Secuestro de Juan Argumedo, nos obliga a voltear, con temor, al pasado inmediato

“Levantón de Argumedo en Lerdo, ajeno al Proceso Electoral”

El Gobernador califica el hecho como aislado, además de asegurar que hay tranquilidad en los 39 municipios del estado para que el periodo de campañas, ya muy próximo, transcurra sin incidentes.

Las elecciones pasadas  transcurrieron en total calma en el estado de Durango, aunque no siempre ha sido así: en 2010 un diputado local electo fue “levantado” y encontrado sin vida dos años después y en 2013 un candidato a Alcalde por San Dimas también fue asesinado.


El político, se registró como precandidato por Morena, a la presidencia municipal de Lerdo


Texto: Daniel Estrada

Durango ha tenido momentos complicados en materia de seguridad en tiempos electorales, de ahí que cada vez que hay comicios es prioridad generar las condiciones apropiadas para que la violencia esté lo más lejos posible de candidatos y demás figuras públicas, de tal forma que los ciudadanos tengan toda la confianza para poder acudir a las urnas a emitir su voto con libertad.

El pasado sábado 16 de marzo se suscitó un hecho que ocasionó cierto nerviosismo en el ámbito político-electoral. Se trata del secuestro de Juan Argumedo Gaytán, quien en determinado momento aspiró a convertirse en candidato a la Presidencia Municipal de Lerdo, por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En un comunicado emitido el lunes 18 de marzo por la tarde, la Fiscalía General del Estado (FGED) reconoció la privación ilegal de la libertad de Argumedo, la cual se suscitó en el estacionamiento de un concurrido centro comercial, ubicado en el periférico de Ciudad Lerdo.

De acuerdo con el relato oficial, la víctima iba a bordo de una camioneta de la marca GMC, línea Sierra, modelo reciente, color negro, cuando fue abordado por dos personas del sexo masculino con los rostros cubiertos.

Estas personas lo subieron en contra de su voluntad a un vehículo con los vidrios polarizados, color negro, para después darse a la fuga con rumbo desconocido, mientras que en el lugar quedó abandonada la unidad de la víctima.

Hace bastante tiempo que no se hacía pública una historia como esta, por lo que no pasó desapercibida para los ciudadanos de las diferentes regiones de la entidad, mientras que medios de comunicación nacionales cuestionaron las condiciones de seguridad de Durango en pleno tiempo electoral.

Sin embargo, las autoridades locales, deslindaron el secuestro de Juan Argumento de los asuntos electorales de la entidad, al argumentar dos situaciones.

En primer lugar, se reconoció que el lerdense sí se registró el pasado 26 de febrero como aspirante a la candidatura del municipio lagunero, en el marco de la convocatoria abierta que emitió Morena.

El nombre de Argumendo Gaytán no apareció en la lista publicada el pasado 2 de marzo por el instituto político, en la que se daban a conocer los nombres de quienes fueron admitidos por la Comisión Nacional de Elecciones.

En este sentido, las aspiraciones políticas de este ciudadano quedaron disueltas, al igual que su relación con el partido guinda, pues de antemano su pretensión era llegar como candidato externo, como muchos lo intentaron en su momento.

En segunda instancia, tanto el Gobernador del Estado, como el Secretario General dejaron entrever  que había motivos distintos a su aspiración política, los cuales pudieron haber sido el motivo por el cual fue privado de su libertad.

Un hecho aislado

José Rosas Aispuro Torres, gobernador del Estado, relató que en la reunión que sostuvo a media semana con Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), le dio cuenta de lo ocurrido en el municipio de Lerdo.

Además se comprometió a garantizar que la investigación del caso arroje el motivo real por el que se suscitó la privación ilegal de la libertad de Argumedo, e insistió en lo que ya había declarado con anterioridad, en cuanto a que el suceso no tenía nada que ver con el tema político electoral.

 “Esperamos saber cuál es el fondo de esto. Tenemos otros indicios pero no queremos adelantar juicios hasta tener mayor información”, apuntó.

Afirmó que en ninguno de los 39 municipios del estado existe riesgo para los candidatos y demás integrantes de los partidos, por lo que el periodo de campaña que está por iniciar cuenta con las condiciones suficientes para transcurrir con toda calma.

Empero, el Gobernador del Estado consideró que para que las campañas transcurran en un entorno de civilidad, los candidatos tienen que ayudar a generar un ambiente de armonía, de tal manera que se genere la confianza para que los ciudadanos vayan a votar con toda confianza el próximo domingo 2 de junio.

El ejecutivo estatal valora lo ocurrido como un caso aislado y prevé un Proceso Electoral como el transcurrido en 2018, cuando a pesar del empate de la elección local y federal, no hubo incidentes que lamentar como si se tuvieron en otras entidades.

Hay que ver que ocurrió

Por su parte, Ruth Medina Alemán, fiscal General del Estado, declaró que una vez que se mencionó que Argumedo ya estaba libre, el Vicefiscal, un médico y un psicólogo se reunieron con él para corroborar la información, así como su condición de salud.

En ese momento se tomó la determinación de esperar a que se recuperara de las lesiones sufridas para que pueda comparecer sobre los hechos en los que fue privado de su libertad.

Adrián Alanís Quiñones, titular de la Secretaría de General de Gobierno, expresó que Juan Argumedo no formaba parte de ningún partido y su único acercamiento con estos fue su registro con Morena, en el marco de la apertura que este partido asumió.

“Sabemos que se juntaba con unas gentes que como dicen por ahí: el que juega mucho con lumbre algún día se quema. Se supone que por el lado de Coahuila tenía ciertos antecedentes”, apuntó.

Fuera de este incidente, dijo que en el estado hay condiciones de armonía, seguridad y certeza jurídica y electoral, para llegar al día de los comicios sin ninguna situación que lamentar.

Dijo que hasta el momento ningún candidato o partido ha solicitado seguridad especial ante la Secretaría General de Gobierno, aunque hay total disposición para ofrecer este tipo de apoyo en caso de que alguien lo pida.

También mencionó que en tiempos electorales es normal que se intensifique la vigilancia en las diversas regiones del estado, acción que se lleva a cabo con el objetivo generar un ambiente de certidumbre.

Siempre que puede, Alanís Quiñones resalta las condiciones  de tranquilidad en las que transcurrió el pasado Proceso Electoral, cuando en otras entidades del país se tuvieron situaciones graves de inseguridad.

Tiempos para olvidar

Aunque hay que recordar que no todo el tiempo ha sido así en Durango, pues en julio de 2010, cuando ya había ganado la elección como diputado local, el panista Alfonso Peña fue “levantado”, con todo y que tenía asignada seguridad especial.

En marzo de 2012, el cuerpo de Peña, quien fue presidente municipal de Tepehuanes, fue identificado en una fosa clandestina.

El 1 de julio de 2013 se dio a conocer la privación ilegal de la libertad de Ricardo Reyes Zamudio, quien era candidato del partido Movimiento Ciudadano a la alcaldía de San Dimas, quien fue encontrado sin vida.

El lugar de Ricardo en la competencia por la alcaldía del municipio de San Dimas fue ocupado por su hija Alma Leticia Reyes Guerra, quien ganó la elección y se convirtió en presidenta municipal.

Hay que recordar que en julio de 2010, las urnas de dos casillas en esta ciudad de Durango fueron robadas por hombres armados, en el marco de una jornada electoral que transcurrió con varios episodios de violencia.

Un caso se registró en el Barrio de Analco, en donde incluso una mujer resultó lesionada, mientras que otro incidente se perpetró en la colonia Valle del Guadiana.

En hechos más recientes, en los comicios de 2016, algunas casillas (ubicadas en escuelas) de la ciudad de Durango, amanecieron con aceite y estiércol esparcidos en los accesos principales, situación que causó la indignación de los electores, quienes lejos de dejar de sufragar por esta causa, comenzaron a promover la asistencia a las urnas entre sus vecinos y familiares.

Tal fue el caso de la Escuela Secundaria Técnica 73, en donde alrededor de las 4:30 de la mañana del día de las votaciones, encapuchados derramaron aceite quemado, encadenaron las rejas del plantel y hasta estiércol tiraron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *