En Durango, una persona muere por covid-19, cada seis horas

Texto: Daniel Estrada

Cumplimos 12 meses de pandemia en la entidad y la cifra conservadora es de 2 mil 160 decesos 

A un año del Covid-19 en Durango  

Menos del 2.5% de la población ha sido vacunada. 

El primer caso de Coronavirus en la entidad se registró el 12 de marzo de 2020, se trató de un hombre de 58 años de edad, quien recibió atención médica en el ISSSTE por síntomas leves, tras haber regresado de un viaje a España. 

Después de un año de que la pandemia alcanzó a Durango, se han acumulado más de 31 mil casos positivos y más de dos mil fallecimientos, mientras que la aplicación de la vacuna avanza con lentitud.  

Se cumplió un año de la llegada del Covid-19 a Durango. Fue el 12 de marzo de 2020 cuando de manera oficial se dio a conocer el primer caso positivo en la entidad; se trató de un hombre de 58 años de edad que unos días antes había estado en el viejo continente. 

Transcurrido un año del primer caso positivo en la entidad, se contabilizan 31 mil 489 casos acumulados, 26 mil 658 recuperados y dos mil 160 fallecimientos por este virus que tuvo su origen en China, a finales de 2019. 

En su momento, a pesar de que había bastante temor e incertidumbre, nadie tenía idea del daño que causaría el virus que el 11 de marzo de 2020 fue declarado por la Organización Nacional de la Salud (OMS) como pandemia, es decir, un día antes del primer caso positivo en Durango. 

El virus SARS-CoV-2 ha ocasionado la muerte de muchas personas en el mundo, en el país y en la entidad; ciudadanos de todas las edades y sectores de la sociedad, conocidos y no tan conocidos. 

De la misma manera, la cifra oficial de contagios ha sido muy cuestionada en la entidad y en el país, ya que sigue habiendo personas que optan por no realizarse la prueba a pesar de tener algún síntoma, otras se la practican en lugares donde el resultado no es validado por la Secretaría de Salud, y en el caso de los familiares de algún diagnosticado positivo por parte de una institución, no les realizan la prueba, simplemente les ordenan el aislamiento. 

Lo mismo sucede con los fallecimientos, puesto que hay quienes han perdido la vida por causa de una complicación a la salud, derivada del Coronavirus, sin que este sea considerado como la verdadera causa. 

El 12 de enero de 2020, el sector salud convocó a una rueda de prensa nocturna para dar a conocer el primero caso de Covid-19 en la entidad. 

Sin la sana distancia y el cubrebocas que poco después se convertirían en herramientas esenciales para reducir el riesgo de contagio, Sergio González Romero, titular de la Secretaría de Salud en Durango leyó el comunicado en el que se informaba del primer contagio en el estado. 

Se trató de un hombre de 58 años de edad, quien presentaba un cuadro gripal, después de haber regresado de un viaje a España, mismo que fue atendido en el Hospital Santiago Ramón y Cajal del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). 

En esa ocasión, luego de que el resultado de la prueba fue positivo, se tomó la determinación de que permaneciera en aislamiento en su domicilio, debido a que la sintomatología parecía no ameritar hospitalización. 

El aislamiento se ordenó para el paciente y los familiares que estuvieron en contacto con él, para evitar la dispersión del virus, pues en ese momento se tenía la expectativa de evitar contagios múltiples. 

Todavía unas semanas después y con varios casos confirmados como positivos, se hablaba de que los contagios en Durango eran de importación y se buscaba la manera de evitar la propagación del virus con el seguimiento puntual de los pacientes. 

Dentro de la alerta que se emitió a causa de este primer caso, se pidió a los ciudadanos que habían viajado durante los últimos 14 días a algunos países y estados del vecino Estados Unidos, ponerse en contacto con personal especializado, sobre todo si presentaban algún síntoma respiratorio. 

En esta lista se mencionaban: China, Japón, Corea del Sur, Singapur, Italia Irán, Alemania, Francia y España. 

La lista incluía los estados de California, Nueva York y Washington, de Estados Unidos, en donde se habían detectado ya varios casos de Coronavirus. 

El pasado 12 de enero llegaron las primeras vacunas a Durango y con ello la esperanza de revertir los daños, si no al 100 por ciento o de inmediato, sí lo más posible y de forma paulatina. 

El impacto que ha tenido la enfermedad, ha cobrado la vida de seres queridos y ha exhibido la vulnerabilidad de la salud de muchas personas; pero, además, ha tenido una grave repercusión en el ámbito económico. 

Por municipios, el saldo del virus es el siguiente: Durango es el que más casos positivos y defunciones reportó transcurrido un año, con un total de 16 mil 827 y 965, respectivamente. 

Le sigue Gómez Palacio, con siete mil 506 casos positivos y 739 fallecimientos, mientras que Lerdo registró 1955 contagios y 97 muertes. 

Son las localidades con mayor número de habitantes las más expuestas, ya que las aglomeraciones y la alta movilidad incrementan el riesgo de contagio, de ahí la implementación de medidas como aplicar sana distancia y permanecer en casa en lo posible. 

Los municipios con el menor número de contagios son: Canelas con tres, Otáez con seis, San Pedro del Gallo con seis, San Juan de Guadalupe con siete y Coneto de Comonfort con 10. 

En cuanto a fallecimientos; en Canelas, Otáez y San Pedro del Gallo no ha registrado ninguno, mientras que en Simón Bolívar, Hidalgo, Mezquital, Ocampo, San Bernardo, San Juan de Guadalupe y San Luis del Cordero, se tiene uno, respectivamente. 

La vacunación 

En cuanto a la vacunación, las primeras dosis llegaron al estado el pasado 12 de enero, las cuales fueron destinadas para su aplicación al personal médico de la primera línea de batalla. 

Fueron seis mil 863 unidades de la vacuna Pfizer, para su aplicación en una primera dosis a enfermeras y médicos encargados de atender de manera directa a pacientes Covid. 

Mientras tanto, el pasado 14 de febrero, es decir, hace un mes, llegaron las primeras vacunas para su aplicación a los adultos mayores de 60 años. 

En esa ocasión se recibieron 12 mil 860 dosis para su aplicación en cinco municipios: Tlahualilo, Indé, Tepehuanes, Mezquital y San Juan de Guadalupe. 

Al cumplirse un año del primer paciente diagnosticado con Covid en Durango, la vacunación alcanzó a 42 mil 234 personas, entre personal de salud y adultos mayores; es decir, menos el 2.5 por ciento de la población. 

En específico, se trata de 10 mil 450 elementos de personal de salud de diferentes unidades médicas de la entidad y 31 mil adultos mayores de 17 municipios. 

La aplicación de la vacuna no ha avanzado como se quisiera, incluso el personal médico ha manifestado su preocupación en varias ocasiones, debido a que no han tenido la cobertura del 100 por ciento que esperaban, antes de que se iniciara con la atención de otros sectores. 

Todavía faltan médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud de recibir la segunda dosis y hay algunos que no han obtenido ni la primera. 

También falta el personal de la salud que se desempeña en el ámbito particular y que constantemente está expuesto a la atención de pacientes con Coronavirus sin diagnosticar. 

Para el personal de salud resulta urgente la cobertura al 100 por ciento, pues no son pocos los médicos y enfermeras que han perdido la vida por causa de la pandemia. 

Sin embargo, también ven muy necesaria la vacunación de los adultos mayores y la población considerada como vulnerable, es decir, los que presentan comorbilidades como la hipertensión, la diabetes y otros padecimientos crónicos. 

La cobertura de la totalidad de estos sectores, ayudarían a reducir considerablemente los fallecimientos por Covid-19, de ahí la importancia de su atención. 

Pero también se habla del impacto positivo que tendrá la aplicación de la vacuna en el sector productivo, ya que esto permitirá fortalecer la economía que ha sido tan dañada a lo largo de un año.