La “Súper… decepción”

Los agujeros que se aprecian en las fotografías tomadas después del incendio de una pipa con diesel en la Supercarretera, han sido causa de incertidumbre en los usuarios, quienes ven la vía de comunicación como una construcción de dudosa calidad.

 

El propio Centro SCT Durango ha solicitado a Capufe reconsiderar las tarifas de la Supercarretera, ante el cierre de la misma a la altura del kilómetro 163, así como otras obras de rehabilitación, que de alguna manera reducen la eficiencia de la vía.

 

Un incidente deja al descubierto la mala calidad de esta moderna obra de comunicación a Mazatlán

 

Texto: Daniel Ortiz

Los cierres y reparaciones en la Supercarretera Durango-Mazatlán se han convertido en el cuento de nunca acabar y, aunque el último daño grave que se registró en la referida vía de comunicación fue producto de un aparatoso accidente, de nueva cuenta se ha puesto en entredicho la calidad y garantía de la multimillonaria obra.

Fue la noche del viernes 11 de enero, cuando se registró el percance de un tractocamión de doble remolque, a la altura del kilómetro 163+400 de la Supercarretera, a la altura del puente El Carrizo.

El accidente ocurrió en territorio de Sinaloa, pero causó la movilización de los cuerpos de rescate de ambos estados.

Los impactos de la pesada unidad sobre la estructura, así como el derrame e incendio de 34 mil litros de diesel, contenidos en una de las dos pipas que jalaba la unidad motriz, terminaron por ocasionar visibles daños.

El fuego derritió algunas partes del concreto, de tal manera que a través de los huecos que quedaron se podrían observar las varillas del armazón, así como la parte de abajo.

La situación comenzó a generar inquietud en la población, toda vez que según lo admite el propio Eduardo Bailey Elizondo, director del Centro Durango de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la gente ya está muy acostumbrada a utilizar esta vía de comunicación para llegar a Mazatlán y otros destinos del vecino estado de Sinaloa.

En un primer pronunciamiento de la SCT respecto al accidente y sus efectos, se informó que al lugar llegó un grupo de expertos para realizar una valoración y diagnóstico, para luego emitir un reporte y presentar un anteproyecto respecto a las acciones de rehabilitación a emprender.

Dicha valoración estará lista en alrededor de 10 días (a partir del martes 16 de enero), es decir, el próximo viernes 26 de enero, de cumplirse con exactitud la estimación de la SCT.

En lo que compete a Caminos y Puentes Federales (Capufe), se concretó a alertar a los usuarios a trasladarse por la vía bajo su operación hasta el entronque Las Adjuntas en el kilómetro 111 y salir para transitar por la carretera libre hasta el entronque Santa Lucia del kilómetro 174+400 para reincorporarse a la “súper”.

La circulación de los vehículos doblemente articulados por esta carretera, así como por la libre, quedó totalmente suspendida, lo que obligó a los operadores y empresas a tomar rutas alternas, como la Zacatecas-Guadalajara-Nayarit-Mazatlán o la de Chihuahua dependiendo del destino.

Ante tal situación, comenzaron a surgir versiones de que la rehabilitación del área dañada tardaría por lo menos dos y hasta cinco meses, lo cual fue tajantemente rechazado por Eduardo Bailey, quien declaró que no será hasta que los técnicos especialistas realizan los estudios pertinentes, cuando se pueda tener una estimación del tiempo que tardará en restituirse la circulación de forma normal.

Que la arreglen rápido pero bien: Aispuro

Sobre el mismo tema, el gobernador José Rosas Aispuro Torres, mencionó que sostuvo una reunión el pasado miércoles 17 de enero por la tarde con Óscar Callejo Silva, subsecretario de Infraestructura de la SCT, a quien le externó la necesidad de atender el daño sufrido por la vía de comunicación lo más rápido posible, pero sin que esto signifique que se haga una obra de mala calidad.

“Debemos tener la garantía de que la rehabilitación que se realice sea de la calidad adecuada, de tal manera que se garantice la seguridad de los usuarios, que dicho sea de paso, nos vimos sorprendidos por este percance que afecta en sobremanera la conectividad con el puerto”, apuntó.

