Enríquez: ha reeplantear el camino a seguir en el nuevo escenario

Después del “siempre no” de Morena, a Enríquez todavía le quedan unas cuantas cartas por jugar

Gabriel García Hernández, líder de Coordinadores Estatales, ex secretario de organización de Morena y parte del equipo cercano de AMLO desde hace más de 15 años, fue quien ocasionó la desaparición de José Ramón.

El también conocido como “monje negro” en los círculos cercanos al Presidente de la República tiene incluido a Enrique Novelo entre su grupo de allegados, quien a su vez mantiene cercanía con Otniel García Navarro. 


Tras su paso efímero por Morena y el cierre de puertas en el PAN


TEXTO: Daniel Estrada

Han transcurrido días complicados para José Ramón Enríquez Herrera, luego de haber sido borrado sorpresivamente de la lista de precandidatos del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); sin embargo, todavía tiene tiempo y más opciones para aparecer en la boleta el próximo 2 de junio.

El día de su registro, Enríquez Herrera llegó con gran optimismo hasta el lugar en el que se llevó a cabo dicho procedimiento, para luego retirarse satisfecho de su inscripción y refiriendo estar listo para trabajar por Durango “desde la izquierda”.

El médico oftalmólogo se empoderó todavía más cuando el pasado 26 de febrero su nombre apareció en una lista en la que también figuraban Héctor Vela Valenzuela, Otniel García Navarro y Silvestre Flores de los Santos.

Por algunas horas, dicha lista se puso en entredicho, debido al surgimiento de otra en la que aparecían nombres distintos de ciudadanos que también se registraron en busca de la candidatura de Morena a la Presidencia Municipal de la capital.

Sin embargo, a final de cuentas se corroboró que los nombre fueron publicados en el sitio web oficial del partido guinda, por la Comisión Nacional de Elecciones.

Ante este panorama, el Alcalde de Durango, quien va con todo por la reelección, emprendió una pequeña campaña en los medios informativos en la que justificó su acercamiento con la izquierda, no de hoy, sino de hace varios años.

También se reunión con reporteros, columnistas y directivos de los diferentes medios de comunicación, con el objetivo de buscar un mayor y mejor acercamiento, de alguna forma dando el mensaje de que estaba del lado del partido y la gente del Presidente de la República y por ende contaba con su respaldo.

El desconcierto

Eso sucedió el lunes 4 de febrero por la mañana, empero, al día siguiente, por la tarde noche, comenzó a difundirse un documento de Morena, en el que se aclaraba que solamente se tenían dos precandidatos registrados: Otniel García y Silvestre Flores.

Al corroborar en el portal oficial del partido, fue posible ver la veracidad de la información, por lo que tanto José Ramón Enríquez, como Héctor Vela quedaron fuera, situación que cortó de tajo las expectativas de ambos precandidatos externos.

La situación causó sorpresa en los diferentes sectores, pero para los “Morenos” como se identifican quienes tienen años de militancia en el partido, esta fue una gran noticias, mientras que para el Alcalde y sus allegados fue difícil de digerir.

Enríquez se encontraba en la ciudad de México y allá siguió todavía por algún tiempo, sin emitir ninguna reacción pública sobre el tema, mientras que en redes sociales, Vela Valenzuela sentenció que seguirá luchando por un mejor país y un mejor Durango. Apoyando la “cuarta transformación”. Derecho que nadie le puede quitar.

No obstante, la incógnita respecto a la verdadera razón por la que Enríquez fue borrado de la lista, comenzó a crecer y muchos comenzaron a sacar diferentes conclusiones.

“Monje negro”

De acuerdo con el análisis de Víctor Hernández Guerrero, en su programa matutino “En Medio de los Medios”, quien influyó para que truncara la aspiración de José Ramón, al menos bajo el color de Morena, fue un “pez gordo” de nombre Gabriel García Hernández, un hombre muy allegado a Andrés Manuel López Obrador, no de ahora, sino de muchos años.

Pero ¿Para qué o por qué meter las manos en el proceso de Durango por parte de quien hoy es líder de Coordinadores Estatales, ex secretario de organización de Morena y parte del equipo cercano de AMLO desde hace más de 15 años?

García Hernández tiene en su equipo de “súper delegados” a la gente de su mayor confianza, incluyendo a Enrique Novelo Solís por Durango, quien a su vez lleva una estrecha relación con Otniel García Navarro, uno de los dos precandidatos que siguen vigentes.

A Gabriel García se le conoce en el círculo cerrado de López Obrador como el “monje negro”, a quien se identifica como experto en la conformación de estructura electoral y participante en las tres campañas nacionales del actual Presidente de México.

Es Senador con licencia y formó parte de la Comisión Nacional de Elecciones del partido guinda, por lo que se presume que todavía mantiene influencia en el órgano desde el que se determinó eliminar a Enríquez y a Vela.

Gabriel García bien puede ser considerado como el número dos, incluso por arriba de Alfonso Romo Garza, jefe de oficina de AMLO, debido al poder que da estar al frente del equipo de “súper delegados”.

