Juan Quiñones saca a la luz, la impunidad y abusos en el PAN

Aunque en el Senado ocupa una curul que corresponde a Movimiento Ciudadano, Juan Quiñones evita hablar con claridad de su posible incorporación al partido “naranja”; Marta Palencia ya lo presume como de ellos.

Tras anunciar su renuncia al PAN, partido en el que militó durante 21 años, Quiñones Ruiz denunció una serie de abusos y excesos en los que han caído quienes ahora se ostentan como los dueños del instituto político.


“Rómulo, Elizondo y Pancho Esparza, los que hacen daño al PAN”


Texto: Daniel Estrada

Tras 21 años de militancia y de haber sido pieza clave del equipo que en 2016 “descalabró” al PRI, Juan Quiñones Ruiz, renunció al Partido Acción Nacional (PAN), por culpa de personajes como Rómulo Campuzano Rodríguez, Rodolfo Elizondo Torres y Francisco Esparza Hernández, en contra de quienes hizo toda una serie de acusaciones.

Quiñones Ruiz fue presidente del Comité Directivo Estatal del PAN durante el periodo 2014-2016, tiempo de gran actividad electoral, en el que el blanquiazul obtuvo resultados históricos.

Si bien en las elecciones federales de 2015 no le fue muy bien al partido liderado por el ingeniero civil de profesión, en 2016 las cosas fueron mucho mejor, de tal manera que le arrebató la gubernatura al Revolucionario Institucional (PRI), se ganó en 12 municipios y se arrasó en los cinco distritos de la capital.

Aquel 5 de junio de 2016 por la noche, todos se tomaban de las manos y las levantaban en señal de victoria, sin pensar que tan solo dos años y medio después se encontrarían confrontados.

Y es que entre los más efusivos en la referida celebración, se podía ver a Elizondo Torres y a José Ramón Enríquez Herrera; uno panista y servidor público de larga trayectoria, y el otro un reconocido oftalmólogo que poco a poco se fue involucrando en la política.   

Sin embargo, cuando se comenzaron a agudizar los conflictos entre el gobernador José Rosas Aispuro Torres y el alcalde José Ramón Enríquez, también se conformaron dos frentes, de los cuales algunos no necesariamente decidieron formar parte, pero cuando menos lo pensaron ya estaban involucrados.

Juan Quiñones y otros panistas comenzaron a tener una mayor cercanía con Enríquez, situación que les fue recriminada por la actual dirigencia, quien tomó distancia del alcalde capitalino, luego de calificarlo como traicionero y oportunista, al considerar que su actuación no ha sido recíproca con el partido que lo llevó a la victoria.

El ex presidente del CDE Estatal del PAN también comenzó a ser relegado y molestado, según declaró el mismo, al presentar los argumentos que justifican su salida del PAN, partido al que dijo que todavía le guarda cariño.

“Decidí retirarme en lugar de hacer daño; he visto que la impunidad para algunos personajes prevalece, mientras que las quejas al respecto estaban en manos del Comité Ejecutivo Nacional y la dirigencia estatal, sin que nadie tomara una determinación”, expuso.

Acusó que en el caso de Rómulo Campuzano, actual secretario del CDE ha agredido a ancianos y mujeres, además de amenazar a funcionarios, por lo que lo consideró una “manzana podrida” que tendría que ser eliminada para evitar que contamine a las demás.

También mencionó a Rodolfo Elizondo, a quien señaló de apoyar a Martín Vivanco cuando fue candidato a diputado del PRI por el Distrito 05, apenas el año pasado.

Además, hospedó en su casa a Margarita Zavala, luego de haber dejado al PAN para ir en busca de una candidatura independiente, cuando el blanquiazul ya tenía candidato.

También habló de cómo Elizondo construyó tres edificios modernos en pleno Centro Histórico, al lado de la Librería Ochoa, en el Paseo de las Moreras, sin que ninguna autoridad lo impidiera, es decir, con total influyentismo.

También aseguró que Elizondo debe alrededor de 500 mil pesos de cuotas al partido, ya que cuando fue Secretario de Turismo en el país no hizo las aportaciones correspondientes, cuando en los estatutos se establece el 2 por ciento.

