La derrota priista continúa generando episodios

Por: Julio César Hernández Vargas

 

Las presentes vacaciones fueron irrumpidas por dos episodios cuyas consecuencias apenas, en los siguientes días, serán medidas, y sin duda que, habrán de dar paso a nuevos movimientos políticos en la entidad duranguense, sobre todo en el Partido Revolucionario Institucional.

Lo ocurrido con la delegación estatal de Sedesol, es por demás serio, es una delegación que maneja una importante cantidad de recursos públicos. Es por ello que, la acusación de desvío de recursos al hoy exdelegado Javier Hernández Flores no debe quedar sólo en una “renuncia” ocasional para que las investigaciones se lleven a cabo. Debe de actuarse en caso de que Hernández Flores haya cometido un delito, porque es tiempo y la sociedad cada vez más, lo demanda, de que se castigue y se sancione a quienes hayan realizado actos fuera de la Ley; y más si se tratan de recursos que son destinados a personas de muy bajos recursos.

La situación se comenzó a tensar, luego de que el exfuncionario municipal Roberto Hernández denunciara públicamente, ante medios de comunicación, la falta de pago de Javier, en torno a la renta de una bodega que contiene miles de productos que fueron adquiridos “presuntamente” con dinero público.

El exdelegado dijo que todo esto se deriva de un conflicto al interior de Sedesol, donde laboraba Hernández Burciaga.

Entonces, ¿por qué el dueño de la bodega no lo denunció antes? ¿Si le hubieran pagado la renta, seguiría haciéndose de la vista gorda? ¿Buscó algún medio jurídico para que el exdelegado le pagara? ¿Renunció o lo renunciaron? ¿Solamente será inhabilitado como funcionario? ¿Por qué ahora desconocen a Javier Hernández como priista?

La renovación de la dirigencia estatal del ONMPRI, ha traído intensos dolores de cabeza. Lo que parecía un mero trámite, se convirtió en un problema que ha llamado la atención, con miras a la renovación de la dirigencia estatal tricolor.

Recuerdo cuando la hoy diputada Carmen Villalobos, entró en funciones, en su primer encuentro con los medios de comunicación, argumentó que preferiría adherirse a la bancada del Partido Verde Ecologista de México, por su afinidad y sus intereses por el Medio Ambiente, y otras cosas más. Es decir, prefirió al PVEM sobre el PRI, a decir de ella misma. Entonces ¿por qué ahora dice encabezar o ser parte de un proyecto que pretende ocupar un espacio en otro partido político? Posiblemente la respuesta sea, no es militante del PVEM, pero entonces, por qué la mentira de decir que prefiere al PVEM sobre el PRI: galimatías.

Una razón más, por la cual la ciudadanía ha perdido la fe y la confianza en la política. “Políticos” que tienen una ideología arcaica que redunda en la falsedad, y que raya en la aberración. La urgencia de tener poder, el control de algo, sentirse superiores a otros, aunque sea de un espacio que sea pequeño o grande, lleva a la gente a dejarse manipular por la ambición.

Gustavo Lugo, expresidente del CDE en días pasados aseguró que el PRI no está preparado para la vida democrática al interior de este instituto político. ¿Por eso sólo hubo un registro para la nueva dirigencia estatal del ONMPRI? ¿Por qué hay priistas que quieren quedar bien con el próximo mandatario estatal? ¿No lo tacharon de traidor y etcétera?

Y como dijo Sólo: Los dejo.

Serán agradecidos todos los comentarios, acerca de ésta columna sin vacación. Favor de enviarlos a desdeelapando@hotmail.com o a mi cuenta de #Twitter: @CexXxaR_