El mandatario estatal dijo que existe la expectativa de que se abra a la circulación vehicular por lo menos una parte (un carril) de la vía, pero serán los especialistas quienes determinen lo que es más conveniente.

Opinó que la vía de comunicación deberá estar en buenas condiciones (cuando menos el área que resultó dañada por el percance) para el periodo vacacional de Semana Santa.

Hay que tomar precauciones

Mientras tanto, el titular de la SCT en Durango pidió a los usuarios, recordar que la libre no cuenta con las mismas condiciones de la carretera de cuota, pues para empezar no tiene los 12 metros de ancho promedio de la segunda.

“Hay que reducir la velocidad, tener en cuenta que la carretera tiene tramos muy angostos, la curvas cerradas, los barrancos a pie de la vía y unidades de baja velocidad”, mencionó el funcionario federal para recordar que se tiene que tomar en cuenta previsiones en cuanto a tiempo de traslado y precauciones en cuanto a las condiciones austeras de la libre.

Empero, algo que sorprendió de lo declarado por Bailey Elizondo, fue el hecho de que la propia SCT no solamente ha considerado, sino que ha solicitado a Capufe que reconsidere las tarifas de la Supercarretera, teniendo en cuenta el actual cierre, así como otros trabajos de mantenimiento y rehabilitación que se realizan en torno a la Supercarretera Durango-Mazatlán.

El titular del Centro SCT, indicó que en reuniones de trabajo con representantes del organismo descentralizado, han puesto sobre la mesa dicha petición de manera formal, por lo que resta esperar la respuesta.

De esta forma la dependencia federal se ha sumado a la petición y hasta exigencia que el Gobierno del Estado, el poder Legislativo Local y las cámaras empresariales han hecho, al considerar injusto que se cobre por un servicio de mala calidad, lo mismo que cuando la operación es normal.

Apenas en septiembre pasado, se registró un daño en el puente Pueblo Nuevo de esta vía de comunicación, mismo que causó el cierre total del área por algún tiempo y posterior apertura parcial.

El daño se presentó a la altura del kilómetro 133, pero fue necesario el cierre desde el 111 hasta el 172, a causa de una falla tectónica que ocasionó la fractura de la base del puente.

Pero además, las malas condiciones que se han detectado en esta carretera, derivaron en la erogación de 700 millones de pesos por parte de la SCT (recursos de 2017) para la atención de cuatro tramos.

Dos de ellos ya fueron culminados, mientras que otros dos se encuentran al 80 y 76 por ciento de avance, con un retraso en la obra debido a que en el periodo vacacional de invierno se pausaron los trabajos para no estorbar a los turistas, además de las malas condiciones de algunas áreas.

Y es que hay zonas en las que prácticamente ha sido necesaria la reconstrucción de la vía, así como de las instalaciones hidráulicas, de ahí que quienes viajan de forma constante por esta carretera, pueden atestiguar que por lo general siempre hay trabajos en la misma, pues por su parte, Capufe también realiza labores de mantenimiento a túneles y puentes.

Impacto al sector empresarial

Para los empresarios, la rehabilitación de la “Súper” resulta urgente, pues cuando normalmente, se requiere de un día para abastecer algunos productos en el puerto, ahora son dos los que se necesitan.

Así lo menciono Alejandro de la Peña, presidente de la Cámara Nacional de la industria Restaurantera en Durango (Canirac), quien refirió que con la Supercarretera en mejores condiciones, se pueden realizar traslados de compras en un solo día (salir por la mañana y retornar por la tarde).

No obstante, con las condiciones actuales, hay que permanecer un día más en el puerto, lo que significa más gastos de hospedaje y alimentación.

Pero el mayor impacto se verá reflejado en el sector turístico, tanto para Sinaloa, como para Durango, ya que no son pocos los que descartarán utilizar esta carretera, debido al tiempo que pueden perder con las desviaciones.

Para Durango, buena parte del turismo viene de Sinaloa, por lo que a todos conviene que la situación se soluciones con la mayor brevedad posible, pues una vía de esa envergadura, no puede presentar tantos y tan constantes daños.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario