El bloque Centro-derecha (PRI-PAN) y sus ventajas competitivas en 2022

Sin Censura.-

Por: Víctor R. Hernández

En el espacio del PRI, PAN y PRD, la vida continúa a otra velocidad, mucho más lenta que en el cuartel de las izquierdas.
Este domingo dos de enero, apenas se registró por la derecha (PAN), Héctor Flores Ávalos, quien a lo largo de los últimos seis meses se mantuvo entre el quinto y el sexto lugar de las preferencias internas del blanquiazul, en donde Jorge Salum inicio y terminó a la cabeza, según las encuestadoras.
Los panistas con el gobernador José Aispuro Torres a la cabeza, luchan desesperados por convencer a Alejandro Moreno, líder nacional del PAN, que son la mejor opción para encabezar la lucha por la gubernatura. De ahí que el proceso de negociación se siga retrasando deliberadamente, con el claro propósito de darle tiempo y pista a Flores Ávalos para que acorte la distancia sobre el priista Esteban Villegas Villarreal.
Sin embargo, con la maniobra que las cúpulas nacionales del PAN y PRI realizaron recientemente en el estado de Hidalgo, todo apunta a que será el PRI quien postule al candidato aliancista, según la columna de Templo Mayor, publicada este domingo 2 de enero, en el diario Reforma:
“EL PLEITO que se traen en el priismo por la candidatura al gobierno de Hidalgo, dicen que en el fondo se trata de una carambola de tres bandas. Según cuentan en los círculos tricolores, se trata en realidad de un trueque con los panistas.
“LA JUGADA de Alejandro Moreno, al supuestamente cederle la nominación al PAN, es para que este partido proponga como candidata de la coalición a la priista Carolina Viggiano (esposa de Rubén Moreira, segundo en el mando del PRI nacional). A su vez, el PAN hará lo mismo en Durango, donde dejará que el PRI proponga un candidato aliancista que no sea afín al gobernador José Rosas Aispuro, que es panista, pero contrario a la dirigencia de Marko Cortés”.
El PRI Durango, por su parte, publicó la convocatoria para el registro interno a precandidatos a gobernador, misma que se cierra el próximo 10 de enero.
Pero al igual que en el bloque de izquierdas, también hay voces discordantes que muestran su inconformidad.
— Luis Enrique Benítez, actual diputado local y ex dirigente estatal, amenaza con abandonar más de 30 años de militancia si se impone a Villegas Villarreal.
— Este lunes 3 de enero, Leticia Herrera también se hizo presente ante la opinión publicada. Al analizar el contenido de la convocatoria, la empresaria lagunera asegura que su partido va a una simulación de elección interna pues la figura de convención de delegados tiene todo los visos de imposición, pues los supuestos electores ya tienen línea de por quién votar.
Asimismo deslizó la posibilidad de abandonar más de 30 años de militancia y darle el sí a una nueva organización política.
Ha trascendido que Leticia Herrera hace algunos meses tuvo contacto con la dirigencia nacional de Morena en donde se analizó la posibilidad de que fuera ella y no Marina Vitela, la candidata a gobernadora. El problema es que los tiempos ya no le dieron, pero con solo su salida del tricolor (y que no se fuera a algún partido), Herrera Ale haría un enorme boquete al priismo duranguense.
El futuro inmediato de la lagunera, lo sabremos antes de que concluya la presente semana.

Ahora, veamos las fortalezas del cuartel del bloque Centro-derecha.
1.- En la alianza participan dos de los tres partidos más votados en las elecciones federales de junio de 2021.
De acuerdo con esos resultados, el PRI obtuvo 132 mil 461 votos. Como instituto político, es el que mejor rendimiento obtuvo por el tiempo y recursos invertidos en la pasada contienda, ya que sin tener las dos principales ciudades del estado (Durango y Gómez), sin administrar la gubernatura y ninguno de los otros dos poderes (el legislativo y judicial), además de no contar con recursos de programas sociales, se convirtió en la segunda fuerza en la entidad, y en la primera fuerza en el congreso del estado.
2.- Ahora, además de los más de 132 mil votos tricolores habrá que sumar los 102 mil 579 votos obtenidos por el PAN y los 12 mil 432 rescatados por el PRD y tendremos un resultado consolidado de más de 247 mil votos. La gubernatura tendrá un costo de unos 300 mil sufragio y la alianza Va por Durango, deberá trabajar por conseguir 53 mil votos, reto que no está lejos de obtener por contar con las siguientes variantes a su favor:
3.- La alianza Va por Durango, contará con el apoyo de 34 presidencias municipales, las más grandes de la entidad, exceptuando Gómez Palacio que la tiene en su poder, Morena. Son 34 de los 39 territorios que conforman la entidad y en donde deberán trabajar coordinados los presidentes municipales salientes, así como su respectiva burocracia. Esta es una gran ventaja competitiva.
4.- Habrá que sumarle también 16 de los 25 legisladores que integran la cámara de diputados locales, cuya administración está en manos del PRI. El contar con el control financiero del poder legislativa es otra ventaja competitiva.
5.- La alianza también cuenta, en baja escala, con programas asistenciales como becas para estudiantes, despensas y ayuda a madres solteras, además de la ayuda de uniformes escolares para alumnos de educación básica. La estructura del DIF estatal y Difs municipales son estructuras que funcionan electoralmente en cada coyuntura.
6.- Todo ello se reforzará con el activismo comprobado del gobernador Aispuro Torres.
Como se puede concluir, la que estamos a punto de presenciar, será una lucha cuerpo a cuerpo, en donde cada territorio (municipios) se disputarán palmo a palmo, por estrategas que tienen (en ambos bandos) personajes experimentados y con una larguísima experiencia en lucha electoral de alta intensidad.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario