En Durango, Aispuro ataja críticas a AMLO por gasolina

Ante la inoperancia de delegados federales, el gobernador se moviliza y logra atajar crisis por desabasto de combustible


Texto: La Semana Ahora

El sábado 26 de enero comenzó la presión. En una docena de estaciones de servicio, comenzaron a formarse largas filas de automóviles, en espera de cargar gasolina. El domingo 27 continúo la misma tendencia.

Ese día, un gran número de propietarios de vehículos se volcaron a llenar sus tanques al ver que algunos establecimientos estaban cerrados y ante los rumores de desabasto en redes sociales.

En cuestión de minutos, la gasolinera ubicada a la altura del bulevar Domingo Arrieta, frente al área verde identificada como “La Cuchilla”, se saturó de conductores que pedían cargar combustible, la mayoría con la intención de llenar su tanque.

Sin embargo, a causa de la larga fila de vehículos que se prolongó hasta la tienda de autoservicio ubicada a unas tres cuadras del lugar, también comenzaron allegar personas con garrafones.

“A los que llegamos en carro no nos despachan, pero a los que traen garrafones sí, yo ya me voy por el mío”, comentó un hombre, mientras dejaba la fila las unidades motrices.

En el lugar, no estaban activas todas las bombas despachadoras, lo que influía para que la fila se hiciera cada vez más larga.

Al lugar arribó una pipa cargada con gasolina Magna, pero los operadores dudaban en realizar la descarga, mientras que los despachadores prometían a los clientes que en 20 minutos o media hora los podrían atender.

Lo que es un hecho es que los rumores del desabasto de combustible se extendieron con rapidez, pues en torno a la mencionada gasolinera, al medio día ya había todo un caos.

Los conductores que hacían fila sobre el bulevar, bloqueaban las calles que salen de la colonia El Refugio, en su afán por impedir que alguien se les metiera al dejar espacio para permitir la incorporación a dicha vialidad.

Entre tanto, otras gasolineras como la de bulevar Durango, entre las calles Aldama y Quintana, así como la de Fanny Anitúa frente a las facultades de la UJED, permanecían cerradas.

Está llegando solo la mitad de la gasolina que normalmente llegaba a Durango porque el suministro se hace más lento al ser solo por pipas, no por tren, reconoció Fernando Favila Arrieta, vicepresidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) en Durango.

De acuerdo a los números dados a conocer por el presidente de esta organización el pasado 22 de enero, Pemex estaba suministrando de manera normal a Durango alrededor de un millón 200 mil litros de gasolina por día.

Ahora el vicepresidente reconoció que están llegando en promedio entre 600 mil y 700 mil litros diarios, entre el 50 y 58 por ciento del combustible que se surtía normalmente a Durango por parte de Pemex todavía en el mes de noviembre y la primera quincena de diciembre.

Favila Arrieta reconoció que el suministro es muy lento y no el deseado porque se está haciendo a través de pipas y no en carrotanques del tren como se hacía normalmente.

Pero esta situación no es lo único que está provocando que algunas estaciones de servicio se queden sin gasolina, se le suma las compras de pánico que se están haciendo porque el combustible para varios días se termina en unas cuentas horas.

Y Conforme avanzó la semana, la tensión e incertidumbre, crecían entre la población capitalina, por lo que el gobernador José Aispuro Torres, le entró al tema para evitar que la falta de información dañara la economía de la entidad.

Luego de recomendar a la población mantener la calma y no incurrir en compras de pánico de gasolina, y descartar a la vez que el desajuste haya generado riesgos en la operación de su administración, el gobernador del estado, José Aispuro Torres, aseguró que en Durango no existe desabasto de combustibles; “si bien existe algún desajuste, éste obedece a las acciones de las autoridades contra “huachicoleros” y también, a la situación de bloqueo que se mantiene en el puerto de Lázaro Cárdenas, en Michoacán, pero Pemex está cumpliendo normalmente”, declaró ante diferentes medios de comunicación.

Se ha incrementado la demanda -dijo- y ello sí está generando algún retraso, mas no desabasto. Este adjetivo aplicaría si se acabara el combustible en las gasolineras de la ciudad, señaló el Mandatario.

En efecto, puede ser que no haya combustible a ciertas horas y en algunas estaciones, pero durante el día se abastecen; “en tal sentido, hay comunicación con el director de Pemex y con la Secretaría de Gobernación. En ambos casos quedaron de estar pendientes del tema a fin de que el flujo de gasolina a Durango ocurra de manera ordinaria”.

En buena medida lo que hoy está también afectando, es el asunto de trenes detenidos en Michoacán. El no poder sacar las cargas por el bloqueo que prevalece allá, ha significado sí, que parte del norte de México observe algunos inconvenientes, agregó el gobernador Aispuro.

A Durango nos están suministrado de manera normal desde Mazatlán, de Ciudad Juárez y de Monterrey; “en este último caso, en Cadereyta, hubo también algunos inconvenientes que generaron retraso en el suministro, quien agregó: “estamos viendo cómo normalizar y es compromiso del gobierno federal, que una vez liberado el puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán, a Durango el combustible llegará principalmente por la vía férrea”.

Aispuro Torres precisó en que, cómo es posible que si Pemex está entregando los volúmenes normales de combustible, siga habiendo escasez del combustible. Entonces, se hace evidente que da resultado el ataque contra el “huachicol”; “es claro que en el pasado no había problemas y aquí surge el cuestionamiento sobre quién suministraba la parte que hoy está faltando”.

El miércoles 30, y derivado de las pláticas que ha tenido el gobernador del Estado de Durango, José Rosas Aispuro Torres, con el director General de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, se informa que se tendrá un incremento en el envío de combustible para la entidad.

De acuerdo a lo señalado por el Directivo de Pemex se enviará una importante cantidad de gasolina extra, para atender el consumo atípico que se ha generado en Durango.

 

El combustible enviado será un embarque adicional al que ordinariamente se entrega en la capital, con la finalidad de abastecer a las 68 gasolineras que operan en la mancha urbana.

El mandatario estatal agradeció la disposición de Octavio Romero Oropeza para atender la problemática que se presenta en Durango y pidió se mantenga este apoyo hasta que se normalice el consumo.

El titular del Ejecutivo reconoció que son diferentes estados del país los que han presentado problemas, pero confía en que la paraestatal apoyará a la entidad en caso de persistir la falta de hidrocarburo.

El 31 de enero se daba a conocer que con la llegada de 2.4 millones de litros de gasolina procedentes de Ciudad Juárez, se resolvió el tema del abasto presentado en días pasados y que ocasionó largas filas en las estaciones, en tanto se resuelve el transporte del combustible por tren, para garantizar la disponibilidad del mismo.

Como resultado de las gestiones que realizó el gobernador Aispuro Torres con el director general de Pemex, se logró que fueran enviadas suficientes pipas desde la ciudad fronteriza, transportando 2.4 millones de litros de gasolina, suficientes para garantizar su disponibilidad durante los siguientes días, por lo que en estos momentos todas las estaciones de servicio cuentan ya con el combustible para atender la demanda.

En esta ciudad hay 68 gasolineras, las cuales ya cuentan con suficiente combustible, ahora sólo falta esperar que el abasto de gasolina se pueda realizar por medio de cisternas que se transportan por ferrocarril desde Ciudad Juárez, para que se agilice su llegada y cubra las necesidades que se tienen de manera normal, pues el combustible de gasolina subió en cuestión de días, de 1.2 millones de litros a 1.5 millones, lo cual ocasionó desabasto de manera parcial.

Par el viernes primero de febrero, la situación se encontraba normalizada. Así, el gobernador salía de una apretada agenda que adoptó ante la incapacidad de los delegados federales que escondieron la cabeza para evitar ser receptores de la inconformidad de miles de duranguenses que invirtieron horas para poder comprar el combustible.

Aispuro evitaba una pequeña burbuja de crisis hacia el gobierno federal, y de esta forma, pavimentaba la primera visita de López Obrador a Durango, ya como presidente en funciones, el próximo 16 y 17 de febrero.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *