José Ramón Enríquez: el regreso de Marcos Cruz y su círculo cercano

Texto: Víctor R. Hernández
Cierto, no es lo mismo administrar la Secretaría de Salud que ser alcalde de la ciudad capital. Como tampoco es lo mismo ser un candidato que el alcalde capitalino. Es el caso de José Ramón Enríquez Herrera, quien el próximo 31 de agosto habrá de recibir la presidencia municipal y a partir del primero de septiembre, tomar decisiones a favor de más de 600 mil habitantes y administrar más de dos mil 40 millones de pesos de presupuesto.
Al llevar a cabo un primer acercamiento al equipo que el próximo alcalde capitalino seleccionó para que participe en el proceso entrega-recepción, emergen una serie de componentes interesantes.
1.- José Ramón tiene prisa.
El presidente municipal es hoy por hoy, el prototipo del político que el día se le hace poco para cumplir objetivos. Siempre trae prisa. Enríquez Herrera sabe que tiene escasos 15 meses para dar resultados espectaculares y estar en posición, si así lo decide, de participar en la contienda presidencial por un cargo de diputado federal o senador de la República, espacios que lo colocarían, de lleno, en la antesala para la disputa de la elección a gobernador en 2016.
Para la mayoría, el pensar desde ahora en el 2022 es una exageración, cuando todavía el gobernador electo no ha tomado posesión. Sin embargo, así es el ritmo de la política hoy en día. Apenas concluye una contienda cuando ya se está planeando la que sigue.
2.- Un equipo de experiencia.
Y por ello, el médico de profesión ha decidido integrar a una serie de profesionistas con probada experiencia en la función pública, que ocuparán puestos clave en la próxima administración municipal. De ahí la reaparición del equipo de profesionistas identificados con Marcos Cruz Martínez.
Observamos, por ejemplo, el regreso de Rodolfo Corrujedo, uno de los mejores directores que ha tenido Aguas del Municipio en mucho años. Corrujedo no sólo llevó a cabo la reingeniería administrativa de la entonces Sideapa, también la hizo rentable, autosuficiente. Pero la más trascendente: dejó de ser la caja chica del PT, como funcionaba en los tiempos en que Gonzalo Yáñez fue presidente municipal. En esta dependencia descentralizada, se estrenó por primera vez y sin tanto bombo y platillo, el concepto de transparencia.
Reaparece también Arturo López Bueno, uno de los más agudos funcionarios públicos que ha tenido la presidencia municipal. López Bueno domina la amplia gama de programas federales y su aplicación en territorio. Durante el trienio de Cruz Martínez, Arturo fue una pieza clave para darle gobernabilidad a la ciudad. Seguro que José Ramón tendrá en Arturo, el operador del plan municipal de desarrollo.
Regresa también a la administración municipal, Armando Ochoa Serrano, abogado de profesión y quien se desempeñó como Secretario del Ayuntamiento en el gobierno de Marcos Cruz. Aunque aparece como representante del alcalde electo, en el proceso entrega-recepción, Armando Ochoa es garantía como negociador y responsable de la política interna del gobierno municipal. Conoce los tiempos y los ritmos de las leyes del ayuntamiento capitalino.
Otro profesionista con experiencia en la administración municipal es Rubén Cárdenas. Su paso por la administración de Jorge Herrera Delgado, en donde demostró que el puesto más conflictivo y rodeado de corrupción (inspectores municipales) se puede llevar con decoro, transparencia y efectividad, será de utilidad para el nuevo alcalde, aunque ahora desde el área de la comunicación institucional, aunque no necesariamente al frente de la dirección de prensa del municipio.
Por el Partido Acción Nacional, está Claudia Hernández Espino, una mujer preparada, con experiencia política y que conoce de cerca el funcionamiento de la administración municipal. Aunque es regidora electa, José Ramón se viene apoyando en su trabajo y su prestigio para que coordine, en un primer momento, el proceso entrega-recepción.
Ubicamos también otros panistas como Carlos Segovia Mijares, Noel y Abel Flores Reyes; Miguel Pérez Gavilán, hermano de Rodolfo, diputado local electo. Juan Quiñones Sadek, hijo del actual dirigente estatal del blanquiazul. Aparece también Juan Galindo Ramírez y Alejandra Anderson, gente cercanísima al diputado local electo, Jorge Salum del Palacio.
3.- El regreso de Marcos Cruz.
Pero lo más interesante es que para esta carrera corta de 15 meses, José Ramón no sólo contará con el grupo cercano e histórico de Marcos, tendrá como principal asesor al mismo  Cruz Martínez. El “viejo” líder social, fundador del CDP y Partido del Trabajo, no sólo domina el timing de la política. Sabe moverse en los circuitos políticos del centro del país y puede ser de gran ayuda en la conducción de la administración municipal como proyecto político, de cara a las elecciones del 2018, 2019 y 2022.