Dijo que en la misma situación se encuentra Francisco Esparza, quien tiene alrededor de dos años y medio como funcionario estatal y no ha cubierto sus cuotas.

Respecto a los señalamientos que refieren que Quiñones se adelantó a su expulsión, la cual ya estaba en puerta, opinó que se tardaron mucho (más de cinco meses) para hacer el procedimiento, pues todavía lo estaban convocando a la Comisión Permanente.

Juan Quiñones evitó hablar de su posible adhesión a Movimiento Ciudadano, partido que respalda a José Ramón Enríquez y al que ya se han unido varios panistas, como Luis Galindo y Carlos Segovia.

Dijo que permanece en el Senado en calidad de suplente, representando una alianza entre el PAN, MC y el PRD, teniendo en cuenta que la curul que atiende es parte de la bancada del partido “Naranja”.

Quienes lo conocen de cerca consideran que no se inscribirá en MC, ni tampoco espera regresar al PAN cuando hay cambio de dirigencia, sino que más bien el constructor se alejará de la política cuando deje el Senado.

Por lo pronto, Juan Quiñones se convirtió en el segundo Senador de la bancada de MC con mayor productividad durante el Primer Periodo de la LXIV Legislatura, de acuerdo con un análisis realizado por el portal Web México.com.

El senador por Jalisco, Clemente Castañeda, registró 27 iniciativas durante el periodo de referencia, mientras que Quiñones Ruiz tuvo un total de 20.

Con todo y eso, el expanista se asume como un suplente, que tendrá que ceder su lugar en el momento en el que el titular, José Ramón Enríquez, así se lo pida.

Mientras tanto, aseguró que no se lleva a nadie del PAN, ya que incluso tiene colaboradores panistas a quienes no les ha pedido dejar al partido junto con él, sino que tiene total libertad de continuar si así lo deciden.

Las reacciones

Por lo pronto, en la última Sesión Permanente del PAN, la cual tuvo lugar el 22 de enero, Rómulo Campuzano molestó a algunos de los integrantes y además presumió que él es dueño del partido.

“Más vale tener el al enemigo afuera que adentro en el PAN en Durango, hacen menos daño”, escribió Rodolfo Elizondo en su cuenta de twitter el mismo día en que Juan Quiñones se presentó ante los medios de comunicación a anunciar de viva voz su salida del PAN.

Hay que recordar que días antes ya circulaba en redes sociales una fotografía de la carta que el Senador hizo llegar a la dirigencia del partido para presentar su renuncia dirigida a Lorenzo Martínez Delgadillo, presidente del CDE.

Para Alfredo Herrera  Deras, panista con muchos años de militancia y aspirante a convertirse en candidato, la salida de Quiñones Ruiz del partido es de esas de las que siempre se dan en el entorno electoral. “Unos llegan y otros se van, pero no pasa nada”.

“Es normal que alguien no esté de acuerdo. Nadie sobra y nadie falta, la institución sigue y la gente se va y mientras unos se van otros llegan”, expuso.

“Le deseamos mucha suerte a los que se van, pero nosotros continuaremos haciendo nuestro trabajo en el PAN”,  declaró al ser entrevistado en compañía de José Antonio Ochoa Rodríguez y Jorge Salum del Palacio, quienes junto con él aspiran a la candidatura por la Presidencia Municipal de la capital.

Dijo que hay gente que ya no está a gusto con las decisiones del partido y “hacen su berrinche y se van”, pero quienes se han quedado tienen el compromiso de ser institucionales y de cuidar al partido.

Por su parte, Martha Palencia Núñez, coordinadora de Movimiento Ciudadano en Durango, ya se refiere a Juan Quiñones como parte de Movimiento Ciudadano, aunque haciendo referencia al rol que desempeña en el Senado.

Anotó que hoy MC cuenta con siete senadores, 27 diputados federales y 84 diputados locales, por lo que el partido “Naranja” se encuentra en pleno crecimiento y listo para competir sin alianzas en las próximas elecciones, con candidatos para cada uno de los 39 municipios de Durango.

También mencionó que así como para Quiñones, las puertas están abiertas para otros cuadros valiosos que puedan aportar a este partido que se perfila para participar con candidatos propios en los 39 municipios, en los próximos comicios locales. “Aunque nos reservamos el derecho de admisión, como en los bares”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *