Todo era cuestión de un tropezón; ahora está apunto de ir a la cárcel

En septiembre Favián Arrieta hacía alarde de tener tomadas las instalaciones del Edificio Central de la UJED y de salirse con la suya al lograr algunos acuerdos con Rectoría, entre los que presumió la eliminación de las cuotas internas. 


FEUD: un espacio donde el líder se convierte  en el dueño de la vida de los estudiantes


Texto: Daniel Estrada

Apenas en septiembre pasado Favián Arrieta García mantenía en jaque a la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) con sus demandas y exigencias, además de la toma del Edificio Central; hoy parece estar en graves problemas con la Justicia, tras ser acusado de amenazas, privación ilegal de la libertad y lesiones.

De acuerdo con el testimonio de Brayan Eduardo Parra Luna, el cual se hizo viral en redes sociales, relató cómo alrededor de las 13:00 horas del pasado miércoles fue objeto de una agresión y privación ilegal de la libertad, en la que participó Fausto Arrieta García.

Desde una camilla de hospital y con evidentes lesiones en todo el cuerpo, el universitario relató que en los hechos participaron algunos miembros de la Federación de Estudiantes Universitarios de Durango (FEUD), la cual es presidida por Favián Arrieta.

El joven de 22 años de edad relató cómo fue interceptado por Fausto y sus acompañantes, con quienes intercambió algunas palabras, estando él a bordo de su vehículo, pero un momento determinado, entre tres lo bajaron, lo tiraron al suelo y lo atacaron a puntapiés.

Después de eso lo subieron a la camioneta (Tahoe negra) en la que ellos andan y mientras que el vehículo circulaba, entre varios lo siguieron golpeando, al mismo tiempo que le hacían todo tipo de preguntas y amenazas. “Ya no la vas a contar”, le decían.

Fausto, le pidió su teléfono celular y le exigió que le diera su contraseña, además de aconsejarle que dijera que lo habían asaltado y quitado el teléfono.

En su relato, Brayan menciona que lo llevaron a la casa de los Arrieta García, lugar al que llegó Favían, quien le dijo: “para que se te quite lo pendejo”, que no volviera a tocar nada y que ni siquiera se parara cerca de ellos.

Su hermano Fausto quería seguir con la golpiza, pero luego de la advertencia, Favián dijo que ya lo dejaran, por lo que lo sacaron del domicilio al que lo habían llevado y fueron a aventarlo en las cercanías del DIF Municipal.

En entrevista, Francisca Elizabeth Luna, comentó que hace algunos meses su hijo Brayan hizo algunas acusaciones relacionadas con actos de corrupción en contra de la FEUD, situación que habría molestado al presidente de esta.

Sin embargo, a pesar de las amenazas, el joven agredido y su madre no se quedaron callados y a través de Facebook y Twitter comenzó a circular el relato de los hechos.

Hay denuncia y señalamientos directos: FGED

Según comentó Ruth Medina Alemán, titular de la Fiscalía General del Estado (FGED) fue el jueves 8 de noviembre por la tarde, cuando la familia del presunto afectado presentó la denuncia formal, acción que destacó la servidora pública.

“Tenemos señalamientos directos, así como el dictamen médico y se está integrando la carpeta lo mejor sustentada posible”,  manifestó.

Señaló que una vez que se cuente con los elementos necesarios se procederá con las órdenes de aprehensión, pero además afirmó que se busca dar celeridad al asunto.

La Fiscal señaló que desde que se enteraron del asunto, se encendieron las alertas e incluso se tuvo una primera entrevista con la parte presuntamente afectada, para luego recibir la denuncia formal.

Con temor a represalias, pero con necesidad de justicia

Por su parte, Francisca Elizabeth Luna, madre de Brayan, aprovechó la presencia de los medios de comunicación en la inauguración del Congreso Nacional del Notariado, para presentarse y hacer pública su demanda de justicia.

Aunque dijo que hasta el momento no había sido objeto de algún acto intimidatorio, admitió que tenía temor de que a raíz de las declaraciones y publicaciones que se han hecho sobre el asunto, puedan presentarse represalias.

Mencionó que su hijo se encontraba estable, aunque todavía con el dolor de varios de los golpes recibidos, pero aparentemente fuera de peligro y a la espera de que las lesiones no vayan a dejar secuelas.

Al momento de la entrevista el muchacho permanecía internado en un hospital privado de esta ciudad, por lo que entre las preocupaciones de la mamá también estaba el monto de la cuenta por la atención médica recibida.

Fue en marzo cuando se presentó el primer conflicto, aparentemente por la publicación que Parra Luna hizo en redes sociales de un video en el que acusaba de corrupción y desvío de recursos al presidente de la FEUD.

La señora Luna declaró que tiene toda la buena intención de confiar en que las autoridades harán su trabajo y, por lo pronto, el personal de la Fiscalía se ha mantenido muy pendiente del caso, aunque al parecer mucho tiene que ver la difusión que éste ha tenido en redes sociales y medios de comunicación.

Y por si las acusaciones no fueran tan contundentes, el viernes 9 de noviembre comenzó a circular un video en el que se expone cómo Fausto y  otros tres acompañantes arremeten a patadas en contra de Brayan, para luego levantarlo y se llevárselo.

El material es muy corto, apenas de 16 segundos de duración y sin audio, pero permite ver parte del contexto en el que ocurrieron los hechos, en una zona bastante concurrida, como lo es el cruce entre Avenida Universidad y Fany Anitua.

Se salió con la suya

Apenas el pasado 12 de septiembre del año en curso, Favián Arrierta García se sentó a un lado del rector Édgar Alán Arroyo, para anunciar la liberación del Edificio Central y otros inmuebles que habían sido tomados para presionar para que las demandas de la FEUD fueran atendidas.

La Federación logró la eliminación de las cuotas internas de las diferentes unidades académicas de la UJED, medida que entrará en vigor a partir del próximo semestre y con la donación de cinco millones de pesos del presupuesto que se le tiene asignado.

Empero, temas como la eliminación del semestre cero, quedaron totalmente descartados por la falta de viabilidad.

Esto se dio en las instalaciones de la Biblioteca de la UJED, debido a que en ese momento todavía permanecían cerradas las puertas del Edificio Central.

El acuerdo fue asumido por la FEUD como una victoria, ya que fueron varias semanas de mucha confrontación, no solamente con la Rectoría, que no cedía a las exigencias de los representantes de los estudiantes, sino por los señalamientos de los que en ese tiempo fueron objeto.

Y es que con anterioridad la Federación se había fragmentado debido a que un grupo no estaba de acuerdo con algunas de las acciones que se estaban realizando, por lo que junto con la toma del inmueble emblema de la Universidad, transcurrió un periodo de acusaciones.

Arrieta aseguró que el grupo antagónico era liderado por “porros” y “fósiles” que ya no deberían tener nada que ver con la UJED, pero querían seguir obteniendo recursos de la misma, a través de la Federación, lo cual no permitiría.

La postura de Favián convenció a muchos, pues de cierta manera tenía razón al referirse a la existencia de personas que ya no deberían estar ligadas a la UJED, no obstante, poco tiempo después, se ve envuelto en una situación de la que se ve difícil que salga bien librado, a menos que sea verdad que es muy influyente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *