Las ruedas de Uber girando se van…

 Por: Julio Hernández

Como si hubiera chocado un taxi de UBER con un taxi local, se amontonaron los transportistas duranguenses sobre la empresa foránea en lo que parecía una oportunidad para el propio estado, para crecer en credibilidad y competencia. Si bien es cierto, mucho ya se ha dicho al respecto. Es verdad que la empresa cometió el error de anunciar el inicio de sus operaciones sin tener antes los permisos correspondientes, como muchos que actualmente circulan sin permisos, con placas falsas, placas clonadas, o el par de placas enquistadas en dos unidades.

Sin embargo, con solo llevarse a cabo el anuncio de su presencia, fue suficiente para terminar de desnudar lo que desde hace mucho era conocido en la entidad. La carne de la avaricia de los sindicatos de la CTM y de la Alianza, la miseria, sin mencionar la falta de articulación política que demostró la Dirección General de Transportes del Estado, cuyo director no merece mayores comentarios, es juanito.

Los sindicatos de transportes le temen a la llegada de nuevas empresas que generen cierta competencia, porque saben que el servicio que se ofrece por parte de Uber, es superior al servicio que actualmente se oferta. La ignorancia rebasó a Medina Samaniego al decir que los foráneos venían a ofrecer una aplicación. Pensar así es una exhibida bárbara. No es sólo eso, es mejor atención, aunque de igual forma puede haber excepciones, es una unidad que tiene mayor seguridad, y que el servicio es de muy buena calidad. El costo por utilizar el servicio quizá pueda ser alto pero, hay veces que vale la pena en Uber que transportarse teniendo como auriga a un animal, como los hay muchos, no todos, en el actual transporte público.

Lo que puede surgir con tintes extraños es cómo de buenas a primeras Uber decide retirarse de la entidad, cuando en otras ciudades estados, como en Nuevo León, o incluso en el mismo ex Distrito Federal, donde hay mayor número de taxis, de competencia, que en Durango, allá sí que pelearon “su derecho” y aquí no, y eso que no está aún regulado el servicio. Quizá porque la administración estatal está por concluir y prefieran esperar a la siguiente, que encabezará el doctor Aispuro Torres.

Sea como sea, es lamentable que se pierda una nueva oportunidad, para crecer. Aunque a los sindicatos de transporte local lo único que les importe sea el dinero.

Y que no salgan con su babosada de querer ofrecer un servicio VIP tipo UBER, porque para ofrecer algo mejor primero tienen que arreglar el servicio de hoy en día que es muy malo, deficiente.

Los ojos se centran en la próxima administración estatal, por lo que la partida de Uber y la generación de empleos podrían estar esperando a septiembre. También hay que recordar que tampoco Uber es una blanca palomita, pero lo que sería benéfico es que el usuario pueda tener más opciones de elegir.

Cómo iba el chiste ese que me contaron ustedes, que ¿quién ha sido el mejor gobernador de Zacatecas?

Y como dijo Sólo: Los dejo.

Serán agradecidos todos los comentarios, acerca de ésta giratoria columna. Favor de enviarlos adesdeelapando@hotmail.com o a mi cuenta local de #Twitter: @CexXxaR_