Rescatemos del horror de la violencia a mujeres y hombres; son seres humanos

Sin Censura.-

Por: Víctor R. Hernández G.

Como se esperaba, ayer fue un día de manifestaciones de miles de mujeres en todo el país, exigiendo los mismos derechos que los hombres. Y no les sobraron razones.
En México, las mujeres perciben un salario 34.3% menor al de los hombres, informó la ONU mujeres México.
El año pasado, este organismo internacional hizo un llamado para que los países desarrollen políticas tendientes a reducir la brecha salarial que persiste y que con la pandemia, vino a agudizarse.
En el caso de México, hace exactamente un año, se aprobaron reformas para modificar 13 leyes que pretenden garantizar la igualdad salarial y eliminar la brecha de género en el trabajo.
Los legisladores establecieron que las instituciones deben tramitar un Certificado de Igualdad de Género y No Discriminación, con el fin de acreditar que cuentan con prácticas de igualdad de género y no discriminación.
Quedó estipulado que “corresponde igual remuneración por trabajo de igual valor”; las convocatorias u ofertas laborales no podrán dirigirse a un sólo género: durante las postulaciones o entrevistas laborales no se podrá preguntar por salarios anteriores; la modalidad de contratación no podrá ser exclusiva de un sólo género; a partir de la reforma el número de hijos o los planes de vida familiar no podrán afectar un salario; además se establece sanciones, además la reparación del daño.
La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) informó que en nuestro país la nueva política de salarios mínimos, ha permitido reducir la brecha salarial por género en 6.5%, “gracias a los aumentos del salario mínimo”.
Asimismo, destacó que datos del segundo trimestre de la ENOE 2021 refieren que un total de 14 millones 228,426 personas reciben hasta un salario mínimo, de las cuales el 50.1% son mujeres.
Como podemos concluir en este rubro, se ha avanzado significativamente en poco tiempo y la tendencia es seguir observando que se cumpla al pie de la letra la nueva legislación laboral.
Pero en el renglón de la investigación y aplicación de la justicia en los casos de homicidios dolosos, la realidad es radicalmente diferente. En este rubro, la situación de impunidad sobre los homicidios dolosos, no sólo contra la mujer, sino contra el ser humano mexicano, se ha agravado.
Datos oficiales, obtenidos del secretariado de seguridad, indican, por ejemplo, que en 2019 se reportaron 31 mil 688 homicidios dolosos, de los que 2 mil 867 fueron mujeres, a lo que se les califica como feminicidios, esto es, matar o ejecutar por odio a la mujer.
De esos más de 31 mil homicidios, 28 mil 821 fueron hombres, que murieron con una bala en la cabeza, descuartizados, destacados o colgados. Todos estos hombres asesinados en 2019, fue por odio, no por otra cosa; razones o causas de esos asesinatos, sobran, pero al final es el odio del hombre contra el hombre. Y claro, de la mujer contra la mujer y del hombre contra la mujer.

En 2020, la tendencia no cambió. de los 28 mil 830 homicidios dolosos, 2 mil 792 fueron mujeres, a las que mataron por diversas razones, pero 26 mil 38 ejecuciones o asesinatos fueron de hombres, seres humanos del sexo masculino.
En 2021, la cifra de homicidios dolosos siguió su escalada. Se reportaron 33 mil 308 seres humanos asesinados de diferentes formas y por diversas causas. De esta cifra, 2 mil 747 fueron mujeres y 30 mil 661 fueron varones.
Si observamos las cifras que son escalofriantes, no hay punto de comparación entre los hombres que mueren en forma violenta de lamino, preferentemente de hombres y la cifra de mujeres, que muere, preferentemente en manos también de hombres. PERO AL FINAL DE CUENTAS TODOS LOS ASESINATOS SON DE SERES HUMANOS.
¿Por qué tratar de descontextualizar los hechos? Tanto mujeres como hombres, son víctimas de la violencia que se ha generalizado en nuestra sociedad y cuya responsabilidad recae, primero en los hogares mexicanos. ¿O de dónde provienen estos seres que asesinan con saña a mujeres y hombres? ¿Provienen de la luna? ¿Del planeta Marte? claro que no, son seres humanos formados en los hogares mexicanos, en donde intervienen, para su crecimiento como personas, la esposa y el esposo, esto es mujeres y hombres.
Claro, también tiene mucho que ver en esta sociedad en franca descomposición, la inoperancia del Estado Mexicano, quien se ha visto superado por las bandas criminales, para garantizar, a mujeres y hombres, la vida, como primer derecho humano.
Discutamos el fondo, si realmente queremos un México libre de violencia, más allá de ideologías trasnochadas.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario