. No es justo. Las cosas se tienen que cambiar.

Y cambiaron el pasado 5 de junio.