Ocho municipios y 50 mil habitantes damnificados por temporada lluviosa

Texto: Daniel Estrada Ortiz

50 mil damnificados por las últimas lluvias

 Durango ya busca la ayuda de la Federación ante los daños causados por las abundantes precipitaciones pluviales de la primera quincena de septiembre, cuando todavía no hay nada de apoyo por los estragos ocasionados por Hanna a finales de julio.

Durango, Coneto de Comonfort, Rodeo, Nuevo Ideal, Canatlán, El Oro, Mapimí y Nazas, son los municipios para los que se pide la Declaratoria de Desastre, ante los daños que han ocasionado las lluvias en viviendas, vías de comunicación y superficie agrícola.

Las fuertes lluvias que se han registrado en la entidad han causado afectaciones a unos 50 mil ciudadanos en ocho municipios, para los que ya se solicitó la Declaratoria de Desastre, de acuerdo con el reporte de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC).

Durante la primera quincena de agosto, se intensificaron las precipitaciones pluviales en gran parte de la entidad, situación que si bien resulta benéfica en muchos aspectos, también ocasionó daños de consideración, particularmente en ocho municipios.

Guillermo Pacheco Valenzuela, titular de la CEPC precisó que los municipios más afectados por las lluvias y por ende, para los que se solicitó la Declaratoria de Desastre son: Durango, Coneto de Comonfort, Rodeo, Nuevo Ideal, Canatlán, El Oro, Mapimí y Nazas.

En estos ocho municipios se ha presentado el mayor daño por causa de las lluvias que se han registrado en este noveno mes del año, lo que ha derivado en una afectación de aproximadamente 50 mil ciudadanos.

En estas ocho jurisdicciones se ha tenido la mayor afectación en vivienda, vías de comunicación y superficie agrícola, por lo que desde el primer momento en el que se requirió, se desplegó la ayuda, incluso con el apoyo de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que implementaron el Plan DN-III-E en municipios como Coneto de Comonfort y Durango.

La evaluación de los daños no puede hacerse de la noche a la mañana, sobre todo en lo que se refiere a la vivienda, así como el detalle en vías de comunicación, por lo que en algunos casos el análisis sigue en proceso.

Pero, de la misma manera, las autoridades locales saben que, a pesar de la emergencia, no pueden esperar una respuesta inmediata por parte de la Federación, para acceder a los esquemas de ayuda.

Para poder demandar el apoyo del Gobierno Federal hay que documentar todas las evidencias posibles, con todas las pruebas que se puedan recabar, de lo contrario se corre el riesgo de que la petición sea ignorada.

Esto, a pesar de que acontecimientos como que ocurrieron en Coneto de Comonfort y Rodeo, hicieron eco en el ámbito nacional, debido a su magnitud, pues hay que recordar que en el primero de los municipios mencionados, un hombre perdió la vida a causa del desbordamiento de un arroyo, mientras que en el segundo, el puente de una carretera federal quedó totalmente destrozado.

Por ejemplo, a la fecha no se ha recibido alguna notificación relacionada con la aprobación de la ayuda solicitada por los estragos que ocasionó en la entidad la depresión tropical Hanna, misma que afectó a la entidad a finales de julio pasado.

Los daños cuantificados por los efectos de dicha tormenta en 16 municipios de la entidad hacienden a los 380 millones de pesos, sin embargo, hasta el momento el Gobierno Federal no ha dado una respuesta al Estado, en cuanto a la petición de apoyo.

En esa ocasión, la mayor afectación fue para Cuencamé, Durango, Guadalupe Victoria, Otáez, Pueblo Nuevo, Vicente Guerrero y Nuevo Ideal, en donde se tuvieron problemas de inundaciones.

Los que registraron lluvias severas fueron: Mezquital, Poanas, Rodeo, San Dimas, San Juan del Río, Santiago Papasquiaro, Súchil, Tamazula y Tepehuanes.

Según lo que informó Pacheco Valenzuela, Durango requiere de la ayuda para los damnificados por las lluvias abundantes de la primera quincena de septiembre, pero todavía no han recibido el apoyo por los estragos ocasionados por Hanna, hace poco más de un mes y medio.

Las primeras reacciones

Sin embargo, las cosas no se han quedado paralizadas, ya que por otro lado, la sociedad civil, estudiantes y la propia Iglesia local, se han abocado a apoyar a los habitantes de Coneto de Comonfort, un municipio que sufrió graves daños en materia de vivienda.

De la misma forma, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ha reaccionado de forma inmediata ante la destrucción del puente San Antonio del Parral, ubicado a la altura del kilómetro 154+ 300 de la carretera Durango-Parral.

Y es que para atender lo más pronto posible el problema es esta vía de comunicación, se optó por la implementación de un puente provisional, en lo que se determina la obra que se llevará a cabo para reponer el puente que dicho sea de paso, ya en 2018 también había colapsado ante la bravura de la corriente del afluente que lo atraviesa.

Por tal motivo se determinó la instalación de un paso provisional con un puente tipo Bailey, del cual ya se encuentran los elementos estructurales en el lugar de la incidencia y ya se trabaja en su instalación, estimando que para finales del mes estará dando paso a vehículos de carga restringida.

Así lo informó Ángel Sergio Devora Núñez, director del Centro SCT Durango, quien recordó que fue el pasado domingo 13 de septiembre cuando el puente San Antonio colapso en su totalidad, aunque desde un día antes comenzó a presentar daños.

Por su parte, Salvador Fernández Ayala, director General de Conservación de Carreteras de la SCT, quien estuvo en el lugar en el que se suscitó el daño, anunció la gestión para la licitación del proyecto ejecutivo de un nuevo puente, para proceder a su construcción en el periodo presupuestal 2021.

Sin embargo, hay que recordar que no es el único puente y/o vía de comunicación que fue destruido por las lluvias, ya que se tienen varios casos en los municipios de Canatlán, Durango y Coneto de Comonfort.

En lo que se refiere al tema de la vivienda, Alfonso Mercado Chávez, titular de la Comisión Estatal de Suelo y Vivienda (Coesvi), indicó que todavía se trabaja en la valoración de los daños, sobre todo en el municipio de Coneto de Comonfort, uno de los que registra más daños en este ámbito.

El funcionario estatal explicó que para que las familias afectadas en sus viviendas puedan ser incluidas en el Fondo de Desastres Naturales, tienen que haber sufrido daño estructural en sus viviendas.

Esto quiere decir que sus viviendas tienen que haber sufrido afectaciones en losa o muros, que en determinado momento representen un riesgo mayor para sus habitantes.

En primera instancia, la Coesvi realizará 11 recamaras adicionales y un baño, como una manera de atender lo más urgente, ya que si se espera a que se concrete la ayuda de la Federación, los afectados tendrán que esperan un buen tiempo.

Por lo pronto, se espera que el apoyo también se presente en el tema de la agricultura, ya que la superficie de cultivo afectada todavía es incuantificable, teniendo en cuenta que el Valle del Guadiana, en el municipio de Durango, es una de las zonas con daños.

El desfogue y derrame de las presas Guadalupe Victoria y Peña del Águila ocasionaron daños en los poblados ubicados en las cercanías de los ríos Tunal y Sauceda, con la necesidad de hacer desalojos en lugares como la colonia 5 de Mayo.

Uno de los aspectos en los que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) pide poner atención, es que todavía se mantiene el pronóstico de lluvias para los siguientes días y, aunque no llueva en la capital y sus alrededores, las precipitaciones en las zonas altas pueden continuar ocasionando afectaciones de diferente magnitud.