La izquierda pierde competitividad electoral

Por: Miguel Á. Hernández Guerrero

Luego de que en las dos últimas elecciones federales la izquierda mexicana estuvo a punto de ganar la presidencia de la república, en la actualidad enfrenta serios problemas para consolidarse como la segunda fuerza política que es en el país, luego de la debacle del PAN en julio del 2012, pues enfrenta problemas de identidad y una disputa feroz entre las diferentes tribus y partidos.

De ese contexto la izquierda de Durango no se escapa, por lo que en las elecciones del próximo 7 de julio corre el riesgo no sólo de atomizarse y profundizar su crisis de identidad, sino que la sociedad le de la espalda como opción electoral y de gobierno al menos en la entidad.

Hace dos semanas, durante una gira de trabajo por Durango, Andrés Manuel López Obrador se deslindó de los partidos que lo apoyaron en las contiendas presidenciales, PT, PRD, Movimiento Ciudadano; criticó severamente las alianzas coyunturales de esas fuerzas políticas con el PRI y con el PAN y dijo que con Gonzalo Yáñez sólo lo vincula una amistad, pero no cuenta ya con relación política alguna, dado que él esta trabajando porque Morena se consolide como partido político.

Desde hace meses se manejaba como secreto a voces los problemas al interior del PT antes de concretar la alianza con el PAN. Se habla de un fuerte distanciamiento entre Gonzalo Yáñez y Gustavo Pedro Cortez. Y para colmo, a principios de la semana pasada el regidor Sergio Silva renunció a su militancia activa dentro del PT por considerar que ya no estaba siendo tomado en cuenta, por lo que se declaró como regidor independiente.

Por si fuera poco, a nivel nacional el periódico Reforma difundió en días pasados un trabajo a ocho columnas, en donde señala que el sistema Cadi en Durango se ha convertido en prácticamente un botín para el Partido del Trabajo y sus dirigentes, dado que gente vinculada a ella cobra salarios exorbitantes.

En lo referente al PRD las cosas no andan mejor. El exdiputado federal Marcos Cruz Martínez anunció de manera abierta que la corriente Izquierda Democrática Nacional que representa en Durango,  no va a apoyar en las próximas elecciones locales a ese partido político en virtud de que no son tomados en cuenta ni mucho menos estarán representados en los comicios.

Ante esa posición el legislador perredista, Cecilio Campos aseguró que el vacío generado por los hermanos Marcos y Juan Cruz Martínez quienes se niegan a dar apoyo al PRD en el actual proceso electoral no genera una afectación importante ni desploma al partido. Y agregó que su postura se debe a su incapacidad política para lograr insertarse de manera importante en el consejo y en los órganos que toman las decisiones dentro del PRD.

El partido de Movimiento Ciudadano que dirige el doctor José Ramón Enríquez Herrera no ha terminado por consolidar su imagen, proyecto político y estructura en Durango, por lo que es considerado como un instituto político de membrete.

Así las cosas, mientras que el PT arregló una jugosa alianza electoral con el Partido Acción Nacional que le garantizará el 42 por ciento de la votación total, amén de posiciones en 27 de los 39 municipios de la entidad, todo parece indicar que tanto el PRD como el Partido del Movimiento Ciudadana realizarán una campaña testimonial con el único propósito de mantener su registro, y en un descuido obtener una diputación local.

Como se puede apreciar, el escenario para los partidos políticos de izquierda no es nada halagüeño, el PT aseguró un convenio  de alianza ventajoso con el PAN, en tanto que el PRD y el PMC cada quien irá por su lado.

Además de deteriorarse la imagen de izquierda histórica, ahora estarán sin dinero y sin el factor Andrés Manuel López Obradora a su favor.

Sin duda alguna que la izquierda en lugar de reestructurarse con el propósito de recuperar su identidad y convertirse en una auténtica opción de gobierno, en los últimos tres lustros se ha conformado con sólo competir, asegurar posiciones para los grupos en el poder, y conformarse con el subsidio del IEPC, regidurías y diputaciones plurinominales.

Resulta indudable que frente al predominio del pragmatismo, a todos los partidos les urge llevar a cabo una seria reflexión de su misión e identidad para recuperar la competitividad. Y en verdad que les urge, porque a partir del 2015 las candidaturas independientes serán una alternativa para la sociedad.

 

Twitter: @Miguelhdez_AD

Facebook: Miguel Ángel Hernández