Éste mantiene, desde su trinchera, una competencia a discreción con Yeidckol Polevnsky Gurwitz, presidenta de Morena a nivel país, debido a la influencia que por años ha tenido en el partido.

El poder que ha adquirido y que está ensanchando en el país, sacando provecho del potencial que representan los programas sociales, ha fortalecido políticamente a García Hernández y a su gente, lo cual involucra a Otniel García.

Se presume que la injerencia del “Monje Negro” en la Comisión Nacional de Elecciones se da a través de Francisco de la Huerta y  Mauricio Hernández, por lo que buscará influir en la asignación de candidaturas en los estados en los que hay elecciones este año.

A final de cuentas, no es que este personaje haya tenido algún problema personal o motivo particular para impedir que Enríquez continuará en la pelea por la candidatura de Morena por la capital de Durango, sin que simplemente el Alcalde en funciones no es de su gente.

Esta situación le cambió todo el panorama a José Ramón, quien hasta el pasado lunes 4 de marzo llevaba una racha totalmente positiva, pues aparentemente todo le estaba saliendo bien y avanzaba sin contratiempo a su meta de convertirse en el primer Alcalde reelecto en Durango.

Las otras posibilidades

Con todo y la forma en que la que al Alcalde capitalino se le cayó la posibilidad de competir por Morena en los próximos comicios, todavía son varias las probabilidades que tiene, por más absurdas que pudieran parecer.

Y es que a la alianza Morena, PT, PES, se ha sumado un cuarto actor que es el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el cual ofrece una presencia en el ámbito nacional más equilibrada que cualquier otro de los aliados del guinda.

No hay que olvidar que en las negociaciones, los partidos involucrados en las coaliciones o candidaturas comunes trata de colocar a la mayor cantidad de cuadros posibles, por lo lo que cada uno de los mencionados hará sus propuestas.

Morena tiene a sus dos precandidatos, cuya identidad será definido por encuesta. Por el Partido del Trabajo (PT), se perfila Alejandro González Yáñez, un perfil fuerte y de mucha experiencia, mientras que Enríquez podría buscar la oportunidad por el Verde.

De forma previa al periodo de campaña, entre el 27  de marzo y el 3 de abril del año en curso, hay que registrar a los candidatos, por lo que ya los partidos y alianzas deberán tener definidos a quienes apoyarán en la contienda.

Recientemente José Ramón tuvo un encuentro con Carlos Alberto Puente Salas, líder nacional del PVEM, quien a su vez se comunicó con Gerardo Villarreal Solís, diputado por ese partido en Durango, para que buscara estar bien con el Alcalde.

Hay que recordar que como presidente de la Comisión de Responsabilidades del Congreso del Estado, a Villarreal Solís le ha correspondido encabezar los procedimientos sancionadores en contra del doctor, lo que ha ocasionado que no necesariamente tengan la mejor relación.

No se puede descartar que Enríquez pida al líder nacional del el Verde que solicite la candidatura por la capital del estado y que le permiten a él participar.

Hay que recordar que ya lo hizo una vez, cuando el Movimiento Naranja, en las negociaciones para ir en alianza, solicitó al PAN el primer lugar de la fórmula al Senado en las elecciones de 2018, para darle a Enríquez Herrera la oportunidad de participar.

De hecho, Martha Palencia Núñez, dirigente de MC en Durango, recientemente declaró que José Ramón Enríquez tiene las puertas siempre abiertas en el partido “que siempre ha sido su casa”.

Dijo que el próximo 20 de marzo serán aprobados los candidatos de los 39 municipios del estado

Y sus planillas y al doctor Enríquez ya se le hizo la invitación para que participe por la capital.

Comentó que hay descontento por parte de los ciudadanos que apoyan al Alcalde, debido a que no tuvo la oportunidad de participar por Morena, pues en la actualidad la gente se fija más en el perfil de los candidatos que en los partidos.

De esta manera, mientras que en el PAN y Morena se le cerraron las puertas al doctor, todavía le quedan las opciones del Partido Verde, en el contexto ya mencionado o por Movimiento Ciudadano.

Entre tanto, mientras que Otniel García parecía tomar con mesura la noticia, Silvestre Flores se mostró más efusivo al ver que la probabilidad de convertirse en candidato de su partido, además de un tanto confundido por la repentina popularidad que de pronto obtuvo.

De un día para otro, Flores de los Santos se hizo de un grupo de asistentes y comenzó a administrar su agenda de forma más selectiva, cuando hacía apenas unos días, su nombre era desconocido para quienes no están familiarizados con Morena de Durango.

Tras confirmarse la eliminación de Enríquez y Vela de la lista, Otniel y Silvestre, salieron junto con Armando Navarro a dar una rueda de prensa, en la que entre otras cosas, acordaron respetar el resultado de la encuesta mediante la cual se elegirá al candidato.

Ambos se comprometieron a apoyar la candidatura del que resulte ganador de los dos, asumiendo que la decisión de “bajar” a los otros dos competidores fue una acción que agradó a ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *