2018: los votos que cambiaron la historia

La izquierda sorprendió a todos con los resultados obtenidos en la Jornada Electoral del pasado 1 de julio. En Durango ganó las cuatro diputaciones federales, la fórmula para el Senado y 14 curules en el Congreso local.

Nadie en Durango puede “hacerse de la vista gorda” ante el conflicto político en el que se ha visto envuelto el alcalde José Ramón Enríquez Herrera, el cual lo tiene cerca de la destitución e inhabilitación.


De la nada, surge Morena como primera fuerza electoral y se apodera del Congreso local; el PRI hoy aparece como tercera fuerza política


Texto: Daniel Ortiz

2018 fue un año de sorpresas, de cambios, de pleitos, así como de buenas y malas noticias en general. No obstante, hay episodios que no pasarán desapercibidos, sino que se convertirán en parte de la historia de Durango.

Por ejemplo, de la nada, Morena toma el control del poder legislativo y por primera vez una mujer, Sandra Amaya, se convierte en la segunda persona más poderosa en la entidad, despues del poder ejecutivo, al ser electa como presidenta de la Junta de Coordinación Política.

En el año que recién quedó atrás, hubo de todo: un proceso electoral que modificó todo el “tablero político” en el ámbito nacional y local, se intensificó el conflicto político entre el Alcalde capitalino, el Ejecutivo y el Legislativo, hubo un accidente aéreo que colocó a Durango en los reflectores mundiales, mientras que la Universidad Juárez (UJED) renovó rectoría y pasó por un inédito conflicto estudiantil.

El “tsunami” guinda

Son muchas las historias que contar ocurridas en 2018, pero una de las más relevantes es sin duda la elección en la que a nivel país se votó por el nuevo Presidente de la República y se renovaron las cámaras alta y baja, mientras que a nivel local se eligieron diputados.

Fue el domingo 1 de julio, cuando los mexicanos salieron a las urnas a elegir a sus nuevos gobernantes y representantes, lo que dio como resultado el llamado “tsunami electoral”.

Fue alrededor del 63 por ciento de los integrantes de la Lista Nominal los que acudieron a votar, de los cuales el 53 por ciento votó por Andrés Manuel López Obrador, quien desde el pasado 1 de diciembre asumió como Presidente de México.

Además, la coalición Morena-PT- PES que respaldó a AMLO, ganó cinco gubernaturas, colocó a más de 300 diputados federales y 70 senadores.

Mientras tanto, a nivel local le arrebató al PRI la mayoría que siempre había tenido, pero además le arrebató al PAN esa posibilidad que pretendía asumir, para así poder tener en el Legislativo el aliado que tanto requiere el Ejecutivo.

Y es que en el Congreso del Estado la coalición que apoyó a López Obrador en campaña se quedó con 14 de 25 curules, lo que equivale al 56 por ciento, de las cuales 10 corresponden a Morena y cuatro al PT.

Por si esto fuera poco, se quedaron con los cuatro distritos federales por Durango y la fórmula ganadora por el Senado.

El resultado no solamente sorprendió a los partidos y alianzas rivales, sino hasta a los propios ganadores, quienes no daban crédito a la manera tan tajante en la que los ciudadanos votaron por su coalición.

Fue de esa manera que de un día para otro, Durango y el país se tiñeron de guinda, iniciando así un proceso de cambio que hasta la fecha continúa, toda vez que se siguen realizando ajustes en las diferentes dependencias y áreas dependientes del Gobierno Federal.

Además, para este 2019, en el ámbito local, se viene la primera prueba para la nueva “gran fuerza política” de izquierda, con la renovación de los 39 Ayuntamientos de Durango, en la que se tendrá que demostrar que pueden obtener la preferencia de la ciudadanía sin que aparezca AMLO en la boleta.

El caso Enríquez

Nadie en Durango puede “hacerse de la vista gorda” ante el conflicto político en el que se ha visto envuelto el alcalde José Ramón Enríquez Herrera, el cual lo tiene cerca de la destitución e inhabilitación, situación de la cual ha buscado defenderse hasta “con uñas y dientes”, sin embargo, parece estar en las “arenas movedizas” ya que mientras más se mueve más se hunde.

Son tres los procedimientos que se siguen en contra del Alcalde de Durango, todos relacionados con la promoción indebida de su imagen, así como la de su esposa, todos derivados de las denuncias presentadas por el Partido Duranguense (PD).

La situación se ha tornado tan tensa y compleja para Enríquez Herrera que ha buscado echar mano de movilizaciones sociales, para contra atacar un procedimiento al que el Congreso del Estado ha seguido con la aplicación de todo el rigor para quien ha sido acusado de desacato y por ende sujeto a sanciones cada vez más severas.

