Ante movilidad de 80 %, municipio aprieta controles en venta de alcohol

Texto: Daniel Estrada O.

Se han vuelto a cerrar espacios públicos

Alta movilidad orilló a implementar Ley Seca. Una de las principales disposiciones, fue la adecuación de los horarios para la venta en expendios de bebidas con contenido alcohólico, que quedaron de lunes a viernes hasta las 22:00 horas, los sábados hasta las 18:00 horas, y los domingos queda prohibida su venta.

 El acuerdo se mantuvo vigente hasta el pasado fin de semana, aunque autoridades municipales no descartan una ampliación en la totalidad o en parte de las disposiciones, segúnresulte necesario.

 A pesar de que se requiere un -65 por ciento de movilidad, para reducir el riesgo de contagios, este mes se han alcanzado registros positivos de hasta 80 por ciento, según el reporte de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC).

El Municipio de Durango se hizo con las herramientas necesarias para fortalecer las medidas disciplinarias que se requieren para abandonar el color rojo en el semáforo epidemiológico, impuesto por el Gobierno Federal, ante la alta movilidad que se ha mantenido en las principales áreas urbanas de la entidad, aunque de forma temporal.  

En agosto, la capital del estado ha mantenido una alta movilidad, muy alejada de los parámetros que se requieren para reducir el índice de contagios de COVID-19, según lo refiere Guillermo Pacheco Valenzuela, titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC).

Y es que a pesar de que se requiere un -65 por ciento de movilidad, para reducir el riesgo de contagios, este mes se han alcanzado registros positivos de hasta 80 por ciento, lo que de alguna forma deja ver que la ciudadanía no ha estado respondiendo “por la buena”.

Para muestra un botón: Gustavo Paredes Moreno, titular de la Dirección Municipal de Protección Civil (DMPC), informó que el pasado domingo 9 de agosto, fueron retirados de la presa Peña del Águila los ocupantes de hasta 200 vehículos.

Una vez que inició agosto, el Gobierno del Estado promovió una serie de medidas de seguridad sanitaria mediante el «Pacto de responsabilidad social», con las que se pretendía ayudar al retorno al tono naranja en el semáforo epidemiológico, aunque el decreto fue de 15 días de vigencia.

Para que pudieran entrar en vigor algunas de estas medidas, el Municipio de Durango tuvo que hacer adecuaciones en sus reglamentos, sobre todo en temas como los horarios de venta de bebidas con contenido alcohólico.

Entre el fin e inicio de semana, correspondientes a los días 8 y 9 de agosto, las nuevas disposiciones para el horario en la venta de alcohol todavía no estaban vigentes, no obstante, la autoridad municipal pidió apoyo a los expendedores de bebidas embriagantes para restringir la comercialización del producto, en apoyo al pacto.

El lunes 10 de agosto, a través de la Gaceta Municipal, se dieron a conocer las adecuaciones que se hicieron al Reglamento para el Control de la Venta y Consumo de Bebidas con Contenido Alcohólico, para poder modificar el horario de comercialización.

El «Pacto de responsabilidad social», fue aprobado el 31 de julio de 2020 y publicado en el Periódico Oficial no. 62, con fecha 02 de agosto de 2020.

De este se derivó el Acuerdo Administrativo del Municipio de Durango, en el que se precisan las medidas que se estarán aplicando para ayudar a reducir el índice de contagios de Coronavirus en esta capital.

En este, no solamente se hicieron adecuaciones al Reglamento para el Control de la Venta y Consumo de Bebidas con Contenido Alcohólico, sino también al Reglamento de Fomento Económico del Municipio de Durango.

Una de las principales disposiciones, es la adecuación de los horarios para la venta en expendios de bebidas con contenido alcohólico, que quedaron de lunes a viernes hasta las 22:00 horas, el sábado hasta las 18:00 horas, y el domingo quedó prohibida su venta.

La flexibilidad con el cubrebocas

Uno de los temas que más llama la atención es el uso del cubrebocas, ya que es un hecho que todavía hay muchas personas que no atienden al llamado de utilizarlo siempre en la vía pública y solamente lo utilizan para poder ingresar a los establecimientos comerciales, pues es la única forma de que los dejen entrar, pero no lo emplean de la forma correcta.

Con base en el Acuerdo Administrativo, este implemento se convirtió en obligatorio entre la población, de tal forma que quien no lo usara podría ser sancionado con trabajo comunitario.

Mario Garza Escobosa, secretario del Ayuntamiento manifestó que en este asunto se iría de menos a más, es decir, habría flexibilidad con los ciudadanos que no usan cubrebocas, al conminarlos de buena manera a utilizarlo y en caso de que no trajeran, se les regalaría uno.

Son 10 mil los cubrebocas los que tenía el Ayuntamiento para repartir, mismos que fueron donados por la representación en Durango de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

La intención de las autoridades es continuar invitando a los ciudadanos a utilizar el cubrebocas, pero en caso de que insistieran en la negativa de hacerlo, serían sancionados con trabajo comunitario, quedando descartado el castigo pecuniario.

Fue el propio alcalde Jorge Salum del Palacio, quien explicó la manera en la que se actuarán en torno a la obligatoriedad del cubrebocas, siempre dando prioridad a que los ciudadanos atiendan el llamado de manera voluntaria.

Antonio Bracho Marrufo, titular de la Dirección Municipal de Seguridad Pública, manifestó que los agentes policiales participaron en la donación de cubrebocas y solamente en caso de que los ciudadanos fueran renuentes a su uso, serían sancionados con trabajo comunitario.

Descartó la aplicación de sanciones económicas y uso excesivo de la fuerza en contra de quienes no atienden esta disposición, por lo que pidió que se haga la denuncia correspondiente, en caso de que se presente algún abuso por parte de los agentes.

Puntos de revisión

En cuanto a los operativos que se implementaron para conminar a los ciudadanos a irse a su casa, cuando no tuvieran algo esencial que hacer, dijo que de lunes a viernes estuvieron activos a partir de las 11:00 de la noche, mientras que sábado y domingo todo el día.

En específico, el Acuerdo contempló  que “se instalaran puntos de revisión vehicular de lunes a viernes a las 23:00 horas, y sábado y domingo durante todo el día, para verificar que los vehículos particulares estén realizando actividades esenciales y de no ser así, conminarlos a resguardarse en sus casas”.

Respecto a las reuniones o celebraciones familiares, solamente se permitieron reuniones de manera presencial hasta un máximo de 15 personas, guardando siempre las medidas de seguridad sanitaria.

Las fiestas o celebraciones con una asistencia mayor a 15 personas, se consideraron masivas y quedaron estrictamente prohibidas hasta nuevo aviso y quienes violaron esta disposición, se hicieron acreedores a las sanciones correspondientes.

Otro de los asuntos que causó controversia es el de los horarios para funcionamiento de los establecimientos que venden alimentos preparados, de lunes a sábado hasta las 23:00 horas, y el domingo solamente hasta las 21:00 horas.

Pero también los horarios de funcionamiento de establecimientos con venta de bebidas con contenido alcohólico para consumo en el lugar, como bares, cantinas y centros nocturnos, fue de lunes a sábado hasta las 23:00 horas, mientras que el domingo quedó prohibida su venta.

La autoridad municipal precisó que estos horarios aplicaron también para la venta de bebidas en los locales que venden alimentos preparados y que cuentan con licencia para ello, en todos los giros.

Autoridades municipales como estatales han reconocido que hay un retroceso en torno a las acciones emprendidas para contrarrestar la pandemia, motivo que orilló a tomar una serie de decisiones que van más allá del acuerdo.

En el caso específico del Municipio de Durango se anunció que se volverán a cerrar espacios como la Plazuela Baca Ortiz y posiblemente parte del corredor Constitución, mientras que seguirán bloqueados de forma parcial otros, como la Plaza de Armas.

Con estas determinaciones se busca evitar las aglomeraciones que son tan comunes en estos espacios de la ciudad y que, en el caso de la Plazuela, se tendrá que reforzar la vigilancia, pues los mismos ciudadanos retiran las vallas y señalamientos.

Fue el propio alcalde Jorge Salum, quien precisó que el Acuerdo tenía vigencia hasta el pasado fin de semana, aunque existía la posibilidad de que se hiciera una ampliación, en caso de que se considere necesario.

Por su parte, Adrián Alanís Quiñones, titular de la Secretaría General de Gobierno indicó que para hacer una ampliación es necesario un análisis por parte del Consejo Estatal de Seguridad y Salud, pues son varios los aspectos que tienen que tomarse en cuenta para ello.

Dijo que se tiene que tener en cuenta que empresarios restauranteros y expendedores de bebidas con contenido alcohólico, se ven muy afectados por este tipo de medidas e incluso lo han externado, por lo que una ampliación del Acuerdo podría ocasionar no solamente descontento, sino un daño económico que no se quiere para ningún sector.