Leticia Herrera y José Ramón: los nuevos estilos de gobernar

Por: Víctor r. Hernández

El pasado 31 de agosto fuimos testigos de dos acontecimientos que vienen a fortalecer la nueva realidad que viven los duranguenses tras los hechos inéditos del pasado 5 de junio. Estos nuevos elementos, además de resaltar los nuevos estilos personales de administrar el poder, nos indican que la política hoy vive en otra velocidad.

1.- José Ramón Enríquez, cobijado por cuatro ex gobernadores priistas.

– La toma de protesta del pasado martes en el Auditorio del Pueblo, convertido en recinto oficial del H. Ayuntamiento de Durango, fue el escenario ideal para la concentración de un nutrido grupo político que acudió a la invitación de José Ramón Enríquez, quien protestaría como nueva autoridad del municipio de Durango.

En este histórico escenario, se dieron cita los ex gobernadores priistas: Héctor Mayagóitia Domínguez, José Ramírez Gamero, Maximiliano Silerio Esparza y ángel Sergio Guerrero Mier, quien aprovechó la ocasión ante los medios, para remarcar su distancia con el actual grupo político que aún administra la entidad.

Muy cercano a los ex gobernadores, fueron ubicados, Esteban Villegas Villarreal, Adán Soria Ramírez, entre otros priistas que hoy ya no reciben línea de nadie y no tienen que dar explicaciones a nadie. El mensaje del grupo de priistas fue: “andamos sin rumbo y sin perro que nos ladre”.

– Por el lado de Acción Nacional, fue impresionante la clase política que cobijó al nuevo alcalde de Durango. Se hicieron presentes Ricardo Anaya, dirigente nacional del blanquiazul; el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle; Rodolfo Elizondo Torres ex secretario de estado en el gobierno de Felipe Calderón y ex alcalde de la ciudad de Durango en 1983.

Fue un evento en donde parte del empresariado duranguense también se hizo presente, así como nutridos grupos de profesionistas y habitantes de colonias populares movilizadas por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Más que el claro y directo mensaje de José Ramón, al abordar el tema de los baches como expresiones de corrupción e impunidad, el discurso más contundente fue, sin lugar a dudas, el de la presencia de los invitados. Un mensaje de civilidad y convivencia política, tras la refriega del pasado proceso electoral.

Sin duda alguna, que hoy los duranguenses vivimos tiempos inéditos; en donde las manifestaciones postelectorales han quedado en el anecdotario y en donde hoy, la convivencia política, anuncia (así esperamos) un nuevo sistema político en donde los principales pilares sea el irrestricto respeto a la ley y la aplicación, sin miramientos de la misma, así como el de gobiernos transparentes y horizontales en la toma de decisiones.

2.- Leticia Herrera Ale, cobijada por dos gobernadores e Ismael Hernández Deras.

Por la tarde de este 31 de agosto, en Gómez Palacio, se llevó a cabo la transmisión de poderes en donde Leticia Herrera Ale protestó como nueva autoridad municipal.

Y si José Ramón Estuvo cobijado por cuatro ex gobernadores priistas y la dirigencia nacional del PAN, Herrera Ale estuvo flanqueada por dos gobernadores: Jorge Herrera Caldera, aún gobernador constitucional hasta el 15 de septiembre, y José Rosas Aispuro Torres, gobernador electo. Sí señor, Aispuro Torres a petición expresa de la nueva alcaldesa, fue subido al presídium y estuvo a la par del gobernador Herrera Caldera y del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Apolonio Betancourt Ruiz. Una foto para la historia y que refleja los nuevos estilos de gobernar.

Aunque no estuvo presente el presidente de la Gran Comisión, si hizo acto de presencia, en primera fila, Adán Soria Ramírez. Además, entre el selecto grupo de invitados asistieron el senador y ex gobernador Ismael Hernández Deras, quien ofreció un cálido abrazo y una amplia sonrisa a José Aispuro Torres. A poca distancia del senador, se sentó el ex candidato a la gubernatura Esteban Villegas Villarreal, a quien no se le quita la mala costumbre de seguir llegando tarde a los actos oficiales. También vimos a Adrián Valles y más cerca que todos ellos, del presídium, a José Ramón Enríquez Herrera, que horas antes había protestado como alcalde de la capital.

Fue un evento muy sencillo y corto, sin tantos protocolos, que también reflejan el carácter de la nueva alcaldesa de la ciudad de Gómez Palacio.