Test de antígenos, la salida rápida

para cortar cadena de contagios

Por: Víctor R. Hernández       Dic. 06. 2020

Hasta ayer por la tarde, se había acumulado 23 mil 99 personas que han resultado positivas al covid-19 mil 371 defunciones. Los nuevos casos confirmados simplemente ratifican cuáles son los tres principales focos de infección en el estado, y en qué territorios hay que concentrarse. Ayer, de los 128 casos, 60 en Durango, 35 en Gómez Palacio, 19 en Lerdo.

Con todo y el semáforo rojo, el estado continúa reportando tres realidades:

— Alta movilidad.

— Más de 120 contagios diarios

— Más de 10 defunciones diarias.

Aunque la entidad hoy pasa a semáforo naranja, lo cierto es que los hospitales siguen saturados, incluidos los de la Laguna y el personal sanitario agotado, esto sin tomar en cuenta que medicamentos y demás insumos para los hospitales Covid, siguen escasos.

Por ello, resulta más que oportuna la información que el sábado 5 de diciembre presentó el diario español El País.

En un detallado reportaje presentado por los periodistas Daniele Grasso, Kiko Llaneras, y Mariano Zafra da a conocer que los test de antígenos están cambiando la lucha contra la pandemia.

El prestigiado medio de comunicación sostiene que su uso se está multiplicando en todas partes: en España hasta septiembre apenas se hacían, pero ahora son casi el 30% de las pruebas que se realizan cada semana. Se asocian con los cribados, pero ya son el test de referencia para pacientes con síntomas en hospitales y en atención primaria. Además, la Comisión Europea recomienda su uso también para rastreo de contactos estrechos, en residencias y otros focos de contagios.

Estas pruebas tienen dos grandes ventajas:

1.- Son rápidas.

2..- Son baratas.

El reportaje sostiene que, al realizarse esta prueba, se detectan unas proteínas (los antígenos) que permiten identificar pacientes con una infección activa. Se toma una muestra frotando un bastoncillo en la nariz del paciente y se conoce el diagnóstico en menos de media hora. La gran diferencia con una PCR, la alternativa más usada hasta ahora, es que no hay que enviar la muestra a un laboratorio para obtener el resultado.

“La rapidez es el mayor beneficio de los test de antígenos”, dice Stephen Kissler, investigador de enfermedades infecciosas en Harvard. “En un escenario de transmisión comunitaria lo que queremos saber es si un paciente es contagioso. El test de antígeno es la herramienta más poderosa que tenemos para saberlo”. Hasta hace unos meses había algunas dudas sobre su sensibilidad: ¿cuántos positivos se podían escapar a un test de antígenos en comparación con una PCR?

La buena noticia es que los estudios más recientes indican que los test de antígenos son bastante sensibles, especialmente a la hora de detectar personas en fase contagiosa. Sabemos que hay un 20% de positivos por PCR que dan negativo por antígeno: son los “falsos negativos”. Pero suelen ser pacientes con baja carga viral y que difícilmente transmitirán la enfermedad. Es lo que concluye, por ejemplo, este estudio reciente realizado en España: “Los pacientes con PCR-positivo que testan negativo por test rápido probablemente no son contagiosos”.

Otras investigaciones preliminares elevan la sensibilidad de los test rápidos por encima del 93% cuando la carga viral es alta, incluso en asintomáticos. Los test tendrían un rendimiento particularmente bueno en esos casos, “asociados con un alto riesgo de transmisión”.

Parece que la mayoría de los positivos PCR que los test de antígenos no detectan son personas que han pasado la infección, aunque en su organismo queden restos del virus y la PCR pueda llegar a encontrarlos. Detectar esos positivos es relevante en un diagnóstico —saber si el paciente pasó la infección—, pero no para cortar cadenas de contagios. “Podemos renunciar a esa sensibilidad para ganar donde teníamos un problema enorme, que era el tiempo que se tardaba en comunicar positivos y aislar”, razona Sonia Zuñiga, investigadora del grupo de coronavirus en el CSIC. “Ahora se aísla a la persona mucho antes y se cortan más cadenas de contagios”.

Hasta aquí parte del reportaje.

Hemos entrado a la temporada de frentes que anuncian la llegada de la temporada invernal y con ello, el incremento de las enfermedades respiratorias, lo que sugiere que nuestras autoridades sanitarias no sólo cambien el contenido del discurso diario hacia la sociedad que sigue movilizada, y muchos sin utilizar el cubreboca, también deben buscar nuevos caminos para cortar la larga cadena de contagios.

La utilización del test de antígenos nos llevará a los sospechosos de estar enfermos, rastrear sus contactos y pedirles aislarse.

Una salida rápida mientras llega la vacuna.