Invierno, gas y aspirantes a gobernar Durango

Sin Censura.-

Por: Víctor R. Hernández

De acuerdo con lo declarado ayer por el delegado estatal de Morena con funciones de presidente, dentro de un mes, antes del 15 de diciembre presentará a la candidata o candidato a la gubernatura de Durango, noticia que posiblemente hoy en su encuentro con los medios locales, Mario Delgado ratifique o rectifique una nueva fecha.
Mientras tanto, Marina Vitela, José Ramón enríquez y Gonzalo Yáñez, continúan su proselitismo con el único objetivo de ser uno de ellos el nominado.
En el PAN y PRI, los aspirantes siguen la misma dinámica, trabajar para el cortísimo plazo.
Quién ya demmostró que, además de trabajar para el corto plazo, tiene desde ahora una propuesta de futuro, es Manuel Espino, quien hace semanas lo detalló y mostró parte de los caminos a seguir para destravar el estancamiento de nuestra entidad.
De ahí en fuera nadie.
Hasta ayer, con excepción de Espino Barrientos, nadie se ha puesto a trabajar sobre una propuesta concreta que atienda las necesidades urgentes de la población. Nadie. Todos trabajan en la coyuntura, en la inmediatés. Pero, incluso, hasta eso lo hacen en forma deficiente.
Hay un tema del cortísimo plazo que siguen sin atender: el encarecimiento del gas doméstico, combutible que ya es super indispensable para cualquier estrato de la población.
A pocas semanas del inicio del invierno los precios del energético de mayor uso doméstico se han convertido en un dolor de cabeza para las familias duranguenses.
Pareciera que todo lo que promete el presidente López Obrador, se vuelve contra el consumidor. Cuando andaba en campaña, aseguró que en cuanto llegara a la presidencia de la República, la gasolina bajaría a 10 pesos el litro. Hoy, a tres años de gobierno, el combustible más barato está por arriba de los 20 pesos.
Lo mismo esta pasando con el gas. A principios de año, al estilo López Obrador, inauguró Gas Bienestar, la empresa estatal que vendería los precios del combustible a precios bajos para las familias asalariadas. A meses de cumplir el objetivo, el gas doméstico se encuentra muy por arriba de cómo se había ofrecido.
Para el 28 de octubre, un tanque de 20 kilos del Gas Bienestar pasó de costar 400 pesos en agosto a 490 a finales de octubre, reconoció el director de la empresa que depende de Pemex, Gustavo Álvarez Velázquez.
Además, si se comparan precios del tanque de 30 kilos, en agosto costaba 600 pesos y para finales de octubre subió hasta 730 pesos.
Y en Durango, en donde no hay Gas Bienestar, la siutación está peor. La compra del combustible se ha convertido en una verdadera pesadilla para las familias de escasos recursos económicos.
¿Y cómo no serlo? Cuando en la mayor parte del estado los ciudadanos tienen que pagar más de 800 pesos para comprar un cilindro de 30 kilogramos, casi el salario de toda la semana para quienes ganan el mínimo.
De acuerdo con Boomker Comunicación Estratégica, que dirige el ingeniero Jesús José Hernández, el precio promedio del gas LP para las siete regiones que hay en la entidad es de 26.86 pesos por kilogramo y 805.84 pesos por cilindro de 30 kilogramos, en el periodo del 7 al 13 de noviembre
El precio es elevado, no obstante, es menor al que se tenía en el periodo del 31 de octubre al 6 de noviembre, de 28.05 pesos el kilogramo y de 841.46 pesos el cilindro de 30 kilogramos.

En el caso de la región en la que se ubica el municipio de Durango, la 51 (junto con Canatlán, Nuevo Ideal y Pánuco de Coronado), el precio por kilogramo es de 26.93 pesos y de 807.90 pesos el cilindro de 30 kilogramos.
De acuerdo con los datos obtenidos por la empresa de comunicación global del sitio www.gob.mx/cre/ la región 52, que se encuentra en el estado de Durango, reporta el precio más alto para este energético (entre el 7 y el 13 de noviembre).
En el precio promedio, que es de 25.62 pesos el kilogramo y 768.74 pesos el cilindro de 30 kilogramos, se encuentran las regiones 9,59 y 129 correspondientes a las entidades de Baja California Sur, San Luis Potosí y Campeche, con 25 municipios.
El precio más bajo se tiene en la región 1, misma que se ubica en el estado de Baja California, que incluye a los municipios de Tijuana y Playa del Rosarito. El kilogramo cuesta 22.02 pesos y el cilindro de 30 kilogramos anda en 660.60 pesos.
De agosto a la fecha el precio promedio (entre las siete regiones) del gas para uso doméstico ha tenido altibajos, llegando a su valor más alto en el periodo del 17 al 23 de octubre, con 28.12 pesos el kilogramo y 843.47 pesos el cilindro de 30 kilogramos.
Claro que hay una explicación para esta realidad, la uasencia de un gasoducto que conecte nuestra capital y el resto de los municipios con las redes de distribución nacionales.
Sin embargo, hasta ahora, nadie ha hecho el intento de llegar con las distribuidoras del gas doméstico en la entidad a proponerles caminos que logren bajar, aunque sea en esta temporada invernal que ya se vive, el precio del combustible, aunque sea para las fammilias asalariadas.
A nadie le importa, en los hechos, la angustia, la frustración e impotencia, de miles de fammilias duranguenses asalariadas que tendrán que enfrentar la inclemencia de esta temporada, con petróleo, leña o carbón, por las noches, para palear el temporal.
Todos los aspirantes a gobernar Durango, siguen exageradamente alejados de lo que realmente necesita la población duranguense.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario