Pequeño y mediano comercio: registró ventas y aumentó precios

Texto: Daniel Estrada O.

En 2020, la pandemia obligó a familias a consumir más productos de limpieza y veladoras 

En 2020 aumentó la demanda de los productos básicos; pero también su precio 

Los productos alimenticios enlatados y embolsados, es decir, artículos no perecederos, tuvieron un incremento de entre el 5 y 6 por ciento, de acuerdo con el reporte de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco). 

En cuanto a artículos de limpieza, desinfectantes e higiénicos, el incrementó que se registró fue de entre el 8 y el 9 por ciento. La pandemia del Covid-19 orilló a la gente a gastar más en el tema sanitario. 

En 2020 se registró un incremento de entre el 6 y 7 por ciento en la venta de productos básicos en Durango con relación al año anterior, según datos de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco); a pesar de esta mayor demanda, los precios de muchos artículos aumentaron. 

Arnoldo Gutiérrez Nevárez, secretario del organismo empresarial manifestó que durante el año pasado, catalogado como atípico, por la aparición de la pandemia, se registraron incrementos significativos en los abarrotes. 

El empresario del ramo de los abarrotes, relató que en cuanto a los productos alimenticios enlatados y embolsados, es decir, artículos no perecederos, se tuvo un incremento de entre el 5 y 6 por ciento. 

De la misma manera, indicó que, en cuanto a artículos de limpieza, desinfectantes e higiénicos, el incrementó fue de entre el 8 y el 9 por ciento. 

La comparación se hace teniendo en cuenta los precios que se ofrecían a principios de 2020 y los que se tienen ahora que inició 2021. 

Lo anterior, a pesar de que esta rama del comercio, a nivel local registró un incremento de entre el 6 y 7 por ciento, respecto de 2019, debido a que la gente tuvo mayor interés en suplir artículos de primera necesidad. 

La mayoría de las personas dejaron de comprar otros para enfocarse en la adquisición de los productos que realmente necesitaban, de ahí que estos se vendieron más. 

Refirió que entre los artículos que más subieron de precio se encuentran los desinfectantes y limpiadores, los cuales subieron alrededor de un 9 por ciento en el lapso de un año. 

Gutiérrez Nevárez mencionó que hasta las veladoras registraron un aumento de precio, un artículo que se vende mucho más de lo que algunos piensan y que por lo mismo pudiese haberse mantenido sin incremento, pero no fue así. 

Y mientras que para otros rubros del comercio, enero resulta un mes incierto, para quienes se dedican a la venta de abarrotes es un mes catalogado como bueno, ya que se mantiene la inercia de diciembre. 

Para el mayoreo, las tienditas aprovechan para surtir anaqueles, mientras que al menudeo, se da el abastecimiento de despensas por parte de particulares. 

Si acaso, suele presentarse una baja en las ventas hasta febrero, aunque en esta ocasión hay zozobra entre los comerciantes, debido al impacto del virus en la economía. 

“El año pasado fue atípico en las ventas y lo más probable es que 2021 continúe igual, por lo que tenemos que estar preparados ante la tendencia que presente la demanda de artículos de primera necesidad, entre los duranguenses”, comentó el secretario de la Canaco. 

Lo más probable es que los ciudadanos vuelvan a presentar un mayor interés por adquirir los productos más esenciales, ya que persiste la inquietud por temas como la permanencia laboral y el abasto adecuado de determinados artículos. 

La situación para los comerciantes de abarrotes es muy distinta a la que presentan los prestadores de servicios, ya que para estos últimos sus ingresos se han reducido hasta en un 60 por ciento, con relación al año anterior. 

Incluso la venta de artículos como ropa y calzado se ha mantenido a la baja, en un escenario hasta cierto punto lógico, ya que la gente prefiere asegurar el alimento, antes que el vestido. 

La tortilla podría subir de precio 

Por otra parte, un alimento que resulta básico y cuyo consumo en la dieta de los mexicanos es diario, es la tortilla de maíz, cuyo precio promedio se mantuvo prácticamente todo 2020 en 14.50 pesos. 

Aunque el precio promedio de este producto en las tortillerías de la ciudad de Durango es aceptable con relación a otras zonas urbanas del país, hay algunas variantes en diferentes colonias y fraccionamientos. 

En algunos establecimientos la tortilla se consigue en 12 pesos, mientras que hay quienes la llegan a ofrecer hasta en 20 pesos, sin embargo, el precio promedio, según el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados es de 14.50, por lo menos hasta hoy. 

Antonio de la Torre, presidente de los Industriales de la Masa y la Tortilla, no ve lejana la posibilidad de que el producto incremente su precio en este 2020, pues aunque el precio de la harina de maíz se mantendrá, el grano del maíz ya reporta un incremento. 

El 80 por ciento de la tortilla en Durango se elabora con grano de maíz, por lo que es muy probable que en un lapso de dos meses se presente un aumento de precio en este producto tradicional de la cocina mexicana. 

Si bien Durango no es de las zonas urbanas con los precios más altos en la tortilla, como Hermosillo Sonora, en donde en promedio se consigue en 22.67 el kilogramo, tampoco es de las más económicas, como Puebla, en donde está en 11.20 pesos el kilogramo. 

El incremento al precio promedio suele oscilar entre los 25 y los 50 centavos y, aunque parezca mínimo, al sumarse con el resto de los productos esenciales, se convierte en una pesada carga para el consumidor. 

Algunos no tienen ni para básicos  

El Gobierno Federal ha instituido la canasta básica de alimentos como un programa que busca combatir el hambre, la desnutrición y la injusticia de no tener lo más elemental, la comida. 

Lo anterior, en el entendido de que este tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad alimentaria de los mexicanos.  

En dicho sentido surgió la iniciativa de incrementar la canasta básica de 23 a 40 productos de primera necesidad que se supone que estarán siempre disponibles en las 27 mil tiendas comunitarias de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex).  

Estas tiendas se ubican en localidades de alta o muy alta marginación, con un rango de población de entre 200 y 14 mil 999 habitantes. 

No obstante, hay ciudadanos que no necesariamente se encuentra en localidades de alta o muy alta marginación, pero enfrentan un panorama adverso al quedarse sin trabajo en esta pandemia. 

Hay familias que se han quedado sin ingresos de forma total o parcial y ahora enfrentan dificultades para contar con lo más básico en sus viviendas, que es el alimento. 

Hasta el momento no se cuenta con esquemas que vayan más allá de la entrega de despensas para quienes se han quedado sin trabajo, aunque los sectores vulnerables, como los adultos mayores, continúan recibiendo apoyo.