A lo largo de los meses, el doctor José Ramón fue sancionado en una primera instancia con una multa de 89 mil 713 pesos y amonestación privada (por la pasada Legislatura), sin embargo, los actuales diputados, en un segundo procedimiento, le impusieron una multa de 276 mil 320 pesos y una amonestación pública.

Entre tanto, ya en un tercer procedimiento el asunto se tornó mucho más denso y que este consiste en la destitución e inhabilitación de Enríquez Herrera, lo cual ha derivado en la promoción de juicios de amparo, promovidos no solamente por la figura del Alcalde, sino también por el Ayuntamiento, ante el propio Poder Judicial de la Federación.

Gerardo Villarreal Solís, presidente de la Comisión de Responsabilidades del Congreso del Estado, ha insistido en que el Congreso de Durango simplemente ha acatado el ordenamiento del Tribunal Electoral Federal y que de no hacerlo así, estarían incurriendo en responsabilidad.

Por su parte, José Ramón Enríquez en sus últimos mensajes relacionados con el tema, hizo acusaciones directas en contra del gobernador José Rosas Aispuro Torres, a quien acusó de querer truncar sus aspiraciones políticas, cuando se supone que jugaban en el mismo equipo.

También señaló al diputado Juan Carlos Maturino Manzanera, a quien acusó de “mover los hilos” en su contra al interior del Congreso local, debido a su cercanía con Aispuro Torres, de quien fue coordinador de Gabinete, anteriormente.

Los plazos se han recorrido, por lo que este conflicto dará más de que hablar en estos primeros días de 2019.

El milagro del 31 de julio

Las turbulencias no solamente se han presentado en el ámbito político, ya que el pasado 31 de julio ocurrió un accidente en el que se vio involucrado un avión de la empresa Aeroméxico, en el que “milagrosamente” no hubo pérdidas humanas.

Después de que se realizaron los peritajes e indagatorias correspondientes, se determinó que las condiciones climáticas fueron un factor determinante para que la aeronave comercial que tenía como destino la Ciudad de México, no lograra hacer un correcto despegue, por lo que se elevó muy poco y luego se impactó contra el suelo para posteriormente salir de la pista e incendiarse.

Los pasajeros pudieron contar cómo fue la experiencia vivida, incluso circularon videos en los que se pudo observar y escuchar el pánico que por algunos segundo vivieron los pasajeros del vuelo 2431 de Aeroméxico.

El percance causó una gran movilización que puso a prueba la capacidad de respuesta de los cuerpos de emergencia y hospitales de la capital de Durango, que en ese momento se encontraba bajo los efectos de una inusual tormenta, misma que influyó para que ocurriera el accidente.

Una de las cosas que destacaron los medios nacionales e internacionales es el hecho de que no se haya registrado ningún deceso, ya que son pocas las probabilidades de que haya sobrevivientes cuando se presenta un accidente aéreo.

 

La UJED, sus cambios y conflictos

En la recta final de 2018 se presentó el proceso de renovación de la Rectoría de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), mismo que había levantado mucha expectativa durante todo el año, ya que por fin llegaba a su fin el mandato de Erasmo Navar García, señalado como un rector vinculado con quienes se “robaron” la autonomía de la máxima casa de estudios.

Faltando semanas para que iniciara el Proceso Electoral, Navar García decidió dar un paso a un lado, dejando en su lugar a Edgar Alan Arroyo Cisneros, quien quedó como encargado de la Rectoría y fue el encargado de coordinar junto con el Consejo Electoral, el ya considerado ejercicio histórico.

Sin embargo, mientras que tres candidatos se enfilaban a la recta final, en la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUD) se suscitaba una situación atípica, ya que el presidente y un grupo de allegados fueron acusados de agresión y privación ilegal de la libertad de una persona.

El suceso derivó en la detención del líder estudiantil y sus cómplices, en un hecho que causó la movilización de estudiantes tanto a favor como en contra de quien terminó por ser removido de su encomienda como líder de los universitarios.

Entre tanto, Rubén Solís Ríos resultó ganador de la elección de Rector de la UJED, por lo que el 14 de diciembre de 2018 le fue tomada la protesta correspondiente.

Prácticamente a la par, el joven Giovanni Rosso asumió las riendas como presidente de la FEUD, encomienda que atenderá durante los dos próximos años.

Son muchos los compromisos realizados por Solís Ríos, quien tiene seis años para cumplir ,cuando menos, con los más importantes: elevar la calidad académica de las escuelas y facultades, mejorar las finanzas, devolver la autonomía y fortalecer la investigación.

No se pueden contar con los dedos de las manos los sucesos relevantes ocurridos en el país y en la entidad durante el año que acaba de culminar, empero los mencionados son algunos de las que se seguirá hablando no solamente en este 2019, sino durante mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *