En dos años de AMLO, han muerto tres gobernadores

Texto: La Semana Ahora
con información del portal Sin Embargo,
Sandra Romandía y el diario Reforma

La gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, su esposo, el exgobernador Rafael Moreno Valle y Aristóteles Sandoval, de Jalisco

En dos años de gobierno del presidente López Obrador han muerto tres gobernadores. Los tres en el mes de diciembre. Los tres en forma violenta y, seguramente de los tres nunca se sabrá el o los autores intelectuales.
Durante la tarde del lunes (24 de diciembre de 2018) de Nochebuena, el helicóptero en el que viajaban la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, su esposo, el exgobernador Rafael Moreno Valle, así como otras tres personas, se desplomó a los diez minutos de haber despegado, ocasionando la muerte de los cinco tripulantes.
A partir de la información oficial dada a conocer hasta el momento por el Gobierno federal, Animal Político presenta las claves de cómo sucedió el siniestro, las posibles causas, los equipos que investigarán el caso, y qué sigue para el estado de Puebla.
El siniestro
A las 14:34 horas del lunes de Nochebuena, el helicóptero modelo Augusta 109 Grand, matrícula XA-BON, notifica a la torre de control del aeropuerto internacional de Puebla su despegue del helipuerto Triángulo de las Ánimas, ubicado en lo alto de una torre ejecutiva de oficinas corporativas, en la colonia Las Ánimas de la capital poblana.
Según informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que tuvo acceso a las conversaciones de la torre de control, los capitanes del helicóptero, Roberto Javier Coppe Obregón, comandante de la aeronave, y el primer oficial Marco Antonio Tavera Romero, habían indicado previo al despegue que el destino del viaje sería el helipuerto Radio Capital, localizado en la colonia Lomas de Chapultepec, alcaldía Miguel Hidalgo en la Ciudad de México.
El helicóptero, un aerotaxi de ocho plazas, lleva a bordo a cinco personas: la actual gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso; su esposo, el exgobernador y actual coordinador parlamentario del PAN en la Cámara de Senadores, Rafael Moreno Valle; el asistente de este, Héctor Baltazar Mendoza, y los dos pilotos.
Hasta el momento, las autoridades mexicanas aseguran desconocer cuál era el motivo del viaje de la gobernadora y su esposo, y si la mandataria utilizaba recurrentemente este servicio de taxi aéreo para viajar a la Ciudad de México, o a otros puntos de la República.
Tras partir del helipuerto Triángulo de las Ánimas, la torre de control del aeropuerto de Puebla intenta nueve veces hacer contacto con los pilotos para que reporten la ubicación precisa del aparato. Sin embargo, no hay respuesta. Y alrededor de 10 minutos más tarde del despegue, sobre las 14:44 horas, la comunicación se da por perdida.
Lo último que se escucha de la comunicación con el helicóptero, según dijo horas después del siniestro el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, fue un fuerte golpe, que se presume “es el de la caída” del aparato cerca de un rancho denominado San Carlos, que se ubica en la población de Coronango, a unos 30 kilómetros de Puebla capital, y a otros 120 kilómetros de Ciudad de México.
Dos horas después del siniestro, a las 16:33 horas de la tarde del lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador informa a través de su cuenta de Twitter que ha recibido información de un accidente en Puebla por el desplome de un helicóptero. “Por confirmar que iban la gobernadora Martha Erika Alonso y el exgobernador Rafael Moreno Valle”, escribe.
Estoy recibiendo información de un accidente en Puebla por desplome de un helicóptero. Por confirmar que iban la gobernadora Martha Erika Alonso y el ex gobernador Rafael Moreno Valle. He ordenado a todo el gobierno actuar de inmediato.

— Andrés Manuel (@lopezobrador_) December 24, 2018
Una hora más tarde, a las 17:29 horas, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) confirma la noticia también a través de su cuenta de Twitter.
pic.twitter.com/WcMT6KJp9z
— SEDENA México (@SEDENAmx) December 24, 2018
Y doce minutos más tarde, a las 17:42 horas, lo hace ya oficialmente el propio López Obrador.
En lo personal, mi más profundo pésame a los familiares del senador Rafael Moreno Valle y de su esposa, la gobernadora de Puebla Martha Érika Alonso. Como autoridad, asumo el compromiso de investigar las causas; decir la verdad sobre lo sucedido y actuar en consecuencia
— Andrés Manuel (@lopezobrador_) December 24, 2018

Eran pilotos experimentados: SCT
De acuerdo con Carlos Morán, subsecretario de la SCT, los dos pilotos del helicóptero tenían en regla sus licencias de vuelo y los certificados médicos.
El capitán Roberto Javier Coppe Obregón, el comandante del helicóptero, había cumplido desde septiembre de este año con su curso de actualización en vuelo de helicóptero, mientras que el capitán Marco Antonio Tavera, lo hizo en febrero.
“Ambos eran pilotos experimentados”, subrayó la mañana de ayer martes en conferencia Carlos Morán, subsecretario de Transportes.
El capitán Coppe tenía mil 092 horas de experiencia de vuelo en helicóptero, pero, además, ya había sido previamente piloto comercial de “ala fija”, es decir, de aviones y avionetas, “cumpliendo con una buena cantidad de horas acumuladas antes de calificarse como piloto de ala rotativa”, añadió el subsecretario.
Mientras que el capitán Tavera, contaba con 4 mil 677 horas de experiencia, “todas ellas en horas de vuelo en helicóptero”.
Diciembre 18 de 2020: ejecutan al
ex gobernador Aristóteles Sandoval
Sandra Romandía, en su entrega del domingo en Milenio diario, recupera la siguiente crónica sobre su encuentro en 2015, con el hoy extinto exgobernador Jorge Aristóteles Sandoval:
Las rejas negras de la mansión ubicada en Campos Elíseos 11, en Polanco, se abrieron automáticamente en cuanto nos acercamos mi colega y yo, mientras unos guardias y un arco de seguridad nos recibía.
Se trataba de una casa de unos mil metros cuadrados, color claro con vistas de piedra. Al entrar, una escalera que se bifurca, como las de las casonas antiguas, llevaba al piso superior en dos pasillos que daban hacia varios cuartos con pisos pulidos y brillantes. En uno de esos espacios nos recibió Aristóteles Sandoval, entonces gobernador de Jalisco, para tomar un café.
Era 2015 y desde entonces al político priísta se le notaba nervioso en cuanto comenzaba el saludo.
Donde compartimos esa tarde es la conocida como Casa Jalisco, una representación del estado en la Ciudad de México; las típicas mansiones que utilizan como miniembajadas las entidades para tener oficinas, pequeñas estructuras y servidores públicos basados en la capital del país.
En aquel café, concertado para hablar del contexto en la región, nos mostró un video en el que se veía cómo agentes policiacos dejaban ir con total impunidad un comando del cártel en las carreteras de Jalisco. Señalaba el nivel de corrupción de las corporaciones. “A mí me quieren matar, lo van a intentar en cualquier momento”, comentó varias veces.
Su asesinato en Puerto Vallarta a mano de sicarios, este viernes, hizo visible una vez más el poder de desafío y corrupción que tiene el Cártel de Jalisco Nueva Generación en esa entidad y en el país.
A reserva del avance de las investigaciones y confirmaciones de hipótesis –algunas relacionadas a su padre, Leonel Sandoval, quien fue muchos años magistrado; otra a la relación con el empresario hipotecario José Felipe N., quien fue encontrado asesinado el pasado 24 de noviembre; y otra sobre su posible regreso a la política– lo que queda claro es que la banda criminal cada vez tiene más fuertes las raíces de control en esa región.
Así lo revela la manera en la que se operó el asesinato, tanto antes, como durante y después.
Fuentes nacionales y locales involucradas en las investigaciones me confirman que lo más claro es la forma “profesional” con la que se planeó el crimen. Los perpetradores encontraron el punto y momento más débil del político para cercarlo y asesinarlo. Conocían de su círculo de seguridad y sabían que matarlo en exteriores sería muy difícil.
Es presumible que los empleados del bar Distrito 5 estuvieran coludidos o al menos siguieran las órdenes de un “superior” involucrado en el plan de homicidio, porque facilitaron el acto, la fuga de los responsables, e hicieron más difícil la investigación dado que limpiaron la escena del crimen. Además, arrancaron las cámaras de seguridad de los interiores y exteriores, o permitieron que un grupo lo hiciera.
La forma y ruta que tomaron los sicarios para huir, hacia el turístico pueblo San Sebastián del Oeste, un camino lleno de curvas hacia donde es difícil circular a alta velocidad, habla del control que tienen en ese territorio.
Agentes de inteligencia que estudian el caso no tienen duda sobre el grado de colusión de los mandos medios de seguridad del estado en los hechos: cuando un grupo criminal logra penetrar esos niveles se muestran seguros de operar con impunidad y romper círculos de seguridad de objetivos, así como de moverse en zonas donde supuestamente debería haber vigilancia policiaca.
Las investigaciones apuntan hacia el lugarteniente apodado “El Tres”, y su brazo derecho “El Colombiano”, que aparentemente ya no hacen caso al líder máximo del Cártel de Jalisco, Nemesio Oseguera “El Mencho”, y que serían además los responsables detrás del ataque contra el director de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch en junio de este año.
Aquel café con Aristóteles, un Aristóteles entonces temeroso, pero también temerario, que intentaba convencer de su misión por ir contra los del Cártel de Jalisco Nueva Generación y la corrupción policial terminó con la promesa de hacerle llegar a estos periodistas ese y otro video que dejaba ver esa descomposición de las corporaciones.
Pero el video no llegó nunca, ni a estas manos ni a otras; tampoco una denuncia, ni una filtración. Quizás el temor a un atentado al ver la capacidad del monstruo que es el grupo criminal fue mayor, o tal vez otras razones; nunca lo sabremos.
En el lado noreste del Bulevar Francisco Medina Ascencio, donde ayer ejecutaron al ex Gobernador priista Aristóteles Sandoval Díaz, todo fue incertidumbre, seriedad y movimiento policial después del crimen.

El tránsito de agentes inició de madrugada, después de las 1:40 horas, cuando el ex Mandatario estatal fue blanco de una agresión a balazos en el sanitario del bar Distrito 5. Aunque fue trasladado a un hospital del puerto, llegó sin signos vitales.
Por la mañana y tras el aseguramiento del inmueble, la Fiscalía del Estado (FE) inició con el cateo de restaurantes y hoteles aledaños, luego de que un juez de control liberó las órdenes para realizar pesquisas y recabar datos, informó el Fiscal Gerardo Octavio Solís Gómez.
Entre esos negocios estuvieron «La Santa», «Dorothy» y «La Vaca Argentina».
«Va avanzando poco a poco la investigación y esperamos y seguimos atentos al apoyo de la ciudadanía en relación a poder aportar algunos videos o fotografías en el momento que sucedieron los hechos o con posterioridad al mismo, o incluso también si hubieran observado algo sospechoso momentos antes», exhortó Solís Gómez.
El Coordinador del Gabinete de Seguridad, Ricardo Sánchez, señaló que se coordinaron con el Gobierno federal para que la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina realizaran patrullajes disuasorios y de reconocimiento en puntos de posible huida de quienes perpetraron el homicidio.
Por la tarde, a las 15:35 horas, el féretro con el cuerpo del ex Gobernador salió de la Funeraria Celis, custodiado por un convoy de soldados, agentes de la FE y de la Guardia Nacional rumbo al aeropuerto, para ser trasladado a Guadalajara, donde se realiza el funeral.
«Vamos a acompañar al amigo Aristóteles como siempre fue, alegre, contento, y decirle a la ciudadanía que él siempre, como dicen en mi pueblo, nunca los dejó abajo», dijo el ex secretario de Gobierno, Roberto López Lara, quien declinó decir si su ex jefe había recibido amenazas previo al ataque.
Hasta el cierre de la edición, la Policía Investigadora trabajaba a marchas forzadas. Agentes presionados, en zozobra, incómodos ante las cámaras de decenas de medios que llegaron a la zona del ataque.
El bulevar se volvió un embudo, pues el acordonamiento se extendió hasta los carriles laterales, junto al «Distrito 5».
Enfrente, donde hay un centro comercial, el día transcurrió como si no hubiera sucedido nada.
Catorce horas después del incidente, los visitantes miraban el lugar de la agresión, pero seguían su rumbo sin detenerse; la clientela no bajó pese a la presencia de agentes, según comerciantes.
«Si ya sabía que aquí está caliente, para qué viene», atajó un guardia de seguridad con respecto a la visita de Sandoval a esta zona.
Lo dijo tras afirmar que es constante ver vehículos sospechosos en la zona, situada en la Colonia Fluvial Vallarta.
A un kilómetro de distancia, sobre la avenida con ese nombre, presuntos miembros de Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) plagiaron a cerca de 20 personas, entre ellos empresarios de Guanajuato, en julio pasado.