Que comience la alternancia…

Por: Julio C. Hernández Vargas

 

La presente semana termina la administración del Gobierno del Municipio de Durango, así como la LXVI Legislatura en el Congreso del Estado, y con ello termina la tradición priista, dando pie al inicio de la alternancia en Durango.

Tanto el Ayuntamiento capitalino, como el Congreso del Estado, tuvieron personajes que destacan más por su nefanda participación, que por brillante.

Ezequiel, el joven rugidor que llegó siendo del Partido del Trabajo, para después enrolarse en la soledad partidaria, y coquetear en su momento con el mismísimo Partido Revolucionario Institucional cuando la campaña de ‘Meño’, fue uno de los regidores que más negro desempeño tuvieron, ya que su participación en el cabildo como oposición nunca existió. Cuando los medios le entrevistaban, en su mayoría, declaraba situaciones relacionadas con su patria GLB…, es decir se preocupó más por lo que le sucede a su burbuja, y no lo que realmente pasa a toda la población duranguense, y cuando se dedicaba a opinar sobre su trabajo municipal, exhibía su falta de preparación para representar a la ciudadana.

Salvador Quintero, un regidor más que estuvo becado, Cristhian Salazar estuvo en cabildo hablando siempre solo, nunca recibió un apoyo sustancial en lo que fue su bandera laboral: cobro en estacionamientos; José Luis Cisneros muy bien, gracias, en los restaurantes, Antonio Vázquez… Mayela Enríquez una regidora con muy buen jab que mantuvo a raya a cualquier regidor tricolor que se le puso enfrente, aunque al igual que el resto de la plantilla, faltó trabajo municipal.

No tiene caso hablar de los regidores de Acción Nacional ya que no concluyeron su período, decidieron brincar de puesto, sí, tal y como lo criticó el PAN por mucho tiempo. A Sandra le ganó la ambición y hasta cambió de playera, el regidor “to go” nunca entendió lo que significó ser regidor, y Gina de quien se espera una gran participación en el Congreso, fue la única destacada representación panista que tuvo el PAN en el ayuntamiento capitalino. De los demás ni hablar.

En el Congreso del Estado, diputados como Israeldolfo Gelatino siempre buscando más el sesgo político, el llevar agua a su molino, como dicen; Iván Gurrola siempre con su carácter de oportunista trabajando como debería pero sólo al final de su período, ya cuando señor.

Pero, quien más destaca y, afortunadamente no estuvo desde el inicio de la legislatura, es el diputado Carlos Manuel Valdez Ruiz o Carlos Manuel Ruiz Valdez, cuestionado en algunas ocasiones por no estar apto para desempeñar el cargo, y sí. Un diputado que le da la espalda al informe del presidente del Tribunal Electoral, sólo por no saber correctamente el nombre del diputado Caros Manuel y por no saber dónde quedó su constancia que le acredita como diputado local “¿dónde está la constancia de asignación de diputado local, propietario, que tengo, asignada en 2013, y que está desaparecida en los expedientes?”: estúpida frivolidad. Es una vergüenza que partidos políticos ubiquen a personas como Carlos en la representación ciudadana, en este caso fue Acción Nacional. Ojalá que ésta experiencia sobre todo en el Congreso con éste diputado, provoque una mejor selección de los “diputados sustitutos” o “regidores sustitutos”.

Y si de frivolidades hablamos qué tal esa “sala de expresidentas del DIF Municipal”.

En fin, los ciudadanos esperamos que ésta alternancia sea para bien y que lo que tanto criticaron siendo oposición hoy cambie para bien. No hay una varita mágica pero, el trabajo con el tiempo, adquiere un rostro de compromiso. Así que los nuevos funcionarios y, sobre todo los representantes populares, tienen mucho trabajo. Pilas.

En Dios descansa tía Quica, ahora caminas en el reino del Señor.

Y como dijo Sólo: Los dejo.

Serán agradecidos todos los comentarios, acerca de ésta alternativa columna. Favor de enviarlos a desdeelapando@hotmail.com o a mi cuenta transitiva de #Twitter: @CexXxaR_