Durango, en el juego

de los colores Covid-19

Texto: Daniel Estrada O.

Autoridades con medidas de semáforo rojo, pero oficialmente en naranja, aunque la sociedad sigue en verde

Por altas cifras de COVID-19, hasta las bodas se suspendieron

 

Sergio González Romero, titular de la Secretaría de Salud, reveló que hay tres mil médicos aislados, de los cuales alrededor de mil 600 han sido contagiados y el resto son parte de la población en riesgo. Por lo pronto, la gente ya hace filas en los hospitales.

 

Las reuniones sociales son la principal causa de contagio en Durango; cada semana son reportadas entre 150 y 200 concentraciones de personas, la mayoría en interiores y exteriores de casas particulares, según datos de la DMSP.

En Durango la capacidad hospitalaria para pacientes Covid-19 llegó al límite de su capacidad, con el exagerado incremento de casos positivos que se han registrado en octubre. Tal situación llevó a las autoridades locales a tomar medidas drásticas, entre las que por primera vez se contempla la suspensión de matrimonios y bodas, además del regreso de la Ley Seca los domingos y un nuevo cierre de antros, bares y centros nocturnos.

La situación se ha tornado tan grave en el estado de Durango durante el mes en curso, que tan solo entre el 1 y el 21 de octubre (fecha en el que se anunciaron las nuevas medidas) se registraron dos mil 876 nuevos contagios, así como 108 fallecimientos.

El 1 de octubre pasado, el número de personas que habían dado positivo al virus en la entidad era de ocho mil 814, mientras que para el día 21 ya se había llegado a los 11 mil 690 casos; en lo que se refiere a defunciones, el 1 de octubre se tenían 667 y al 21 de octubre ya eran 775.

Como lo indican las cifras oficiales que diariamente da a conocer la Secretaría de Salud de Durango, el incremento en los contagios ha sido desmedido, situación que ha colocado a la capital del estado como las de mayor número de contagios, situación que se ha hecho evidente en la gran cantidad de afluencia que se ha tenido en los hospitales durante los últimos días.

El gobernador José Rosas Aispuro no descarta hacer lo mismo que en Chihuahua y regresar a Semáforo rojo, en caso de que las cosas no mejoren pronto.

La capacidad de atención ha sido sobrepasada, de tal manera que los Servicios de Salud del Estado han hecho el llamado a los pacientes Covid-19 en la capital, que requieren hospitalización, a comunicarse al número de emergencias 911, antes de acudir a algún nosocomio.

De esta manera, se deja claro que el Hospital General 450, las clínicas del IMSS y del ISSSTE, así como el Hospital Militar, ya tienen dificultades para dar la atención inmediata a quienes presentan un cuadro delicado por causa del coronavirus.

Sergio González Romero, titular de la Secretaría de Salud, informó que hay tres mil elementos del personal médico de Durango, que se encuentran aislados. De esta cantidad, alrededor de mil 600 han sido contagiados, mientras que el resto tiene que estar en casa por ser parte de la población vulnerable.

Se ha buscado la reubicación de personal médico, en lo posible, además de que hay plazas disponibles para médicos y enfermeras que tengan interés en desempeñarse en áreas Covid-19, pero ha sido difícil que alguien atienda a esta convocatoria.

En este sentido, el médico especialista en atención de urgencias cardiovasculares, manifestó que, si bien todavía hay camas para la posible atención de pacientes afectados por el virus, lo que ya no hay es personal médico suficiente para cubrir esta demanda.

Tal situación ha sido exhibida en últimos días, con la difusión de videograbaciones en redes sociales, en las que se puede observar la cantidad de personas y vehículos en torno al Hospital General 450, en espera de atención.

Por eso, para evitar acudir en busca de ayuda emergente y tener que esperar por mucho tiempo, surgió la recomendación de hablar al número de emergencias 911, para que en el mismo se haga la recomendación del nosocomio con mayor posibilidad de dar una atención oportuna.

Frente al desalentador panorama que puso a Durango en los reflectores nacionales, como uno de los estados con alta probabilidad de un rebrote, junto con Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Hidalgo, Nuevo León, Querétaro y Zacatecas, el Gobierno del Estado tomó la determinación de implementar nuevas disposiciones, particularmente en la capital.

Nuevas disposiciones

Por esta razón a partir del pasado fin de semana se activaron las nuevas medidas, particularmente en la capital del estado, mismas que tendrán una vigencia de por lo menos dos semanas, si es que se logra poner un freno al incremento de contagios que se ha tenido durante el último mes.

Para ello, Aispuro Torres indicó que ha instruido a la Dirección General del Registro Civil para que posponga este trámite, con lo que se busca inhibir la celebración de fiestas.

Aunque para algunos esta medida parezca fuera de lugar, hay que citar que el pasado 10 de octubre, en la ciudad de Torreón, Coahuila, se celebró una boda con alrededor de 700 invitados, que derivó en el contagio de 90 personas.

Las autoridades del estado de Coahuila indicaron que el evento social no estaba autorizado y que su celebración contravino las disposiciones que se han tomado para prevenir la proliferación de la enfermedad que tuvo su origen en China.

En el caso de esta entidad, el mandatario estatal señaló que el incremento desmedido de contagios se ha dado como consecuencia de la movilidad excesiva y la gran cantidad de eventos sociales, hemos llegado a una ocupación hospitalaria al borde de su capacidad.

Se requerirá coordinación

El alcalde Jorge Salum del Palacio, dijo estar de acuerdo con las medidas tomadas por el Consejo de Seguridad en Salud y dadas a conocer por el gobernador, ya que admitió que el municipio de Durango estaba muy cerca de pasar del color naranja al rojo, en el Semáforo Epidemiológico.

No pudo dejar de mencionar que justo en ese día en el que se daban a conocer las nuevas disposiciones, se estaba rompiendo de nueva cuenta el récord de contagios en 24 horas, al llegar a los 288 casaos positivos y alcanzar los 15 fallecimientos.

El Presidente Municipal dijo confiar en que con las nuevas determinaciones, se ayudará a reducir el número de contagios, ya que estas tienen como objetivo evitar la socialización que tanto ha afectado a la capital del estado.

No se puede dejar de citar que las recientes declaraciones de Antonio Bracho Marrufo, titular de la Dirección Municipal de Seguridad Pública (DMSP), quien admitió que cada semana ubican entre 150 y 200 reuniones en las que participa un buen número de asistentes.

La mayoría de esta son en domicilios particulares, por lo que se espera que, restringiendo la venta de bebidas con contenido alcohólico, se podrá inhibir en parte la actividad.

Lo mismo ocurre con la restricción en el horario de restaurantes, el cierre de los antros y salones de eventos, pues lo que se quiere es que los ciudadanos estén conscientes de que se vive una situación emergente en materia de salud y no es conveniente hacer como que no pasa nada.

Lo que el Municipio hará es mantener la vigilancia para evitar que se desobedezcan estas y otras medidas que ya se venían aplicando, con la aplicación de las sanciones que permitan los reglamentos vigentes.

Lo que no se quiere es volver a parar la mayor parte de la actividad económica, por lo que se espera que los ciudadanos pongan la parte que les corresponde, ya que hay lugares con acceso restringido, que podrían cerrar en su totalidad, en caso de que la movilidad siga igual y los contagios no disminuyan.