Maestros universitarios son obligados a regresar a las aulas, arriesgando su salud

Texto: Daniel Estrada O.

Se trata del caso de quienes imparte cátedra en la Facultad de Medicina

Escuelas públicas y colegios, regresan a clases en condiciones totalmente distintas

 Mientras que para la educación pública la principal herramienta de trabajo será el libre de texto con el refuerzo de la televisión, la mayoría de las escuelas de paga se han preparado para echar mano de plataformas que les permitirán a sus alumnos tener clases interactivas.

 El 24 de agosto, 410 mil alumnos de educación básica estarán retomando clases en la modalidad a distancia. En esta ocasión la herramienta de apoyo de la que se echará mano es la televisión, al tener en cuenta que en el 95% de los hogares se cuenta con una, mientras que en el caso del Internet, apenas el 39% tiene el servicio.

Faltan unos cuantos días para el retorno a las clases, aunque no a las aulas y, aunque en esta ocasión se prevén mejores condiciones para la educación a distancia, hay diferencias muy marcadas con relación a los esquemas de aprendizaje que se tendrán en las escuelas públicas y las privadas.

En el caso de las escuelas universitarias, el pasado fin de semana se levantó polémica por la decisión del doctor Antonio Sifuentes Álvarez, quien, a través de un comunicado oficial, da a conocer el siguiente comunicado:

“Por acuerdo de la dirección y en apego al artículo 23 del Reglamento de Personal Académico de la UJED, así como a las cláusulas 16, 17 y 33, incisos a) y b) del Contrato Colectivo de Trabajo UJED-SPAUJED vigente me permito hacer de su conocimiento que las actividades académicas para el ciclo B del 2020 en esta Facultad, reiniciarán en su totalidad el día 17 de agosto del presente año por lo que a partir de esa fecha Usted deberá registrar su puntual asistencia en el reloj checado establecido para tal fin tanto a la hora de inicio como a la hora de salida diariamente, no omito mencionar que deberá permanecer en su lugar de trabajo las horas contratadas”.

La inconformidad de los trabajadores académicos es en el sentido de que no está autorizada la academia presencial, esto es con la asistencia a las aulas, de los alumnos universitarios, precisamente porque Durango, al igual que el resto del país, se encuentra en semáforo rojo, con el consiguiente riesgo de contagios masivos.

Lo que es un hecho es que el periodo vacacional, en el que jóvenes, adolescentes y niños pudieron olvidarse por algunas semanas de las complicaciones que trajo consigo la pandemia, para la toma de sus clases, por otro lado, directivos y maestros de todos los sistemas escolares se prepararon para un retorno no presencial.

En el ciclo pasado, la pandemia sorprendió al sector educativo, cuyas clases presenciales fueron truncadas en marzo pasado, para pasar a un esquema de enseñanza emergente con el que se concluyó el ciclo 2019-2020, prácticamente “de panzazo”.

Ante las carencias que fueron exhibidas con la modalidad no presencial, la Secretaría de Educación Pública (SEP), tomó la determinación de dar las clases a través de la televisión, con transmisiones vía Televisión Nacional, Televisa y TV Azteca.

Para reforzar este esquema, los docentes de las instituciones públicas podrán echar mano de herramientas que ya utilizaron al cierre del pasado ciclo escolar, como el Whatsapp, correo electrónico, difusión de cuadernillos por la vía virtual y de forma física, en caso de ser necesario.

Por su parte, la mayoría de los colegios, han implementado el esquema de la plataforma virtual, modalidad que ya existía antes de la pandemia, pero que, ante las actuales circunstancias, las compañías que las operan, se dieron a la tarea de promover, como la mejor alternativa para que alumnos, maestros, padres y directivos, puedan mantenerse vinculados, teniendo como objetivo el aprendizaje de los niños.

En este sentido, hay colegios particulares cuyos maestros han sido capacitados para mantener sesiones de clases de entre dos y cuatro horas diarias, mediante esquemas muy similares a la aplicación Zoom y otras de tipo conferencia.

El docente podrá dar su clase en línea y podrá interactuar con los alumnos, quienes tendrán la posibilidad de participar y externar sus dudas al momento, lo que les permitirá avanzar con mayor rapidez.

Pero, dichas plataformas, no solamente ofrecen la posibilidad de dar la clase de forma virtual, sino que permite la administración del trabajo realizado por los alumnos, ejercicios de evaluación, grabación de sesiones para su posterior análisis, material didáctico complementario y la interacción constante con los padres de familias.

Con este tipo de sistemas, los docentes podrán evitar la necesidad de tener grupos de Whatsapp con padres de familia, correos electrónicos saturados y complicaciones de organización, pues podrán llevar todo en una sola plataforma.

Si bien, tanto en escuelas públicas, como en particulares, se entiende que no hay mejor manera de llevar las clases que de forma presencial, en cada caso se está haciendo lo que se puede para atender las necesidades educativas de los estudiantes.

Es un hecho que la educación a distancia no convence a todos, pero este 24 de agosto, se reanudarán las clases en el sector básico, con la consigna de regresar a las aulas solamente con el semáforo verde (Durango se encuentra en rojo), de manera paulatina, por zonas y con el consenso de los padres.

Se vienen 190 días de clases

José Luis Soto Gámiz, subsecretario de Servicios Educativos de la SEED, informó que para este ciclo escolar 2020-2021, se implementará la estrategia de Educación a Distancia 2 “Aprende a Distancia”.

Son 190 días de clases los que contempla el nuevo calendario escolar, teniendo como herramientas principales la televisión y la radio, además de los materiales educativos elaborados por la SEP y los propios docentes.

El periodo de inscripciones previsto va del 6 de agosto al 11 de septiembre, ocho fechas conmemorativas, 13 días de Consejo Técnico Escolar, 11 fines de semana largos y cinco días para descarga administrativa de los maestros.

De 541 mil estudiantes que forman la matrícula de estudiantes registrada por la Secretaría de Educación del Estado de Durango (SEED), un total de 410 mil corresponden a la educación básica, es decir, inicial, especial, preescolar, primaria y secundaria.

La herramienta fundamental de los alumnos del sector público y privado serán los libros de texto gratuito y los contenidos de la televisión educativa estarán sustentados en estos, teniendo como uno de los objetivos principales, llegar a las comunidades más alejadas.

En el estado de Durango serán distribuidos dos millones 551 mil libros de texto gratuitos para la educación básica; al momento se cuenta con un millón 786 mil ejemplares, lo que representa el 70 por ciento de los que se dispersarán.

Habrá material especial para los niños indígenas, en su propia lengua el macrotipo para primaria y secundaria, así como el sistema Braile para primaria y secundaria, libros para Conafe, libros de formación cívica y ética, además de los nuevos de Vida Saludable.

Se acaba de publicar la colección de materiales de trabajo “Vamos de regreso a clases” que son cuadernillos con actividades para los estudiantes y el respectivo cuaderno de apoyo para el docente, para los seis grados de primaria y los tres de secundaria.

El material que será entregado está debidamente desinfectado, desde la La Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) hasta los almacenes del estado de Durango.

Para su entrega a los alumnos, se promoverán todos los protocolos correspondientes para evitar algún contagio en este procedimiento.

La autoridad educativa local ha recomendado que no se compren útiles nuevos, sino que se reutilicen los que fueron empleados en ciclos anteriores ciclos y que todavía se les puede sacar provecho.

Las condiciones en el estado

Aunque no es total, la cobertura educativa que se tendrá a través de la televisión alcanza al 95 por ciento de la población en Durango, una cifra mucho mayor que si se dejara la enseñanza en poder del Internet.

La orografía de Durango, impide que la señal de Internet llegue a un buen número de poblados, en algunos casos con señal nula y en otros con una calidad pobre.

Marco Aurelio Rosales Saraco, director de Educación Básica A, indicó que en el país el 60 por ciento de la población tiene acceso a Internet, mientras que, en el estado, este porcentaje se reduce a 39.

En cambio, mientras que la cobertura de la televisión abierta en el país es del 94 por ciento, en Durango alcanza al 95 por ciento de la población, lo que hace de este implemento electrónico, la herramienta más efectiva, al menos en alcance.

Recordó que el año pasado, Google ofreció una plataforma para atender los requerimientos educativos de los estudiantes, sin embargo, la poca cobertura que hay en el estado de Internet, causó que no todos pudieran aprovechar las bondades de esta tecnología.

La estrategia se modificó, no solamente en Durango, sino en todo el país, con la intención de que la educación sea más equitativa y se pueda atender a la mayoría de los niños del país en torno a la provisión de  este derecho constitucional.

Las condiciones todavía son adversas en cuanto a la contingencia, Durango no ha avanzado, ya que luego de estar en color naranja en el Semáforo Epidemiológico Nacional, retrocedió a rojo, en vez de pasar a amarillo.

El color verde se ve muy lejano y con ello la posibilidad de que se dé un retorno a las aulas, con todo y que ya se habla de avances considerables en las vacunas, noticias que es preferible tomar con cautela, según han recomendado las autoridades de salud locales y nacionales.