Un acercamiento a las fortalezas de las alianzas de izquierda y derecha (Parte 1)

Sin Censura.-

Por: Víctor R. Hernández

A 150 días de llevarse a cabo otro de los procesos votación cuyos resultados, a estas fechas son inciertos (el primero lo vivimos en 2016, donde el PAN y José Aispuro Torres fueron los principales protagonistas, contra el PRI de Esteban Villegas), particularmente porque aún quedan etapas por cumplirse y en donde los conflictos internos y fracturas tanto en el cuartel de la Alianza Va por Durango, como en el de Juntos Hacemos Historia, no están descartados.
El último trimestre de 2021 se caracterizó por la incertidumbre y el golpeteo de los diferentes grupos de poder incrustados en ambos grupos partidistas, y no es para menos puesto que lo que se juega es nada más y nada menos que el poder político de Durango en los próximos seis años. Pero, adentrémonos en la realidad de cada uno de los cuarteles.
CUARTEL DE LAS IZQUIERDAS
En la alianza Juntos Hacemos Historia, ayer se dio a conocer que las representaciones estatales de Morena, Partido del Trabajo, Partido Verde Ecologista de México y Redes Sociales Progresistas, presentaron ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana la solicitud de registro de la coalición Juntos Hacemos Historia, para las elecciones del 5 de junio, en donde se votará por el nuevo gobernador o gobernadora del estado de Durango.
Con estos nuevos componentes formalizados ante la autoridad electoral, el cuartel de las izquierdas luce, aparentemente preparado para iniciar la carrera formal rumbo a las elecciones del primer domingo de junio. Desde ayer, las izquierdas duranguenses comienzan a frotarse las manos pues consideran que el triunfo de la gubernatura, lo tienen a tiro de piedra, sólo hay que aplicarse y cuidar el proceso de custodia de los votos, el día de la elección (como lo dijo Marina vitela en su primera conferencia de prensa tras ser ungida como la precandidata única a este puesto de elección popular). 

Y elementos para mostrarse desde hoy optimistas no les faltan.

1.- Morena, como cabeza de la alianza de las izquierdas en la entidad, logra hacerse de más de 77 mil nuevos votos que le aportan (de acuerdo con las cifras oficiales del 6 de junio de 2021) Partido Verde (38 mil 835 votos), Redes Sociales Progresistas (20 mil 855 votos) y Partido del Trabajo (18 mil 25 votos), cifra suficiente para iniciar como Alianza, con una ventaja sobre la alianza centro derecha (PRI, PAN, PRD), de 10 mil votos. Con lo que sumados a los obtenidos por Morena en las últimas elecciones (180 mil 30 votos), llegan a este inicio de año con 257 mil 745 votos, restándoles 42 mil 256 sufragios, si la gubernatura el 5 de junio de 2022 costará 300 mil sufragios.
2.- A esta cifra de 257 mil 745, a la alianza de las izquierdas habrá que sumarle el trabajo territorial de Manuel Espino y su Ruta 5, quien está afiliado a Morena desde octubre del año pasado.
3.- A lo anterior, habrá que sumar estructuras territoriales como Gómez Palacio y Otáez, municipios controlados por Morena, así como el municipio de Hidalgo, que administra el PT.

4.- Indiscutiblemente que los programas sociales que hoy por hoy, llegan en forma efectiva a más de 400 mil duranguenses.
5.- Claro, el activismo presidencial a través de las giras semanales y la famosa mañanera.
No todo es miel sobre hojuelas
Claro, y en política hay un dicho que invita a poner atención en las fortalezas de tu contrincante: donde están tus fortalezas, ahí están tus debilidades.
Y una de ellas que no logra remontar en este inicio de año, es el tigre (¿o gatito?) de José Ramón Enríquez, quien le ha declarado la guerra sin cuartel a la dirigencia nacional de Morena, por despojarlo de su indiscutible triunfo en el proceso interno que concluyó en fracturas (al menos en Durango y Oaxaca), el 22 de diciembre.
Enríquez Herrera asegura que de no reconocerle lo que legal y públicamente ganó, el partido de López Obrador, habrá dejado la oportunidad inmejorable de hacerse de la gubernatura de Durango, pues postulará a la candidata menos competitiva.
Esta semana, según lo anunciado, habrá de iniciar una caravana que extenderá hasta la capital del país, como medida de presión para que se le regrese lo robado.
Posiblemente Enríquez Herrera no cumpla su objetivo, pero que dañará la campaña de Marina Vitela, lo hará.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario